Recuerdo a Dámaso Gómez...Por Cañamero

Sábado, 02 de Mayo de 2020 00:00
Imprimir

El comentario de Paco Cañamero… "El día que Dámaso Gómez cerró su libro"


2 de mayo de 2020. Por Paco Cañamero, España.

 

Despertaba Madrid esta mañana (sábado 2 de Mayo), en el día festivo de Comunidad y decía adiós uno de sus grandes toreros, Dámaso Gómez, aquejado ya de los achaques propios de su edad, a los 90 años. Era su gran amigo, el ganadero Lorenzo Fraile, dueño del Puerto de San Lorenzo y referencia en el arte de criar toros, quien con voz entrecortada nos comunicaba la tristísima noticia. Porque Dámaso siempre fue un torero de referencia en esa casa, donde gozó de trato familiar.

Hacía años que ya no se escuchaban los rugidos de Dámaso Gómez, uno de los más valientes que vistieron de luces. Ni se observa su presencia en los tendidos de La Glorieta o de Las Ventas, ni por las calles de Salamanca.

Tampoco en los tardes de campo del Puerto de San Lorenzo, donde hasta hace algo menos de una década era habitual y los invitados le hacían corro para escuchar sus sentencias y la particular filosofía que hacía gala. Peculiar, distinto, torerazo siempre, el Dámaso madrileño no pasaba inadvertido a nadie....

 

...Ni haciendo un recorrido por la Fiesta de esta época, ni analizando los últimas tendencias de la Bolsa, o hablando de su gran pasión futbolera -fue un magnífico delantero en sus años jóvenes- y siempre ponía de ejemplo a Vicente del Bosque, a quien conoció siendo un chaval.

Dámaso Gómez, aquel León de Chamberí, ha sido uno de los toreros más valientes que conocí. Y sobre una de las injusticias más grandes de la Fiesta que a ese hombre no se le haya dado la categoría ganada con sobrados méritos de torero valiente y capaz.

Siempre me gustó hablar con él, claro y fiel a sus ideas con quien disfruté tardes de campo en El Puerto de la Calderilla y de toros en la Feria de Salamanca en los años que el viejo Chopera -Manolo– lo invitaba al palco de la prensa.

Con el Dámaso lenguaraz que no callaba nada y le cantaba las verdades al lucero del alba. Con éste Dámaso, a quien vi retirarse de los toros un día de San Mateo en La Glorieta ante una terrorífica corrida del Conde de la Corte.

Tarde para la historia donde dijo adiós el viejo maestro del barrio madrileño de Chamberí con su garra de siempre al salir a matar a su segundo con cuatro costillas rotas ante la negativa del equipo médico.

Fue en la misma corrida que Espartaco, cuya carrera ya hacía aguas, se consagró con Albahaca para volver a tomar aire y donde el aroma de Juan José impregnó La Glorieta.

Esa despedida queda enmarcada en el cuadro de las emociones y desde entonces ya siempre guardé devoción por aquel hombre de melena aleonada y encanecida, coetáneo de Luis MiguelOrdóñezRafael OrtegaCésarCurro GirónAparicioEl Litri, Gregorio Sánchez… y compartiera tantas tardes con los venideros PuertaCaminoEl VitiAndrés VázquezPaquirriLEER MAS EN TOROSENELMUNDO

Última actualización en Sábado, 02 de Mayo de 2020 22:55