Santander: Ureña se salva de milagro, en una tarde de tres orejas para Pereda.

Domingo, 25 de Julio de 2021 00:00 administrador
Imprimir


Arriba: Perera toreando al natural en el toro que abrió plaza (Foto Miguel Redondo)

Abajo: Percance de Paco Ureña, en el quito toro (Foto Joaquín Arjona)

Crónica de Miguel Redondo, enviado especial.

Domingo, 25 de julio de 2021. Santander. Cuarta y última del abono, día grande, por la festividad de Santiago. Lleno, con el cartel en las taquillas de "No hay billetes", sobre el aforo permitido del 40 por ciento. Corrida de "La Quinta", terciada, con algunos toros justos de presencia y manejables en general, con un encastado cuarto. Miguel Ángel Perera, una oreja con petición de la segunda y dos orejas. Paco Ureña, que se llevó el peor lote, palmas y una oreja. Roca Rey, ovación y una oreja. Saludaron tras banderillear en el primero, Curro Javier y Vicente Herrera. Y en el cuarto Javier Ambel.

Pereda se dibujó en el toreo fundamental. Buen toro el primero, noble, con recorrido y muy humillado, Pereda con mucha firmeza,  anulando las zapatillas en la arena, lo toreo muy despacio. En series de trazo largo. Faena de mucho temple, refrendada con más de media en buen sitio. Una oreja. Ovación para el toro de la Quinta.

Con el cuarto puso a todos de acuerdo y de pie, en un variado quite: tafallera, chicuelina y farol . Sensacional con los palos Javier Ambel, a quien el público obligó a saludar. Toro con transmisión este cuarto al que Pereda recogió desde los medios con tres muletazos por la espalda para luego cambiar la trayectoria de este gran toro, noble y repetidor al que toreó a placer, por ambos pitones, el toro perdió el ritmo al final de la faena y salíó suelto. Atravesada viajo la espada. Ovación para el de la Quinta y dos orejas para Perera. La segunda sobró.

Con su primero, un toro justo de raza, desclasado, que salía suelto del muletazo, agarrado al piso, le costó a Ureña llegar al público de Cuatro Caminos. Faena sin transmisión y dejó la tizona atravesada. Recogió una leve ovación.

Entregado estuvo Ureña con el quinto, un toro con teclas que tocar, mirón, que a veces se revolvía cuando no lo llevaba embarcado en la muleta y le perdonó el de "La Quinta" hasta en dos ocasiones, se desplazaba mejor por el derecho y el diestro consiguió dos series notables con ese pitón. Ureña se empeño en matarlo en la suerte de recibir como ya hizo con el primero, a pesar de que ambos estaban muy agarrados al piso, pero no pudo ser, cobró una estocada y fue perseguido por el toro que le empotró en la tronera del burladero del 6, tremendo golpe. Afortunadamente, salió ileso del trance, pero se vivieron momentos dramáticos en la plaza. El publico le premió con una oreja.

Roca Rey, con su primero, un toro que apenas se mantuvo en pie, noble, que embistió andando, lo mimó y supo esperar. Le pudo sacar lo poquito que éste regaló. Tiene su mérito torear un toro que apenas se desplaza y hacerlo con la virtud de templarlo. Le despachó de forma contundente y recogió una ovación .

Roca Rey, cerró la feria con un toro de mucha calidad al que recogió en los medios con un pase cambiado, pero el de "La Quinta" no tardó en quedarse en la reserva y cambiar el ritmo de la embestida. Roca Rey lo entendió fenomenal y le dio sus pausas toreando muy despacio, como fueron las pocas embestidas que tuvo este sexto de la tarde. Se apretó en unas manoletinas finales y dejó una estocada delantera.

Última actualización en Domingo, 25 de Julio de 2021 21:12