TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

Castellón: Daniel Medina, otro novillero con mucho futuro

Correo Imprimir PDF

Medina se convirtió en uno de los triunfadores de La Magdalena y dejó ver una excelentes maneras


Crónica de Paco Delgado. Foto: Mateo

Castellón, Jueves 16 de marzo. Novillada con picadores de la Feria de La Magdalena. Un cuarto de entrada.

Novillos de Fuente Ymbro, el quinto corrido como sobrero, bien presentados y en conjunto de buen juego.

Daniel Medina (de manzana y oro), oreja y dos orejas.
El Ceci (de grana y oro), oreja y ovación tras dos avisos.
Aarón Rull (de azul pavo y oro), ovación tras aviso y silencio con dos avisos.

De las cuadrillas destacaron Vicente Soler y José Vicente Almagro.

 

 

Tras varios años, muchos, la feria de La Magdalena anunció, por fin, una novillada picada. La decidida apuesta de las últimas temporadas por los festejos de promoción, con alumnos de distintas escuelas, se ampliaba en esta edición con una función para novilleros con caballos. En la misma se daba oportunidad de hacer su debut en la categoría a dos chavales hechos en la escuela local que dirige Varea: Cecilio Lorite “El Ceci” y Aarón Rull, a quienes, junto a Daniel Medina, se enfrentó a utreros de Fuente Ymbro. Un conjunto sin excesiva romana, vareado y ágil. Y con su seriedad y presencia. Una combinación que sirvió para que destacase el nivel de Daniel Medina, que se mostró como un novillero que conoce el oficio y tiene gusto. Toreó con suavidad y parsimonia a su buen primero, evidenciando sentido del temple y de la colocación y procurando quedarse quieto y ligar los muletazos sin enmendarse, tirando patas arriba a su oponente a la primera.

Se lució al saludar y quitar al cuarto, más cuajado, y puso a la plaza en pie con una serie de derechazos rematada con un soberbio natural de rodillas. Ya en pie dejó ver una notable solvencia técnica y capacidad a la vez que valor para manejar sin agobios a un novillo que pedía papeles y al que despenó con otro estoconazo fulminante.

El Ceci se las vio con un primer novillo que no riñó en el caballo y tuvo tendencia a irse, peleando con él por fijarlo, derrochando voluntad aunque se dejó enganchar el engaño con frecuencia. Mató con facilidad y paseó la primera oreja de su incipiente carrera.

El quinto se rompió un cuerno por la cepa en el segundo tercio y fue sustituido por un sobrero escurrido y acometedor con el que volvió a estar con ganas en un quehacer largo e intermitente que fue asentándose conforme crecía su propia confianza, perdiendo la puerta grande al fallar con el estoque.

Aarón Rull tuvo una primera prueba algo complicada en forma de un utrero revoltoso y andarín con el que le costó estirarse en una labor afanosa y un tanto desordenada. Se picó mucho y mal al que cerró plaza, con el que no se acopló en ningún momento y al que tardó en matar.

Última actualización en Viernes, 17 de Marzo de 2023 11:16