TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

Madrid. Crónica de Barquerito; "Un espectáculo tedioso "

Correo Imprimir PDF

Un gran tercer toro de Fuente Ymbro, corrección académica de Pereda y Álvaro Lorenzo, dos arrimones sin calar de Juan Leal y más de dos horas de corrida plana

Madrid, Domingo, 9 de octubre de 2022. (COLPISA, Barquerito)

Las Ventas. 6ª y última de la feria de otoño. Estival, despejado. 19.123 almas. Dos horas y cuarto de función. Cinco toros de Fuente Ymbro (Ricardo Gallardo) y uno -6º- de Puerto de San Lorenzo (Lorenzo Fraile) que completaba corrida.

Miguel Ángel Perera, ovación tras aviso y silencio. Juan Leal, ovación tras aviso y silencio. Álvaro Lorenzo, ovación y silencio.

 

LA CUARTA corrida de Fuente Ymbro que se jugaba este año en las Ventas no se pareció a la primera de las dos de San Isidro, indigesta, monumental y desproporcionada, liquidación se los cinqueños más viejos de la despensa, pero sí recordó por hechuras a la segunda, brava y buena de promedio. Solo las hechuras y no la condición, aunque el tercero de esta última baza fuera un toro excelente.

Tampoco se pareció a la dura y agresiva pero defensiva del 15 de agosto, cuando confirmó la alternativa con buena nota Adrien Salenc y se reveló Ángel Sánchez en una apuesta de alto riesgo. Entre los dos mantuvieron vivo aquel espectáculo y lo cargaron de emoción e interés.

En esta cuarta y última salida de Fuente Ymbro faltaron las tres cosas: emoción, interés y espectáculo. Corrida incompleta, solo cinco toros, de serio y bello escaparate: un noble primero, un endeble, aplomado y bondadoso segundo, el gran tercero, muy completo, un cuarto inválido, sin apoyos, castigado por la dureza del piso de la plaza y que en rigor debería haber sido devuelto y un quinto que se vació en el caballo, acusó una lidia de abusivos capotazos y, venido abajo, protestó en la corta distancia sin llegar a pasar nunca del todo.

Ni a Perera, paciente, premioso, seguro y fácil con el primero, en una faena que pareció más un ejercicio de geometría, ni a Juan Leal, empeñado en sus dos turnos en buscar sin éxito el bucle antes de plantarse en los terrenos del tragantón -encima, muy encima-, ni siquiera a Álvaro Lorenzo, que se llevó el toro de la corrida y firmó los muletazos más logrados de la tarde, a ninguno de los tres vinieron a visitarlos las musas. No contó el cuarto de corrida. El toro que la completaba, sexto de sorteo, del Puerto de San Lorenzo, cinqueño ya cerca de los seis del topo, hondo y muy armado, severamente pegado en varas y muy sangrado, se apagó demasiado pronto y, cuando le faltaron las fuerzas, punteó.

La corrección convencional de Perera, muy certero y decidido con la espada, el cuerpo a cuerpo sin escapatoria ni aliento de Juan Leal en sus dos bazas y la armonía para componer de Álvaro Lorenzo, que tuvo en la mano el toro bueno, pero sin romperse con él. Pudieron contarse los muletazos de la primera parte de corrida, que fue la mejor dentro de un orden. Más de ciento cincuenta. Sobre los palos del llamado toreo fundamental y, en el caso de Leal, sobre la referencia del toreo de ochos de Ojeda o Castella, por ejemplo, pero muy lejos del patrón original

Se pudo también contar la cantidad de capotazos de brega no solo en el primer tercio, el de fijar toros que salieron muy corretones, como si en el campo los hubieran estado corriendo más de la cuenta, sino también en farragosos, interminables tercio de banderillas, con la sola excepción del sexto. Entonces Iván García y Fernando Sánchez prendieron pares de riesgo y mérito, y Andrés Revuelta bregó con sobrio acierto. Dos horas y cuarto de festejo. Se hizo muy pesado.

==============================================

Postdata para los íntimos.- Creo que, cuando se titula con adjetivos como tedioso o aburrido el espectáculo o el libro que sea, se quitan las ganas de leer la crónica. Es el caso.

"Preparados para la batalla del miércoles", dijo el cervecero del 1, que es una persona estupenda - Gracioso, locuaz, incansable. Sube y baja escaleras cargado. Sentiría que el negocio iba a ir regular. No tan mal. Pero el miércoles, no hay billetes, Roca Rey.
Una batalla.
Última actualización en Domingo, 09 de Octubre de 2022 19:55