TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

Madrid. Crónica de Miguel Redondo: "Juan Ortega da una vuelta al ruedo"

Correo Imprimir PDF

Bien a la verónica Pablo Aguado

Fracaso ganadero de El Pilar

 

Viernes, 7 de octubre de 2022. Madrid. Cuarta del abono de Otoño. Tarde agradable de temperatura, más de ¾ de plaza. Toros de El Pilar. Al finalizar el paseíllo se guardó un minuto de silencio en memoria del diestro conquense fallecido hoy Luis Alfonso Garcés.

Diego Urdiales. Silencio y Silencio.

Juan Ortega. Silencio y leve petición con vuelta al ruedo protestada.

Pablo Aguado. Ovación con Saludos y Silencio.

Diego Urdiales, con un primer toro que salió suelto con las manos por delante llegó al capote de Urdiales, perdiendo las manos. La suerte de varas fue un trámite. Trazó Urdiales, aprovechando la escasa inercia sobre el pitón derecho. En series cortas con medios muletazos. Menos entonado se mostró con la zurda. El toro noble, sin empuje se apagó pronto. Tras una buena estocada despachó al del Pilar sin puntilla.

El cuarto dubitativo en atender al capote de Urdiales. Con la cara por arriba en el caballo sin querer pelea. Muy justo también este del Pilar aunque noble en sus embestidas, no pudo Urdiales obligarlo por abajo, perdía las manos . La falta de alma del toro del Pilar mermo el interés del público.  Apenas destacar dos series con la diestra. Desvanecido cuando cogió la zurda , no pudo ser . Dejó una estocada tendida. Fue silenciado.

Juan Ortega con su primero pudo sentirse en el toreo a la verónica, 4 de encaje y la medía. El público le coreo los oles. Sin mucho ímpetu quedó dormido en el primer encuentro. Comenzó Ortega con dolores y trincherillas rodilla en tierra.  El del Pilar, descolgado, pero corto en el viaje, trazó algún muletazo suelto cual oasis en el desierto de la desesperación de la falta de raza del toro del Pilar. Volvieron las esperanzas sobre el pitón izquierdo pero el toro ya no pasaba. Pinchó arriba dos veces. El toro amorcillado . Y cuando tenía el descabello en la mano algunos de esos que se llaman aficionados le obligaron con sus protestas a montar la espada.  A toro parado esta vez si dejó una estocada entera. Sonó un aviso siendo silenciado.

El quinto, sin remate, vareado, le costó a Ortega recoger al toro de capa. Apenas le picaron.  Por alto comenzó Ortega su faena, con remates por abajo torerísimos, con la diestra llevó al del Pilar cosido a la muleta . Después llegaron tres derechazos lentísimos, parando el tiempo. Lo mejor de la faena. No  cuajó con la zurda. Faena repleta de toreria . Dejó la tizona caída. Suficiente.  Leve Petición que no fue atendida. Vuelta con protestas.

Pablo Aguado. Recogió a su primero con seis verónicas y una media de encaje en la misma boca de riego,  subiendo los decibelios del público de Madrid. Volvió del mismo palo para dejar al del Pilar en el caballo. No contento , volvió a torear muy despacio a la verónica en su quite correspondiente.  Por bajo  rodilla en tierra así dio comienzo la sinfonía de dos series de derechazos a compás y de mano baja. En los remates de trinchera. El del Pilar no sobrado de fuerza. Cuando cogió la zurda apenas le pudo robar cuatro naturales. Mató acelerado dejando una estocada tendida.  Recogió una ovación desde el tercio.

Con el sexto no se encajó Aguado toreando a la verónica.  El toro empujó en el primer encuentro con el caballo.  Pareo francamente bien Iván García asomándose al balcón. Con fijeza , nobleza y humillación el del Pilar, pero mermado de virtudes esenciales.  Aguado lo intentó aunque el toro se fue a menos y pronto se apagó no pudo armar faena. Pinchó siendo silenciado.

Última actualización en Viernes, 07 de Octubre de 2022 20:32