TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

Bilbao. Crónica de Barquerito: "La miurada, un sonado fiasco"

Correo Imprimir PDF

Un codicioso primero, único toro aprobado de una corrida sin fuerzas, de pobre cuajo y negado empleo

López Chaves cumple la única faena de brillo

Muy valiente Fortes

Bilbao, domingo, 28 de agosto de 2022. (COLPISA, Barquerito)

Bilbao. 9ª y última de las Corridas Generales. Bochorno, sol en dos toros, cubierto y anubarrado luego. 3.500 almas. Dos horas y media de función.

Cinco toros de Miura y un sobrero -2º bis- de La Palmosilla.

López Chaves, ovación y palmas. Manuel Escribano, silencio en los dos. Fortes, palmas tras un aviso y silencio.

EL PRIMER MIURA salió doliéndose de la divisa, barbeó las tablas y amagó con saltar al callejón. Pronto, pero la cara por las nubes, y sin descolgar, tomó capa cabeceando. López Chaves le pegó cuatro lances bien tirados y al dejarlo en suerte para el caballo lo parcheó a la antigua usanza: un palmotazo en el lomo y salida del torero por detrás. Corrido, tomó el toro un primer puyazo, se durmió encelado contra el peto, y tardó en despegarse. No se empleó en la segunda vara, pero sangró mucho. Con más fijeza y ganas que fuerza, se movió como suelen los miuras de nómina, empujando más con la cabeza que con los cuartos traseros, y sin humillar. López Chaves sentiría noble al toro y se confió, supo estar, andar, ponerse y colocarse, se lo pasó calmoso por la mano derecha en tres tandas, la tercera citando de largo y abriéndolo y dándole aire, y se ayudó para torear con la izquierda. Estaba resuelta y celebrada la faena con esa docena y pico de muletazos, pero Chaves decidió seguir. La cosa perdió tensión. Antes de cuadrar, se adornó con tres muletazos a pies juntos de muy buen dibujo y fino encaje. Un pinchazo, media y entera sin puntilla.

Ese miura iba a ser el único que pudo salvarse de la quema. La graciosa, firme y sencilla faena de López Chaves terminaría contando como la única seguida con interés. La corrida de Miura entró en barrena antes de lo previsto. Escribano se plantó de rodillas en el tercio frente a toriles para recibir al segundo con una de las suertes fijas de su repertorio: la larga afarolada de rodillas, que libró sin apuros. El toro, de pobre presencia, salió a cañón, pero claudicó en cuanto Escribano le sacó los brazos en lances obligados. Tullido, cobró dos puyazos lesivos y en el remate de un quite de Fortes por chicuelinas, dos, y larga, se fue al suelo desparramado. Lo devolvieron.

Entró en liza un hermoso sobrero de La Palmosilla, muy bien hecho, aunque algo barrigón, y de excelente aire en el capote: ocho lances y media de Escribano, que remató en la boca de riesgo. Dos puyazos de mucho castigo. A las siete menos cuarto doblaron por última vez en la semana las campanas del convento vecino de los franciscanos de Iralabarría. Anuncio de fin de fiesta desde su torre, que es como un minarete. El toro duró demasiado poco: dos, tres tandas. No ayudó la pasividad de Escribano. El castigo en varas se tradujo en medias embestidas mortecinas.

Y, luego, un desfile desolador de toros de mucha alzada y pobre cuajo, que agotaron a los clientes. El tercero, colorado, se descaró de salida, se apoyó en las manos, se frenó y buscó por debajo, pegó escandalosos bramidos al unísono con los truenos de una tormenta cercana que iba a descargar una hora después. Fue el toro más agresivo y artero de todos. Fortes estuvo entero, seguro y firme, arriesgó lo indecible, tragó miradas heladoras y no se le fueron los pies ni una vez. Un derroche de sereno valor sin aparato, pero sin recompensa.

Después, se fue la corrida por el desagüe: ni la menor noticia de los miuras camorristas, de bronca gresca o manifiesto sentido. Tampoco de los templados. Ni siquiera el poder de asustar a la gente porque, cuando apareció el peligro latente, fue sordo. A todo eso se sumó como agravante una clamorosa falta de fuerzas. El cuarto, recibido por Chaves con dos largas de rodillas en tablas, se distrajo y topó. Habría convenido sin más una faena de aliño, de las condenadas al desván del olvido. El quinto, el de más cuajo, único cinqueño, quiso saltar, empujó en el caballo -dos excelentes puyazos de Curro Sanlúcar-, esperó en banderillas y se aplomó a las primeras de cambio. Escribano acabó con medios muletazos de pitón a pitón. Salió perseguido tras un primer pinchazo. Fue el único momento miura-miura de toda la corrida. Los cielos se habían cerrado tanto que parecía de noche a las ocho y poco. Se levantó un viento revuelto, se puso a llover despacio y Fortes, descubierto, se las tuvo que ver con un sexto cárdeno de aire celoso e incierto. Fue inútil cualquier empeño.

=======================================================================

Cuaderno de Bitácora.- El puente doble sobre la vía férrea de Abando -entrada y salida de Bilbao- no se parece en nada a cualquiera de los siete puentes tendidos de una orilla a otra de la ría. No todos igual de antiguos. De todos los históricos, la palma para el de San Antón, que es el que sale en las imágenes de identidad. Todos los puentes antiguos fueron volados o bombardeados durante las guerras civiles del XIX y el XX. Y, sin embargo, resistieron la devastadora riada de 1983- Entonces vi pasar el agua del Nervión por encima de los puentes. Casi treinta años después se me aparece la imagen de la riada. El río, a punto de calmarse cuando cesó el diluvio, arrastraba enseres de toda clase. Un armario, flotando. La estación de Abando estaba impracticable, más de metro y medio de altura habían alcanzado las aguas. Al barrio alto de San Francisco no llegó el desbordamiento. Por la calle de San Francisco, más multiétnica que cosmopolita, bastante degradada, se llega a Bilbao la Vieja y al puente de San Antón, y a la parroquia, si se cruza el río. Y al mercado de la Ribera si se cruza cualquiera de los tres puentes tan distintos que tienen acceso próximo de San Antón, de la Ribera y de la Merced. Demasiado turistas esta mañana. No en San Francisco ni en el puente del ferrocarril- Y mucho calor en Iralabarria, que es el más singular de los barrios de altura. Las casas inglesas de poblado obrero sobreviven entre torres y torres de diez, doce, catorce plantas. Zabalburu es Manhattan.

Dos cosas más. La plaza de toros de Vista Alegre es un soberbio edificio levantado sobre terraplén y resuelto con particular inteligencia. Su cerramiento por los flancos sur y oeste es una obra maestra. Y, en fin, otra obra maestra: la manera en que se resolvió fundir las dos estaciones de tren de Amézola en una sola, separando la línea de Santurce y la de vía estrecha de Balmaseda.(y Santander y León) mediante un cantil de grandes restos de piedra de derribos dispuestos como piezas de escultura. Un pequeño acantilado de secano.

Antes de los toros cambió el tiempo a la vizcaína: de manera radical.

(Agur, agur! Mañana, Madrid)..
Última actualización en Lunes, 29 de Agosto de 2022 07:42