TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

Bilbao. Crónica de Barquerito: "Una corrida de garcigrandes de supina bondad "

Correo Imprimir PDF

Premio muy generoso de dos orejas para Talavante con un toro de carril

Un cinqueño primero de corrida, por debajo del resto

Conformista El Juli

Todo un chasco el debut en Bilbao de Tomás Rufo


Bilbao, miércoles, 24 de agosto de 2022. (COLPISA, Barquerito)

Bilbao. 5ª de las Corridas Generales. Bochorno, bruma final. 5.500 almas. Dos horas y cuarto de función.

Seis toros de Domingo Hernández (Concha Hernández Escolar). Todos, con el hierro de Garcigrande, salvo segundo y tercero, con el de Domingo.

El Juli, aplausos y ovación. Alejandro Talavante, dos orejas y ovación. Tomás Rufo, ovación tras un aviso y silencio.

ESTABA EL AMBIENTE bueno. Se aplaudió de salida un primer toro de bellas y serias hechuras. Chorreado en verdugo -tiras negras sobre capa colorada-, ligeramente remangado, bien puesto. Toro con plaza, más que ninguno. Contra costumbre taurina, se echó por delante el más serio de lote, el lote de El Juli. Y el de más trapío de una corrida muy bonita. Muy torera, se dice entre profesionales.

Ese primero fue el único cinqueño del envío. Trote vivo de salida, que suele ser buena señal, pero ganas de soltarse también. La lidia en el tercio de varas no fue afortunada. Un primer puyazo al relance -se blandeó el toro, cabezazos al peto- y un segundo de laboriosos preparativos. El Juli pretendió dejarlo puesto en suerte con un recorte, y se soltó el toro. Y volvió a intentarlo de la misma manera, y de nuevo de soltó el toro. Barroso se agarró en un certero puyazo que tal vez fuera excesivo porque el toro se apagó en la muleta demasiado pronto, como si se le hubieran fundido el fuelle y los plomos.

Había arreado en banderillas, pero lo hizo a querencia, la misma de sus salidas sueltas previas. Ni un mal gesto: ni puntear, ni cabecear, pero no pudo con su alma y, entregado sin pelear, acabó respirando de manso, y de manso se echó después de una estocada desprendida. La faena de El Juli, abierta con doblones innecesarios, no pasó de mero trámite. Rendido de antemano, el toro se quedaba a mitad de viaje sin pasar ni renegar.

Ninguno de los otros cinco toros tuvo nada que ver con el recién arrastrado. Ninguno aparentó el peso marcado en las tablillas. Un promedio de 580 kilos. Solo la víspera se había jugado un monumento de 630 y las comparaciones fueron inevitables. El segundo de corrida, castaño, rellenito, corto de manos y bajo de cruz, remate redondo y cara de bueno, fue la prueba del algodón: 577. Imposible. Lo que sí hizo ese toro fue embestir y embestir, y hacerlo como los toros de carril o los carretones bien manejados del toreo de salón. Por las dos manos, repitiendo, ni un extraño, ni un reniego. Además de supina bondad, cumplió en el caballo como los bravos sin apenas sangrarse. Con el mismo ritmo resistió una muy copiosa faena de Talavante de hasta tres docenas y pico de muletazos con una extravagante tanda de propina final: muletazos sin ayuda. Fue faena facilona, de tandas largas porque el toro no paró de repetir y repetir, un punto mecánica, en una sola distancia, sin apenas variaciones -un par de cites frontales, circulares para embestidas sumisas- y afeada por pomposos andares. Una estocada. Al palco se le fue la mano: dos orejas. Para el toro pidieron unos pocos la vuelta. Talavante tuvo el buen criterio de dar la suya, orejas en mano, por la segunda raya, que es lo propio. O lo era.

Negros, los cuatro toros restantes tuvieron en común su nobleza pajuna, es decir, una suavecísima, sedosa manera de estar y embestir a reclamo. Como si en vez de pezuñas calzaran zapatos de raso. Incluso el quinto, el de más alzada y volumen, que, por cuajo, no pareció toro de darse descolgado desde la primera baza. Por unos y otros no apostaron ninguno de los tres de terna: ni un Juli en versión conformista y empeñado a última hora en péndulos a toro parado, ni un Talavante desganado y cauteloso que ya debía por entonces darse por saciado y, menos que ellos, Tomás Rufo, que debutaba en Bilbao y se demoró sin cuento en dos faenas sin rumbo ni sentido: premiosísimas, sembradas de recurrentes tiempos muertos, de pausas y paseos gratuitos con un lote de más que sencillo trato. Talavante abusó del toreo despegado y abriendo huecos, El Juli pecó de encimismo a pesar de descubrir que, enganchado por delante, el cuarto toro respondía, y Rufo, ideas confusas, hizo un vago intento de torear en la distancia que ni fraguó ni pareció ir en serio. Por primera vez en la semana se oyeron protestas, impacientes y severas cuando Rufo pareció tan al aire del sexto toro, que fue un cromo, y hasta ajeno a él.

==========================================================

Postdata para los íntimos.- En esta fecha de San Bartolomé cumplía los años un tío político mío, comisario del cuerpo general de policía, destinado en Medina del Campo, provincia de Valladolid. Cordobés, de Villa del Río, se tenía por aficionado, como todos los paisanos de Manolete sin excepción. No estoy seguro de que llegara a verlo torear, pero es que a Manolete no hacía falta haberlo visto torear. Con una foto bastaba para darse una idea. Como comisario jefe, naturalmente presidía la novillada o las novilladas de San Antolín, cuando las fiestas. Con pase de favor y en barrera entré por primera vez en una plaza de toros a ver torear, edad de 8 o 9 años. Ví torear a Manolo Blázquez, y con su imagen me he quedado para siempre. Los lances de perfil a la verónica, no como los de Manolete, sino de mucho más vuelo de capa. Y su imagen: rubio y alto, de ojos claros, Manolo Blázquez parecía alemán. Hasta que se ponía a torear Le pegaron muchas cornadas los novillos y los toros, y se retiró muy pronto. Como toreaba refinadamente, la gente de Medina, la tierra de mi madre, le apodaba El Seda.

Si no llueve, el precio de las sardinas en lata de Bermeo se puede disparar. Haced acopio ahora. O comprarlas gallegas. O portuguesas. Para un año en que la captura del bonito viene en máximos, se tuerce las sardina. (Recuerdo cuando una lata de sardinas en aceite era artículo de lujo. Creo que volverá a serlo. Sabrán más ricas. Metedlas entre pan caliente empapado con el aceite de la lata. El milagro de la lata de sardinas.)

 

Última actualización en Miércoles, 24 de Agosto de 2022 21:20