TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

Madrid. Solitaria oreja, tras matar siete toros, para Ferrera en su encerrona.

Correo Imprimir PDF

Encerrona de Antonio Ferrera, que mató siete toros que pudieron ser ocho, en tarde fría, y con viento

Fotos: Plaza1. Crónica de Miguel Redondo

Domingo, 3 de octubre de 2021. Madrid. Plaza de Las Ventas. Feria de Otoño. Tras el paseillo, el público obligó a saludar a Antonio Ferrera, por el gesto de actuar cómo único espada, con seis toros de Adolfo Martín, que al final fueron siete, con el sobrero de Pallarés, al que cortó la única oreja de la tarde. Ovación que compartió con todas las cuadrillas y los dos sobresalientes, en un gesto torero. 6 Toros de Adolfo Martin, que si bien se dejaron pegar en los caballos no dieron demasiadas opciones en la muleta. El balance final de Ferrera, en cada astado fue: Silencio, ovación tras leve petición, silencio, silencio tras un aviso, leves palmas tras un aviso y silencio tras otro recado presidencial. Regaló el sobrero, de la divisa de Pallarés, al que cortó una oreja. Y todavía pidió un octavo toro, cuando parte del público había salido de la plaza, que le negó la presidencia, alegando que era antireglamentario.

Primer Adolfo, detalles para colocar y sacar al toro del caballo por delantales. Coloca bien la cara, humillando, le robó una serie con la mano diestra, no tardó en quedarse cortó y tobillero desarrollando sentido, por el izquierdo , más de lo mismo, abrevio sin acierto con la tizona. Silencio.

El veleto segundo, tiró la cara arriba, en el saludo de capa, el Adolfo se fue de largo al primer encuentro y volvería a ponerlo en esa distancia de 20 metros, pero el toro no encontró estímulos para acudir como se esperaba, acortó distancia y llegó a la jurisdicción de Antonio Prieto que realizó un buen tercio de varas. Entre medias Ferrera ordenó a "El Luca", el otro picador que guardaba la puerta que se saliera de la escena. Algo inédito, gran par de Fernando Sánchez, que fue obligado a saludar junto a Javier Valdeoro. De uno en uno, con la testa a media altura le fue robando los muletazos. Notable una serie con la zurda. Para entonar una serie de naturales con la diestra, muy metido en la distancia corta, faena de mucho calado por la verdad con la que estuvo. Desprendida la espada. Leve Petición. Saludó desde el tercio.

El tercero, derribo la cabalgadura de Pedro Prieto, al que también le tocaron las palmas, el Adolfo cumplió en varas. Arrollado Joau Diego Ferreira, mientras lidiaba. Se desmontaron José Chacon y Antonio Vázquez. Muy pegado al piso el toro, se frenaba a mitad del muletazo, muy molesto, mirón, incierto...Un pozo seco. Ferrera se alivió con la tizona encontrando hueso. Pitos para el Adolfo y silencio para Ferrera..

El cuarto llegó al percal de Ferrera cuál látigo. En la muleta pasó en los primeros embroques, Ferrera nunca apostó por el toro y anduvo a la deriva, abrevió y no estuvo certero con la espada, sonó un aviso. Silencio.

El quinto, le dio opciones para abrirse de capa a la verónica y rematar con media.  Bien picado el toro por “El Luca". Soberbio el par de Fernando Sánchez, que se dejó ver para clavar en terrenos de tablas asomándose al balcón,  fue cogido feamente José Manuel Montoliu afortunadamente, se obró el milagro y pudo saludar junto al gran Fernando Sánchez.

El toro permitió a Ferrera torear sobre ambos pitones, despacio, de uno en uno, toro noble, sin celo, pero de buena condición, aunque flojo de remos. Tras una división de opiniones entre el público Ferrera decidió tomar distancia para entrar a matar citando al toro desde unos 10 metros de distancia y pinchó en dos ocasiones. Leves palmas.

El sexto, cumplió en el caballo de Carlos Prieto que marro con la vara. Tres pares puso Joao Diego Ferreira, el tercero a petición de Ferrera, sensacional el último al hilo de las tablas, fue obligado a saludar. El Adolfo aquerenciado en terrenos del tres, fue el mejor toro del encierro y le permitió a Ferrera expresión en el toreo al natural, el toro se abría y se desplazó bien. Optó Ferrera por la distancia corta, hasta que se rajó el astado. Faena de corto metraje, con muchos tiempos muertos. Fallo con la espada.


Ferrera terminó pidió el sobrero un toro de Pallares. Compartió banderillas con Fernando Sánchez, Montoliu y Joao Diego Ferreira, que estuvo sublime en el último par. Inspirado Ferrera con este de Pallares, le sacó muletazos por el pitón izquierdo, muy despacio, con los remates por abajo. Igual de inspirado toreó con la diestra, volvió con la zurda para trazar dando el pecho, toreando de frente. Desprendida dejó la espada. Se le solicitó trofeo en una fuerte petición y cortó la única oreja de la tarde, esta vez por la campana.

Tarde sin muchos argumentos para defender la encerrona.  Otra vez será.

Última actualización en Domingo, 03 de Octubre de 2021 20:48