TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

BILBAO. LOS TIMBALES de Paco Cerezo: "Viernes plúmbeo y sábado para olvidar"

Correo Imprimir PDF

Timbales

Plúmbeo el cielo, pobre entrada en tarde humeda y pesado como el plomo el festejo.

Corrida con denominación Domecq, en envase de Jandilla y que más que un oloroso resultó una vinagrilla.

Un buen sexto toro, para compensar.

Voluntarioso y pertinaz Padilla, al que el cuarto le metió un palizón, y obcecado en alargar la agonía de la res.

lo que podía haber sido una concesión de oreja, a poco le cuestan los tres avisos, que se quedaron en dos por benevolencia del palco, que no por tiempo, en el que le pudieron dar seis.

Hay veces en que uno se encuentra espeso y Padilla no podía ser una excepción.

Miguel Angel Prera demostró una vez más su poderío, sobre todo en el quinto astado, dominando su acritud con los vuelos de su muleta, evidenciando su gran momento, quizá el más en forma y en figura del nutrido escalafón de matadores de toros.

Tenía la oreja en la mano y la perdió por un feo bajonazo, pero si recibió el fervor de un público entregado.

Como tiene que ser.

Volvía Iván Fandiño a Vista Alegre y le esperaba la gente.

No le faltaron voluntad, valor ni torería, pero al diestro orduñés se le vió como alicaído, él tan arrogante siempre.

Mermado por la tremenda cogida en Baiona, con seguridad.

No obstante, nos regaló un ramillete de naturales sensacional.

Y con la espada, que es un cañón, no estuvo acertado.

Y es que

----------------------ooooo--------------------

Penúltimo festejo de este infausto abono, con toros de la Quinta, y en el encerado,  Antonio Ferrera, el Juli e Iván Fandiño.

Lo más llamativo, la entrada con apenas media plaza en una corrida para olvidar.

Los santacolomas de la Quinta parecían de Tercera... Regional, de muy pobre juego.

Antonio Ferrera no quiso ni ver al primero de la serie, e hizo exclamar algunos ¿ya empezamos?

Al cuarto lo banderilleó con saltos olímpicos y todo, cerrando cun un par al quiebro muy celebrado, para pegarse despues unas carreras en la cara del toro, al estilo del Fandi.

Las imitaciones no son buenas, suelen decir.

Faena apañadita y mal rematada.

Un irreconocible Juli.

En vez del encastado diestro de Velilla, más parecía que toreaba Julián López, y de este no tenemos noticia.

Iván Fandiño ofreció lo mejor de la tarde.

Alguna buena verónica y bregar con el capotillo.

Dos faenas de mérito, tesoneras y macizas con excelentes redondos, tirando literalmente del toro.

Buenos naturales y de pecho amplios.

Faenas casi simétricas pero más meritoria la del toro que cerró plaza.

Simétrica también su actuación con los aceros, muy desacertado en la suerte en la que es un as y otra oreja que se va al limbo.

Ha perdido el sitio Iván.

Ya lo encontrará.

Se tiró un espontáneo con el deliberado propósito de alterar la lidia, por que ganas de torear no se le apreciaron, comprometiendo a los toreros y a la fuerza encargada de tenerle, y pudo acabar en tragedia ¡Que tonto!