TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

BILBAO. EL APARTADO. "La hora de Perera". Por Barquerito.

Correo Imprimir PDF

6ª de las Corridas Generales

Toros de Garcigrande. Ponce, El Juli y Miguel Ángel Perera

Pese a su acento resabido, el cartel es redondo. ¿El mejor de la semana? El que más tira de la taquilla. La fecha es buena: jueves, víspera del segundo puente de tres días en Bilbao. Diez días, dos puentes. Nadie en sus cabales se atrevería a dar toros. ¿En Francia? Los puentes son en Francia taurinos. No cabe comparar.

Al cartel redondo le pesan los años y las veces. Perera, que cumplió en junio diez años de alternativa, parece seductora novedad. Y casi lo es. Si no fuera porque aquí ha cuajado a modo cuatro o cinco toros.

Ponce y El Juli son toreros de Bilbao, como quien dice, pero ahora mismo no se trata de ser de Bilbao ni de dejar de serlo. “Es que yo, sin Bilbao, no sé…” “Es que aquí me lo dieron todo…” Sí, pero no. El toreo es efímero. Su historia, puro polvo de primavera, No vale hablar de  rivalidad –la hay entre Ponce y El Juli- porque ni procede ni interesa. Siendo torero largo, Ponce no ha mandado nunca en el toreo. El Juli, sí. Y ha pagado su precio. Y lo ha cobrado.

No se trata de hablar de dinero. Sino de torear. La técnica sedosa del Ponce muletero. La lúcida intuición tan rotunda de El Juli. La regularidad tan aplastante del uno, que es  contrapeso de su discreta imaginación, El genio enciclopédico del otro, consumado lidiador.

Y, a todo esto, la pureza desnuda de Perera. “La verdad del toreo”, decían los clásicos. El riesgo en las reuniones, la ligazón y el ajuste, el encaje. El toreo de brazos. “El muletazo de más largo trazo nunca visto”, ha dicho un torero ya retirado que en México descubrió la magia del trazo largo. ¿Qué magia? El muletazo enganchado y traído por delante, y por abajo o a media altura; cumplido en la reunión sin despegarse; y llevado hasta donde el brazo dé. Muy difícil. No imposible. Perera lo hizo el pasado mayo en Madrid con tres toros. Sin pestañear, sin moverse ni un palmo. Torero grave Perera. El Greco. Ni una broma. La corrida es de juampedros de Garcigrande. Salen buenos. Los toreros grandes los hacen mejores. Así ha sido siempre.