TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

EL APARTADO: 2ª de las Corridas Generales; "Cuernos muy de Bilbao"

Correo Imprimir PDF

Toros de Fuente Ymbro (Ricardo Gallardo). Manuel Escribano, Alberto Aguilar y Jiménez Fortes

Por Barquerito

El hierro de Fuente Ymbro es una parte del de Jandilla. Parte mayor porque al dividirse en cuatro lotes la ganadería madre, en Jandilla se quedó solo uno. Los otros tres son Fuente Ymbro. El reparto de jandillas fue hace veinte años. Ha llovido mucho. Los dos ganaderos –Ricardo Gallardo y Borja Domecq- son amigos y no rivales. Cuando se trata de criar toros, mejor no discutir. Siendo simientes idénticas, Fuente Ymbro y Jandilla se han distanciado. Jandilla ha reducido. Fuente Ymbro se ha multiplicado.

Cuando una ganadería reduce, gana regularidad. Es el caso de Jandilla. O el de La Quinta. Si una ganadería crece, la regularidad decrece proporcionalmente. El mismísimo Victorino podría ser una prueba. En Fuente Ymbro se ha apostado por un toro muy ofensivo. “Ofensivo”: mucha cara, muchos cuernos, afilados pitones. Toros de Bilbao. En Jandilla, en cambio, se selecciona más por notas de reata que por el escaparate. Tal vez sea esa una de las razones de esta bifurcación.

Los resultados de Bilbao son elocuentes. Jandilla se ha postulado, después de La Quinta, como la más regular de las ganaderías de Semana Grande.  Fuente Ymbro, que ha echado toros de alta nota, lleva dos temporadas en Bilbao en tono menor. La suerte hay que buscarla, dicen los propios ganaderos. Y los ludópatas. Último capítulo: Fuente Ymbro es hierro telonero de la semana. Jandilla se mantiene en día mayor.

Y la terna, donde coinciden por primera vez los tres espadas, que son de quintas, estilo, historial y proyección diferentes. Joven veterano, Escribano, revelación en las corridas duras de 2013; en el punto dulce del séptimo año de alternativa, Alberto Aguilar, cuyo debut en Bilbao el año pasado fue más que notable; y Jiménez Fortes, tres años después de su alternativa aquí mismo, en Bilbao. Con una de Jandilla. Y entonces como ahora: la vida por delante.