TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

DIARIO DE NAVARRA: "Llueven toros". Por Barquerito

Correo Imprimir PDF

Solo Para Mansos (Diario de Navarra) 07072014

LLUEVEN TOROS

Barquerito

MUCHAS COSAS pasaron antes, durante y después. El embarque de los toros en la finca de Torrestrella, que es un edén, fue muy accidentado, según testigos fidedignos. Cuando llegaron a los corrales del Gas los toros reseñados, tan astifinos los siete, se puso a diluviar en Pamplona. La corraleta primera se embarró. Un charco lunar. Los toros se protegieron bajo un tejado junto a los comederos, pero a todos se les quita el apetito cuando llueve. Es más apetitosa la paja seca que la mojada. El toro es animal goloso. La hierba tiene su punto, como cualquier alimento. Con lluvia suelen embestir más y mejor los toros que con el aire mortecino de los días de anticiclón. ¡Quién sabe…! Hay cosas que nunca podrán demostrarse.

En los corrales de la Rochapea los siete toros de Torrestrella parecían pacíficos rumiantes, bélicas estatuas. Así son en el escaparate casi todos los toros de lidia. Bien hechos, bien comidos, bien puestos. La corrida era una hermosura. A don Álvaro Domecq, que hizo la ganadería a su antojo, le gustaba combinar las pintas de los toros como si dependieran del capricho de un artista del pincel y su paleta de colores. La pinta de un toro es el color de su piel. Y este envío de Pamplona tuvo de todo un poco: tres negros, pero ninguno de ellos tuvo el mismo matiz de negrura. Un salinero, es decir, predominio de pinta colorada con salpicaduras blancas y abundantes. Y dos toros de capa ensabanada.

Los toros blancos –así los llama la mayoría de los mortales- son  gratos de ver. No todos son iguales. Tampoco los negros, pero en la noche oscura todos los gatos son pardos, dice un viejo y certero refrán. Los dos torrestrellas blancos de ayer eran de líneas o sementales distintos. Uno, el primero de los sanfermines, berrendo en cárdeno, muy hondo y badanudo, como los toros viejos. Otro, el segundo, botinero –cañas negras- ligeramente alunarado, fue el más ligero de los seis. Sutil como el aire que en Pamplona se deja sentir un día después de una tormenta como la del 6 de julio. Fue una buena corrida. No siempre llueve como debiera. Cosas de toros.

Última actualización en Martes, 08 de Julio de 2014 21:47