TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

"Lo que un día mi hermano me contó". Artículo de Julían Maestro.

Correo Imprimir PDF

Pintura de Pablo

El otro día haciendo memoria de nuestra infancia, me acordaba cuando eramos pequeños y dormíamos en las camas literas y tu locura por ser Torero.

Como sé que te gusta a veces recordar y escribir tus vivencias taurinas, te voy a contar algunos de los recuerdos que guardo de aquellos años.

Lo primero que se me viene a la memoria es que tenias toda la habitación y toda la terraza de casa empapelada de carteles taurinos y llena de fotografías, cartel que caía en tus manos, cartel que traías y pegabas por casa.

Tengo que contarte que de alguna manera siento que tu profesión no ha sido justa de el todo contigo, sí ,ya sé que me cuentas que no solo contigo sino con casi todo el que se mete en tu profesión, siempre me dices que es muy difícil y tal,  pero yo hablo de ti porque a parte de que eres mi hermano he sido testigo de primera mano de tu lucha, de tus sacrificios, de tus ilusiones, no comprendo como con la edad que tienes todavía puedes tener esos pajaritos en la cabeza, cada vez que me cruzo contigo te suelo ver en chandal , me cuentas que vienes de hacer deporte, andar, correr, que toreaste tal o cual día, me hablas de inviernos duros, y yo me pregunto con todo el cariño de el mundo, ¿como este loco puede seguir con el tema de los Toros en la cabeza, es que no ha tenido bastastes escarmientos, cornadas, sinsabores, alguna temporada de escasez ...?, en fín en algunos aspectos no te comprendo, pero en el fondo te admiro profundamente porque siempre has sabido vivir tu vida y siempre has hecho lo que has querido hacer.

De todos modos me alegro por ti que sigas ejerciendo lo que te gusta, aunque seas banderillero cosa que a mi nunca me agradó pero que te respeté.

Volviendo a los recuerdos, fui testigo directo de cuando te cortaste de novillero la coleta en Madrid,¿ te acuerdas?, yo fui quien te llevo a la plaza en coche, a ti y a tu cuadrilla y fui el primero que te echó la bronca ante lo que consideré en aquel momento que había sido una precipitación en aquella toma de tu decisión de aquel instante, me acuerdo de las caras tan serias que traíais en el coche todos, un banderillero de tu cuadrilla recuerdo que para romper el silencio y la tensión de aquel momento dijo en alto"Hay que tener muchos cojones para hacer Julían lo que tu has hecho, cortarte la coleta en Madrid con tan solo 25 años", recuerdo que yo contesté," más cojones hay que tener para seguir adelante". Me sentí indignado de ver como tiraste en cuestión de un segundo toda una carrera que había comenzado muchos años atrás.

Me acuerdo de anécdotas, recuerdo de aquella surgida en Olmedo (Valladolid) en el año 84, cuando fuí contigo hacerte las funciones de mozo de espadas y nunca mas lejos de la realidad, pues saltó un novillo al callejón de la plaza y cuando me reclamaste para darte los trastos de torear, ya estaba yo sentado en el tendido.

Otra anécdota que se me viene a la memoria ahora es de un día que ibas a torear a Vitoria, (Alava), recuerdo perfectamente que en aquella época tu eras algo supersticioso y en el camino del viaje ví a una persona coja, te tapé instintivamente los ojos con mis manos, te extrañó esa actitud y cuando pasamos aquella persona y te quite las manos, me preguntaste por aquella reacción, te comenté que era para que no vieses al cojo, menuda bronca me echaste, pues el apoderado tuyo que también venia con nosotros en el coche era una persona coja.

Siguiendo con la vida de ahora, aunque sin olvidarme a veces de aquellos tiempos, decirte que apenas voy a verte actuar de banderillero y eso que habrás toreado más de ochocientas tardes entre todos esos años, en mi no encaja, ver a un Torero que admiré verte agachado a recoger las flores y objetos que echan al ruedo al torero con el que vayas.

Aunque respeto tu labor de banderillero y la de tus compañeros, pero yo me quedo con aquel tiempo de tus primeros años  de novillero.

La ultima alegría de tu profesión que me diste fué el día de tu alternativa, pués disfruté e hiciste difrutar a los aficionados al buen toreo.

Ahora, te veo feliz actuando de banderillero y a veces aconsejando a los chavales con los que vas, de todas formas a pesar de que no comparto contigo alguna de tu filosofía de vida, para mi eres un triunfador de la vida, eres rico en amigos y lo más importante eres incansable en lo que te gusta, un beso y un abrazo hermano. (Alfonso)

Yo no puedo convencer de mis pensamientos y sentimientos porque para expresar lo que es el sentir aún no están inventadas las palabras.(Julián Maestro)