TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

"El comienzo". Artículo de Julían Maestro

Correo Imprimir PDF

Julián Maestro, uno de los alumnos más jóvenes de la Escuela Taurina de Madrid, entró siendo un niño, novillero y torero de plata, ha encontrado el gusto a escribir artículos sobre el mundo de los toros, contando sus vivencias, sus sentimientos, su historia....Relatos en los pone todo su corazón. He aquí uno de los primeros. Cuenta el comienzo de su vida profesional...

"Yo me aficioné, como tantos otros, porque desde niño mi padre me llevaba a los festejos taurinos. Me llamaban mucho la atención los trajes de luces de los toreros y el colorido del espectáculo.

Recuerdo que un día siendo muy pequeño viendo la televisión en casa pusieron una película de toros, me parece que llevaba por titulo "El espontaneo", no estoy seguro, de lo que si me acuerdo perfectamente es de que salían unas imágenes de toreros entrenando en la casa de campo de Madrid, aquello se me quedó grabado y decidí que yo quería ser torero, que quería aprender a torear y hacer lo que hacían aquellos hombres.

Lo primero que hice fue sacar todos mis "ahorrillos" de mi hucha y comprarme un capotillo, yo desconocía totalmente el mundo de el toro por dentro, en mi familia nadie había sido torero.

Me compre mi primer capote, por llamarlo de alguna manera, porque aquello era un trapo grande teñido de color rosa más que un capote, en la Plaza Mayor de Madrid en una tienda de los soportales de allí, parecía de juguete, era como de turista, pero yo lo disfrutaba tanto o más que cualquier otro niño jugando con su juguete preferido.

Empecé a bajar a entrenar por la Casa de Campo madrileña con 9 años, recuerdo que me acompañaban al principio mis hermanas, que también eran pequeñas, me las llevaba para que me embistiesen, para que me hiciesen de toro (cosa de niños), pobrecitas, las reventaba a embestir, así pasó que en menos de 15 días dejaron de acompañarme.

En aquella explanada  de la Casa de Campo dí mis primeros lances y muletazos al aire, por entonces entrenaban allí novilleros de aquella época como Enrique Marciel, "Monedero", Julián Baeza, Vicente Montes, Pedro Sánchez, Lázaro Carmona y muchos más que no recuerdo, algunos después fueron matadores de alternativa,  en ellos me fijaba para aprender, yo les caía en gracia por lo pequeño que era, a veces se acercaba alguno y me corregía algún defecto y poco a poco fuí asimilando algo más el toreo de salón.

Aquella explana que conocí a mediados de los años 70, hoy en día esta muerta, no se entrena por allí, que pena me da pasar por ella y ver que se ha convertido en un cementerio de arena, cuantas ilusiones se fraguaron allí, cuantos sueños, cuantos lances al aire, cuantos toreros de diferentes décadas entrenaron en ella.

En aquella explanada me regalaron mi primera muleta de torear, me la regaló un aficionado que había querido ser torero o fue novillero sin picadores, Pablo Villanueva "El Mancheguito", él solía bajar todas las mañanas de sábado por allí, yo le caí en gracia, entablamos cierta amistad y un buen día se presentó con la Muleta y me la regaló, también tuvo el bonito detalle de hacerme él mismo mi primera ayuda de espada de hierro, cómo pesaba la dichosa espada, casi más que yo por entonces, que ilusión me hizo esa primera muleta de torear profesional, recuerdo que siempre que llegaba a mi casa lo primero que hacia era limpiarla, fue uno de los regalos más felices de mi niñez, quizá el que más.

Pasé un año entero toreando de salón y en la primavera de 1974 con diez añitos me puse delante de mi primera becerra, simplemente la pegué dos muletazos, pero ese día fuí tan feliz que me consideré a partir de ese momento como un torero, me invitó a aquel tentadero el entonces novillero Lázaro Carmona, al que había conocido en el lugar donde entrenabamos y habíamos hecho cierta amistad en aquellos tiempos, yo aquel día salí de tapia, no estaba para mucho más, el tentadero se hizo en la finca del entonces ganadero D. Alejandro García, en Los Yébenes (Toledo).

Al poco tiempo de aquello fuí invitado a una fiesta campera en un pueblo de Toledo, se soltaron para los asistentes unas becerras que estaban más picardeadas y sabían más que todos los que estábamos allí, estaban toreadas, me puse delante de una de ellas y me pego tal paliza, me dejó tan mosqueado que luego era incapaz de salir del burladero, la prueba está en que Lázaro me volvió a invitar meses después algún tentadero y no fuí capaz de salir.

Poco a poco a base de afición y de seguir entrenando recuperé los ánimos para volver a ponerme delante.

El primer becerro lo maté en Requena, (Valencia), con una peña taurina de aficionados locales, por aquel entonces a través de un amigo de Valladolid conocí al señor Frutos Aguado, empresario en aquellos tiempos de algunas plazas de toros de las regiones de Valladolid y Segovía, ese señor fue quien me puso a lidiar y matar algunos de mis primeros becerros por  Pueblos: Tudela de Duero (Valladolid), San Miguel del Arroyo (Valladolid), Santa María La Real de Nieva (Segovia), Cuéllar (Segovía), por aquella época  se abría un mundo nuevo para mí lleno de ilusión, mi nombre ya anunciado en los carteles, los nuevos amigos de aquel niño rubito, todo me parecía fantástico, no me importaba no ganar dinero ni nada, aquello era como jugar al toro, la cruda y seria realidad llegaría años después.

En aquellos festejos en los que actuaba me acompañaba un buen amigo de entonces Paco García Muñoz, que era novillero y al que conocí a través de aquel aficionado al que hacía mención antes, Pablo "El Mancheguito", el firmaba los festejos como director de lidia para que pudiera torear yo, pues no tenía en aquella época la edad reglamentaria para poder actuar en público, era un buen amigo que me enseñó mis primeros pasos en la profesión y también como hombre, con el tiempo se hizo banderillero y vino en mi cuadrilla, años después abandonaría la profesión y aunque la amistad ya no es tan fuerte por las circunstancias de la vida, seguimos viéndonos de vez en cuando y hablando por teléfono y eso que han pasado ya más de 30 años, parece mentira se me pasó desde entonces media vida".

 

Última actualización en Lunes, 08 de Octubre de 2012 11:45