TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

PAMPLONA. Artículo de Barquerito: "El milagro de Saúl"

Correo Imprimir PDF

SOLO PARA MANSOS. DIARIO DE NAVARRA.

El toreo es fuego fatuo y candente. Se habla de toros y toreros fríos. En el polo opuesto está el toreo de pasión, que caldea. El toreo de entrega, que no admite sucedáneos. La entrega es pasión. Pero hay que saber torear.

Si se juntas pasión y saber, el toreo fluye como la lava de los volcanes. Ciencia y pasión exigen para serlo la presencia y la potencia de un toro de ley, temperamental, agresivo, noble pero no necesariamente dócil, impetuoso pero no imprevisible. El eje del espectáculo es el toro, dicen los toristas de boquilla y los toristas de verdad, pero el toro solo no prende el fuego de la fiesta. Un encierro de Pamplona es una cosa muy seria, pero el toro pasa y no vuelve. Torear en Pamplona es algo más. Volcar el ambiente de las peñas y andanadas de sol en tarde sanferminera pura –la de ayer, por ejemplo-, misión casi imposible. Apta solo para privilegiados.

Así que toca dar la razón a quienes sostienen que ese orquestado desdén ruidoso de la masa del sol de Pamplona –singular mancha- es en realidad una sutil manera de exigir calor, fuego, verdad, riesgo, emoción, pasión. Y un toro que lo encarezca todo.

¿Todo? Todo lo que pasó cuando entró ayer en acción y escena este Saúl Jiménez Fortes, que mataba por primera vez dos toros en sanfermines. Actitud sobresaliente, valor para dar y tomar, temeridad consciente, firmeza conmovedora. El arrojo, sí; la entrega sin reservas. La valentía, por tanto, que es base primaria. Y, además, la ciencia. La ciencia de saber darlo todo. Fue pura pasión desde el primer golpe –un ajustadísimo quite por gaoneras- hasta el penúltimo: las roscas de toreo cambiado que forzaron la voluntad del sexto toro de una fulgente corrida de Fuente Ymbro que echaba chispas por los pitones.

La planta: torero de porte distinguido, bien hecho. Las raíces: los pies enterrados sin perder ni un paso en ninguna de las muchas bazas en que corrió peligro la vida del artista. El saber: el sitio donde gobernar la remolonería y la guasa del tercero de la tarde. El temple: se nace con él. La ilusión: transparente. Se entregó la gente del sol. Milagro.