TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

FRANCIA. Domingo de Pascuas en Arles. Cronica de Jean-Claude: "Román Pérez por la mañana, los miuras por la tarde"

Correo Imprimir PDF

Domingo de Pascuas, mañana, quinta de feria. Media entrada, frescura y sol. Triunfa Roman Perez.

Antonio Ferrera de blanco, oro y azabache. Silencio, Ovación y saludos. Como siempre intentò agradecer al pùblico en los tercios de banderillas. Muy notable el tercer par a su segundo toro, un quiebro a ras de las tablas.

El méxicano Joselito Adame de turquesa y oro. Silencio, Aplausos y saludos. Se hizo matador en Arles, viviendo en casa de la familia Jalabert imagino que, deseando agradecer, quiso intentar mucho: era demasiado, hasta pesado.

Roman Perez de rosa azalea y oro. Dos orejas y oreja. Le toco el mejor toro de la tarde y supo aprovechar la buena suerte: quieto y dominador el joven espada de la cantera, confirmò sus poderes (mental, físico y... vocal) . Una gran estocada fulminante al segundo le valió una petición minoritaria, pero un tercer trofeo. La corrida de Ana Romero, de extraordinaria presentación pero tan floja, decepcionó: cuantas genuflexiones, caídas.

Toros parados, aplomados....

 

Domingo tarde. Casi lleno. Sol y lluvia.¡¡¡ Los miuras !!!

La gente iba alegre a la plaza, si la corrida sola puede ofrecer el encuentro físico con la leyenda, gran parte salió decepcionada por los tercios de varas (13 encuentros) muy alejados a lo esperado, por la climatología, por yo que sé.

De extraordinaria presentación los Miuras, pero lamentablemente más violentos que fuertes, peligrosos con genio en general, no ofrecieron el espectáculo esperado con los caballos, pero la aptitud memorizar, a anticipar, a contrarrestar los planes de los hombres hasta los especialistas Padilla o Rafaelillo. Muchos aficionados decepcionados por el comportamiento del palco respeto a Mehdi Savalli , una sensaciòn de engaño: al final muchas y distintas desilusiones. Padilla y Savalli compartiendo o no los rehiletes ofrecieron los momentos más animados, más espectaculares de la tarde. Cuanto a Rafaelillo, premiado con el trofeo al mejor lidiador, ofreció unos rounds de boxeo de tipo Thaï a su primero, de muy mala leche.

J. J Padilla de oro y obispo. Ovaciòn, saludos desde el callejón

Rafaelillo de tablas y azabache. Bronca injusta, vuelta.

Mehdi Savalli, azul y oro. Vuelta, unos aplausos después de su enfrentamiento con Demandado, soltero nacido en 2004, de 590 ks.

Última actualización en Miércoles, 07 de Abril de 2010 21:17