TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

Panorama taurino de Colombia. Por Enrique Avilñan

Correo Imprimir PDF

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesitas activar JavaScript para poder verla

Cali, julio 6 de 2011

**En la opinión de Pepe Mata: “Dios, líbranos de Fray Becerro”

**Fedeculta: Una gran idea hecha realidad – Luis Garcés Garcés

 En la Opinión de Pepe Mata: “¡Dios líbranos de Fray Becerro!”

Publicado por José Mata el 6/7/2011

[José Mata] No acababa este lunes la emisión de Toros y Toreros cuando los mensajes comenzaron a llegarme en… facebook, twitter… celular y radio.

Todos estaban azorados, alarmados, porque no daban crédito que un matador de toros, que además se precie de ser artista de los ruedos, haya ido a la tribuna taurina en televisión más importante del país, a defender lo indefendible… ¡el becerro!

Sin embargo…sin embargo, así estaba ocurriendo, el torero Jesús Solórzano Pesado, hijo del ilustrísimo, Jesús Solórzano y Dávalos, había ido a defender al “toro” con 450 kilos.

Evidentemente, nunca habló ni de la edad ni del trapío, sólo toros con 450 kilos… nada agresivos de cornamenta “así de agradables”, que dejen estar, y eso, salvo mejor opinión, sólo puede ser un… becerro.

Por supuesto, que más azorado y alarmado estaba yo, que no daba crédito a lo que estaba viendo y escuchando, sin poder defender la grandeza del AUTÉNTICO TORO ÍNTEGRO.

Para el matador de toros en cuestión, resultaba inadmisible, o mejor dicho, incomprensible los TOROS que tienen que enfrentar los toreros en España, sobre todo en Madrid… exclamaba a los cuatro vientos cada vez que podía:

¡Esa no es la Fiesta!.

Lamentablemente… sí lamentablemente, el mensaje que estaba dando, era más para una reprobable devaluación sistemática de una Fiesta, que tiene y debe ser de grandeza, pero que se proponía mantenerla inmersa en la miseria.


Sí, a través del pequeñajo como centro del mero y vulgar divertimento, que por supuesto nada tiene que ver con el AUTÉNTICO TORO BRAVO, como parte fundamental de una expresión de grandeza espiritual, que trasciende a través de la insoslayable verdad que debe existir en todo lo que se sustente como arte.


Por ello, no podía creer lo que estaba ocurriendo, no era admisible para mis sentidos, ¿cómo una persona que además se ha convertido en una especie de misionero de Dios, que transmite la verdad divina estuviera festinando e impulsando la pequeñez de una Fiesta que debe ser de grandeza?


Si, de esa forma transmite la verdad de Dios… estarán más llenos los caminos al infierno, en eso estaba, cuando, en el twitter apareció: ramarod Rodolfo Ramírez Jesús Solórzano jugó con las palabras en #TorosyToreros promoviendo el becerrismo. Dios líbranos de Fray Becerro @PERIODISTAURINO @toroestoro


Era evidente que quienes aman en verdad a la Fiesta Brava, no podían ser partícipes de una perorata tan desgastada y nada creíble, en donde a la fuerza de la nada, se insistía en volver en el horizonte taurino mexicano, con el pequeñajo “agradable” de 450 kilos.


Entonces vinieron de inmediato una serie de cuestionamientos a las buenas conciencias:


¿Ese es el “toro” que va a reivindicar la Fiesta Mexicana? ¿Con ese “toro” a nuestros toreros se les puede considerarles como luminosos héroes y, además, realizar faenas épicas? Creo que no, porque además ese no es el camino, aunque haya cierta gente que defienda lo indefendible, el becerrismo, y lo peor la asfixiante mansedumbre y falta de casta en ese bovino… bobalicón.

 

Por otra parte, todas las plazas merecen seriedad y TODO el público sea de donde sea, merece sin lugar a dudas, tener y gozar un espectáculo digno, porque su dinero vale lo mismo en todas partes, pero sobre todo, vale más el respeto que se merece.

Todas estas ideas se arremolinaban sin cesar en mi mente, cuando de pronto el matador Solórzano exclamó:


¡Yo si puedo hablar de toros porque me he puesto delante de los toros, y el señor Mata no!”.


Esto significa que no sólo el señor Mata no puede hablar de toros, sino que nadie, sólo los que se hayan puesto en la cara de un TORO pueden hablar y ofrecer un juicio crítico, y por lo tanto, se tendrían que quedar vacías las plazas, bajo esa absurda, incongruente… SUBDESARROLLADA premisa, que habitualmente gente sin cultura ni conocimientos, vamos, sin un ápice de inteligencia podría esbozar, pero no ni nunca, un torero que además se asume como artista.


Jamás he escuchado que un artista de cualesquiera de las bellas artes, diga semejante pifia, porque de ser así, nadie podría opinar de nada si antes no se es pintor, sabe tocar piano, violín, etcétera, etcétera, etcétera.


Me vino entonces a la memoria, la espléndida crítica que hizo apenas hace un par de semanas, don Rodolfo Ramírez, en donde nos ofrece su atinado y extraordinariamente argumentado punto de vista, sobre un indulto inmerecido a un pequeñajo.

Bajo la desvirtuada premisa del matador Solórzano, no hubiera podido escribirla don Rodolfo, porque no ha toreado, y tendría que guardar silencio ante la corrupción que siempre anda deambulando en la Fiesta, tratándose de adueñar en definitiva de ella.

Entonces… ¿en dónde queda la inteligencia de todo ser humano que da sustento a su capacidad de discernimiento? ¿En dónde quedan todos esos conocimientos que se van aprendiendo, acrecentando al bagaje cultural y nutriendo a la experiencia?
De acuerdo al matador Solórzano… en la basura.


En fin, que por eso nuestra Fiesta está estancada, mientras existan pensamientos así que distorsionen la verdad, en nada ayudarán a devolverle su grandeza, sino por el contrario continuará anquilosada en un mal que ya es endémico y que se llama pequeñajo.

Porque, finalmente, me permito recordar, que para que exista el arte, debe haber verdad en quien lo crea, requisito indispensable, y esa verdad en la Fiesta Brava, está sustentada en el… TORO BRAVO, muy a pesar de lo que pueda decir mi estimado amigo, Jesús Solórzano Pesado.

 

**Fedeculta, una gran idea felizmente hecha realidad. Por Luís Garcés G. (Astauros)

 

Evidentemente, al fin se ha logrado concretar   una idea que se venia estudiando  desde hace algún  tiempo, en sentido de crear una Federación Taurina Nacional con los firmes  propósitos de defender la fiesta de los toros en nuestro país y trabajar  en todos los aspectos que conlleven a su defensa y engrandecimiento.

 

Como hemos dicho, felizmente su creación se ha concretado y ha quedado constituida una entidad bajo  el nombre de Federación Colombiana de Cultura Taurina “Fedeculta” cuyo lanzamiento oficial tuvo lugar en ceremonia sobria pero muy significativa, realizada recientemente  en las instalaciones del Hotel Radisson a la que asistieron personajes importantes  del mundo del toro, y presidida por el Concejo Superior que se ha conformado  y que preside el matador de toros Enrique Calvo “El Cali”, quien  ha  venido siendo una de los abanderados que defiende, con gran vehemencia, la idea y tiene todas las condiciones y méritos para, bajo su presidencia, encausarla ahora que se ha cristalizado y no dudamos que su gestión será acertada.

 

Dentro de los primeros propósitos y metas que se proponen lograr, esta  la de que se reconozca en Colombia la fiesta de los toros como patrimonio cultural inmaterial de la humanidad y que su reconocimiento sea llevado a la UNESCO para su confirmación, siguiendo los pasos de Francia país que es cuna de grandes  expresiones  culturales por ejemplo y para citar algo muy diciente, que posee con orgullo el famoso museo del Louvre y además en su importantísima universidad de La Sorbona,  precisamente,  el toreo ha sido acogido como cátedra cultural.

 

Desde luego, la tarea  para Fedeculta no será fácil. Por el contrario. Se presentara ardua para conseguir blindar la fiesta de los constantes embates de aquellos falsos apóstoles de la no violencia, los mal llamados defensores de los animales que en su doble moral nunca protestan por la carnicería y exterminio que se comete  con muchas especies inofensivas  del  mundo animal. Sin embargo, pesar de la lucha tenaz que  habrá que afrontar, con el concurso y apoyo principalmente de los que amamos la fiesta brava y de quienes están a su alrededor, tendremos que salir airosos  de esta dura tarea en pro del espectáculo de los toros.

 

Felicitaciones a los gestores de la idea y a quienes lograron que ella se cristalizara y hacemos nuestros votos por el éxito total de Fedeculta en la gestión que emprenden  sus directivos y que en consecuencia, viva por muchos años más, el maravilloso arte del toreo…