TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

MÉXICO. Entrevista con Diego Ventura, la revolución del rejoneo.

Correo Imprimir PDF

Octavio X. Lagunes. Ciudad de México. La Afición

El rejoneador triunfó en Mérida. El rejoneador que ya cortó un rabo en Mérida habló con La afición sobre lo que representa su debut en la Plaza México el domingo, con el listón tan en alto que ha dejado Pablo Hermoso de Mendoza.

Diego Ventura recibió a La afición con la sinceridad de los que han ganado a pulso lo que tienen y no necesitan posturas, actitudes ni antesalas. Tendrá un gran compromiso este domingo en el Coso de Insurgentes, sobre todo, con el antecedente de una gran figura que ha triunfado en la México durante una década como Pablo Hermoso de Mendoza. Así que saludamos y fuimos al toro.

Diego, ¿qué te trae a México?

“Es un país único con una gran afición. Mi pasión es rejonear. Quería venir desde hace tres años, pero no había tenido la oportunidad; gracias a Félix Cantú y Mónica Serrano, quienes al ofrecerme su rancho, logré hacerlo”.

¿Cómo llegaste al rejoneo?

“Mi padre era rejoneador y desde los cinco años jugaba a torear. A los nueve años toreé un becerro y a los 14 empecé a hacerme profesional. Nací en Portugal y a los tres meses me fui a vivir a Puebla del Río, cerca de Sevilla, por lo que me considero español”.

¿Has traído tu cuadra de caballos?

“Sí, he traído 20 caballos, inclusive tres o cuatro para debutarlos aquí. Desde España no salen aviones para transportarlos, así que tuve que enviarlos a Holanda por carretera en un viaje de tres días. Posteriormente viajaron por avión 12 horas más. El costo para traerlos es de siete mil euros cada uno, por ello hay que tener contratadas varias corridas”.

¿Qué opinas de la afición mexicana?

“Me ha encantado. Tengo la experiencia de haber toreado en toda España y ninguna afición es comparable con la emotividad que tiene este público”.

¿Cómo piensas abrirte espacio, si Pablo Hermoso de Mendoza tiene 10 años de figura en este país?

“Sin duda, Pablo se ha ganado ese sitio gracias a su esfuerzo. Puede él pensar que vine a hacerle daño, pero los toreros estamos para torear, cada uno en su sitio y su estilo. México es muy grande y aquí hay mucha afición y muchas plazas”.

¿Qué opinas de la negativa de Pablo Hermoso al no alternar con rejoneadores mexicanos?

“Existen varios rejoneadores en este país con el nivel para compartir carteles con los extranjeros y en ellos está el compromiso de esforzarse para crecerse. Yo no tengo inconveniente por hacerlo”.

¿Cuál es tu relación con Pablo?

“Sólo desearnos suerte cuando compartimos paseíllo. Por la crisis económica que está viviendo España, nos anuncian a los dos para llenar las plazas. Ambos toreamos ajustados y de frente; lo distinto es la edad y la personalidad, lo que hace que nuestro toreo se muestre diferente”.

¿Qué necesita un caballo para torear?

“Valentía. Los caballos se dominan por su jinete; mi caballo Morante es tan valiente que en la lidia tengo que contenerlo porque se crece de manera sorprendente frente a la cara del toro, llega a morder el testuz y los pitones con el inminente riesgo de ser herido”.

¿Qué tipo de toro se necesita para que luzca en el rejoneo?

“El mismo que se necesita para torear el de a pie. Que humille y tenga fijeza y repetición”.

¿Qué diferencia ves como rejoneador entre el toro español y el mexicano?

“El toro español es más agresivo; el mexicano tiene más cadencia y temple, desarrollando más rápido sentido. Aprende muy rápido y puede tener malas ideas”.