TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

César Rincón, en Colombia: "Nunca olvidaré mis raices"

Correo Imprimir PDF

Panorama Taurino de Colombia. Por Enrique Avilán.

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra robots de spam. Necesitas activar JavaScript para poder verla

Cali, diciembre 7 de 2010

Entrevista de Luis Garcés G. (Astauros).

Aprovechando  la asistencia  del maestro Cesar Rincón a un tentadero de la ganadería El Alisal, propiedad de Jorge “Coco” Molina, tuvimos oportunidad de realizar la siguiente entrevista, en la que destacamos la sencillez, amabilidad y forma humana  con la que se expreso:

P: Es muy placentero hablar con Vd. y le doy mi cordial bienvenida.

R: Muchas gracias. También para mi es un gran placer estar en este sitio con UD y otros aficionados, y, además, muy feliz de ver esta buena cantidad de niños que quieren ser toreros.

P: Bueno, usted ha estado en el  tentadero de esta ganadería y nos agradó inmensamente  observar aspectos muy positivos de parte suya al verle dar tan oportunas indicaciones a  estos jóvenes durante su labor de tentadores, contribuyendo con sus grandes conocimientos a orientarlos y desempeñarse mejor, indudablemente provechoso para su futuro como aspirantes a toreros.

R: Lo que ocurre es que yo creo que esto es cuestión de afición y por lo tanto yo lo hago con todo mi cariño y contando en esta ocasión con la generosidad de Don Jorge Molina que es el ganadero de este tentadero y como creo que es un hombre muy generoso, todos debemos aprovechar esta generosidad, intentando con ello que los muchachos que quieren ser toreros tengan las mejores posibilidades.

P: Justamente  me decía uno de los alumnos: “Como se podría catalogar   la bondad, la generosidad, el interés  y todos esos detalles hermosos que tiene el maestro Rincón, mostrados hoy con su buena guía que nos dio en este tentadero?”.

R: Muchas gracias. Me quedo sin palabras para responder  a los elogios de estos niños hacia mí. Yo creo, para mi manera de ver, que lo único que puedo decir, es que nunca olvidare mis raíces y precisamente esas raíces fueron andar detrás esperando en qué momento me daban una oportunidad de estar en un tentadero y de torear al lado de figuras del toreo. Entonces creo que no estoy haciendo nada anormal, todo lo contrario, es el cariño, mi forma de ser desde que era un niño y creo que estos principios se los debo a mi papa y mi mama...

P: Usted está ahora en el terreno de la ganadería de reses bravas, ayudando, apoyando a los nuevos ganaderos, como es el caso del Sr. Molina, pero dígame como se siente ahora en su condición de ganadero, si añora sus tiempos triunfales  de torero o si se siente mejor actualmente en el terreno de ganadero?.

R: Yo creo que todo en la vida tiene sus etapas y lo que si pienso es que en estos momentos la ganadería es la prolongación de mi vida alrededor de esta pasión por el mundo del toro. Si yo no la tuviera,  pienso que sentiría que algo me faltaba en mi vida. A Dios gracias la tengo y quiera Dios que  pueda continuar en  la labor de sostenerla  a pesar de que es muy difícil y sin embargo le ruego a Dios aunque realmente sea algo bastante complicado y por cierto nada rentable, por consiguiente hay que hacer grandes esfuerzos para su sostenimiento. Pero lo bonito que hay que resaltar es que, bendito sea Dios, tengo la ganadería de lidia y, como dije antes, es la prolongación de mi vida alrededor del toro y que lindo poder compartirla con mis amigos y justamente uno de mis grandes amigos que puedo decir ha sido de toda mi vida, es  Jorge Molina. Además, hay algo muy bonito es que no nos conocimos ayer sino que ha sido una amistad antigua, de muchos años. Nos conocimos en la casa del Dr. Ernesto González  Caicedo, un gran ejemplo de afición para todos,  de quien hemos aprendido muchas cosas. También conocí no solo a Jorge Molina sino también una familia que gira alrededor del toro, los Gonzáles Caicedo Rincón, Don Antonio, Antonio hijo,  Mauricio y su prima Maria Fernanda. Entonces todo esto nos llena de gran satisfacción al ver que nuestra amistad no es efímera, sino algo arraigada y que llena de alegría.

P: Maestro, usted aparte de su apoyo indirecto a los ganaderos, con sus sabios consejos, tengo entendido que con Jorge Molina  hay algo mas que una ayuda desinteresada sino que existe cierta sociedad según algo que pude oírle a él, lo que pareció algo interesante y lo registraba muy complacido pues seria una estupenda sociedad que le abriría un promisorio horizonte a esta nueva ganadería, si tenemos en cuenta sus enormes conocimientos en esta materia.}

R: No, (aquí cierta risa), no le abro ningún horizonte a don Jorge, porque la ganadería de lidia es algo que, como dice la palabra, es una verdadera lidia. Aquí lo único que compartimos es la amistad y el cariño. Nada más. Luego las cosas se irán dando de una u otra forma. Desde luego, que siendo una sociedad de amistad, no existe ningún papel, ningún documento en otro sentido diferente, porque lo repito, la sociedad es de solo cariño sin interés económico alguno, solamente el interés de mantener viva nuestra afición.

P: Maestro Rincón, con sinceridad le digo que yo lo conozco desde hace mucho tiempo y he tenido diferentes ocasiones de entrevistarle  y tengo registradas algunas de esas gratas  entrevistas. Como también recuerdo gratamente, la vez que lo vi torear por primera vez cuando era apenas un niño, en Cañaveralejo, luciendo un traje Rosa pálido con cabos negros y tuve el acierto en esa ocasión de vaticinar que Vd. llegaría a ser figura, sin pretensiones de vidente, sino simplemente por las condiciones excelsas que le aprecie desde  entonces. Desde esa época le vengo siguiendo su carrera y en realidad Ud. tiene grandes meritos en la fiesta de los toros y la verdad es que deseo que viva largos años para bien de de esta fiesta.

R: Muchísimas gracias. Que así sea y que podamos continuar abonando el terreno de nuestra fiesta brava, colocando nuestro granito de arena, por lo menos para que se mantenga, que si logramos mantenerla es ya  un gran paso.

P: Lo veo muy pendiente de su hijo, muy encariñado a él, lo que me parece  bien y natural, pero quiero preguntarle ¿si le gustaría que fuera torero y siguiera sus pasos?

R: No, primero que todo, él tampoco quiere  y menos mal que no lo desea y repito, yo tampoco, pero no me opondría si en algún momento pensara serlo. Ser torero requiere muchos sacrificios y es muy duro llegar a ser figura. Es un camino largo y bastante  duro. Entonces, como hoy DIA  los niños tienen oportunidades de ir a colegios y universidades y seguir carreras importantes, pueden ayudarle a uno en muchas otras actividades.

Muy inteligente su respuesta y finalmente quiero repetirle mis sinceros deseos porque Dios lo conserve por mucho tiempo, ya que Ud. es un gran baluarte del bello arte del toreo.

R: Muchísimas, muchísimas gracias.