TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

BILBAO. Los "Timbales" de Paco Cerezo.

Correo Imprimir PDF

TIMBALES

Un respeto para la Fiesta.

El máximo respeto por la tradicional y más internacional de las fiestas.

Sí hombre, sí.

Un espectáculo tan bello no merece la cantidad de embates que recibe.

Digo esto a tenor de una corrida (yo diría un simulacro), celebrada en Palos de la Frontera, bautizada como "corrida pinzoniana".

Si levantasen la cabeza los hermanos pinzones, volvían a la tumba del susto. ¡Que espanto!

Las chirigotas de Cádiz quedan en pañales ante esta broma de mal gusto.

En el país existe una gran tendencia al disfraz y queda patente a la menor ocasión habida.

En la localidad huelvana hasta el presidente lució disfraz.

También las reses a lidiar iban disfrazadas de toros.

Eran más bacaladas de canto con un simulacro pitonudo de un romo absoluto.

Ast´-gordos, asti-cortos, asti-mochos...

El peonaje vestido de marinero de la época y los presuntos matadores con un trajecito más apañado para diferenciar oficiales de marinería.

Incluso elegante el vestido de Oliva Soto, muy recargado en oros, tan tradicional en la etnia gitana.

El gitanito de Camas parecía el Conde-Duque de Olivares.

Sobre todo, comparandolos con los vestidos de Rivera Ordoñez y José Doblado, torero local.

Soldados con yelmo y armadura entre barreras...

Un auténtico disparate.

Si clamamos contra las goyescas, salvo en un par de ocasiones, como pueden ser Madrid y Ronda, , esta pinzoniana colma el cáliz del aguante.

No se debe maltratar tan despiadadamente la Fiesta de los Toros.

Que un espectáculo donde un hombre se juega la vida, sea tomado a chacota, es lamentable a todas luces.

Hay que devolver la seriedad a la Fiesta, y no ponerla en más aprietos, que bastante tiene con mantener el tipo para que le vengan con estas mojigangas. Hasta los cielos se cabrearon, descargando un monumental aguacero.

Para torear existen dos tipos de vestidos, y muy apropiados.

El de luces en la plaza y el traje corto en el campo, o, en su defecto, en festivales.

Solo faltaba ya la corrida a la bilbaina, camisa blanca y pantalón de mil rayas...

Como para echar a correr.

---------------------------------ooo--------------------------------