TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

EL APARTADO. Por "Barquerito": LA PENÚLTIMA

Correo Imprimir PDF

8ª de las Corridas Generales

Toros de Fuente Ymbro para Finito de Córdoba, Juan Leal y José Garrido

Dos años lleva Fuente Ymbro sin venir a Bilbao. La ganadería es tan  larga que en un mismo curso puede servir dos o tres corridas para Madrid, una para Sevilla, otra para Pamplona con sobrero de regalo y…

No solo corridas de toros, porque al ganadero instintivo, caso de Ricardo Gallardo, le conviene jugar novilladas que son bancos de prueba y cajas de sorpresas. No solo de su sufrida vocación viven los criadores. Hay que sanear cuentas. Los precios del cuidado, saneamiento y alimentación de un toro de lidia, uno de Bilbao, por ejemplo, se han disparado. Pero las corridas se siguen vendiendo a precios impropios. Como artículos de saldo.

De todos los ganaderos de primer nivel, Gallardo es el único que por sistema viene lidiando en Madrid tres novilladas por temporada. Y no menos de dos corridas al año en las Ventas también. Bilbao, Pamplona y, en sus inicios, los concursos internacionales de novilleros de San Sebastián fueron plazas con sello toro del Norte decisivas en el lanzamiento de la ganadería. Y, luego y casi a la vez, el circuito francés abierto a los encastes Domecq y las plazas de Levante, donde Fuente Ymbro celebró los primeros de los muchos indultos de su expediente.

Sangre de Jandilla de primera mano, porque Fuente Ymbro se formó en 1996 con una parte sustancial de la ganadería que se vendió entonces. La corrida de este año en Sevilla fue extraordinaria. Y si repite en esta reaparición de Bilbao, habrá que seguir hablando de una semana de toros de alto promedio y conquistas del llamado encaste Domecq.

Un cartel insólito. La calidad exquisita del torero más formalista del escalafón, Juan Serrano, Finito de Córdoba, que es, además, el torero de la casa, de Fuente Ymbro. La ambición rampante y el valor seco y sereno del arlesiano Juan Leal, al asalto del trono vacante de la Francia taurina; y un extremeño racial, José Garrido, que un año salvó del naufragio una que iba para semana trágica de Bilbao.