TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

EL APARTADO. Por "Barquerito": UN CHASCO

Correo Imprimir PDF

6ª de las Corridas Generales

Toros de Garcigrande para Ponce, El Juli y Luis David Adame

Los dos grandes reclamos de Bilbao tenían nombre y apellidos: Andrés Roca Rey y Pablo Aguado, quien, tras cautivar en Sevilla y en Madrid, salió en primavera con cartel de torero del año nuevo. Roca Rey llevaba en el machito dos temporadas. Gobernando y mandando. Dos toreros novedad, tan distintos entre sí, y de los demás. ¿Roca torero de masas? Sin duda. Y en el mejor sentido de la palabra. Y en ese sentido, pero referido a sus larvas, Pablo Aguado, que estaba anunciado en la fecha mayor de las Corridas Generales. Hoy jueves.

Ni Roca, de cuya misteriosa lesión no se sabe en claro nada, ni Aguado, que está cobrando demasiado. Cobrar, en taurino, es tanto como salir zurrado y herido. No ha dejado de cobrar desde que empezó a firmar las sustituciones de Roca Rey, que han sido muchas, y más que serán. Los cabales aceptaron las dos de Roca Rey en Bilbao. La de El Juli, que se cumplió ayer, y la de Cayetano mañana viernes, que se justificará en taquilla sobradamente. Un incorregible hermetismo no consentirá averiguar las cifras de asistencia en esas dos sustituciones sobrevenidas tan inoportunas.

Los carteles de Bilbao solían cerrarse en julio y en Pamplona. La última tarde de sanfermines. Hasta que dejó un día de ser así. Dos tardes de Roca en el aire. La caída de Aguado ha sido más accidental que la de Roca Rey. O menos accidentada. También los partes médicos de toreros tienen por norma ser opacos. Por preservar la intimidad. O no. Conclusión amarga: ni Roca ni Aguado en Bilbao. Ni el agua torrentera, Roca Rey, el rayo que no cesa. Ni el fresco surtir de fuente nueva: Pablo Aguado. Un chasco.

Toca hablar de los que vienen, pero Ponce y El Juli llevan tantos años en el tajo que sobran las palabras. La cosa es que el menor de los hermanos Adame, Luis David, justifique la sustitución de Pablo Aguado. Que no ha caído ni bien ni mal. Es que ni ha caído. Y eso es lo grave. La corrida, de Garcigrande, tiene que embestir. Sí o sí.