TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

MADRID. Crónica de Barquerito: "Tomás Rufo, candidato para la final"

Correo Imprimir PDF

En la tercera prueba del certamen de novilleros de verano, llaman la atención el celo, la afición y el tirón del torero de Talavera de la Reina, muy arropado por gente de su tierra

Madrid, 19 jul. (COLPISA, Barquerito)

Jueves, 18 de julio de 2019. Madrid. 49º festejo de temporada. Nocturna. 3ª del Certamen de novilleros. Bochorno. 8.490 Almas. Dos horas y veinte minutos de función. Cuatro novillos de “José Cruz” (Rafael Cruz) y dos sobreros -1º tris y 4º- de Casa de los Toreros (Juan Pedro Domecq Bohórquez). Emilio Silvera, división al saludar y silencio tras un aviso. Alfonso Ortiz, saludos y silencio. Tomás Rufo, una oreja y palmas tras un aviso. Silvera y Rufo, de Huelva y Talavera de la Reina (Toledo), nuevos en esta plaza. Picó muy bien Juan Charcos al cuarto. Competente como siempre Miguel Martín en brega, colocación y banderillas.

ANTES DE VARAS se derrumbó el primer novillo de José Cruz, que había correteado y galopado, y descolgado y repetido sin desmayo, y también patinado una vez. Gacho y astifino, hechuras de embestir. Fue devuelto, se corrió turno y saltó de primero bis el cuarto de sorteo, armado por delante, cuajo y trapío más de cuatreño que de utrero. Toro de muchos pies, suelto, peleón en un primer puyazo del que salió pegado y claudicante. Después de un mero picotazo segundo, cayó como fulminado por el rayo. Y lo devolvieron también.

 

A los dos novillos, mientras se movieron con alegría, les dio con el capote Emilio Silvera trato de muy fácil oficio. El primero tris, primero de los dos sobreros de Casa de los Toreros, el que fue segundo hierro de Martelilla (antes Marqués de Domecq), sacó las hechuras del juampedro pechugón, rellenito y redondo, y, con las hechuras, boyante nobleza pero la resistencia justa. Como muletero volvió a acreditar Silvera su oficio y su rodaje, pero sus limitaciones también. Por la diestra, tres tandas despegadas y rehiladas, compuestas por fuera; por la izquierda, una sola en línea y desplazando el viaje. En la sexta tanda se paró el toro y pidió la cuenta. Un espadazo en los blandos y una entera. Un aviso.

Tres cuartos de hora de festejo cuando asomó el segundo de sorteo, pero ya tercero del sexteto de José Cruz. La incógnita de si correría la misma suerte de los dos primeros tardó en despejarse. Indicios de fragilidad, un volatín completo con batacazo en el remate de un quite de Tomás Rufo, pero se tuvo el toro en pie y, antes de venirse abajo al cabo de veintitantos viajes, dio juego. Colorado, calcetero, culata mayúscula.

De los tres de terna en esta tercera prueba del certamen de novilleros de verano, el único que ya había debutado en las Ventas, el pasado mayo, era Alfonso Ortiz, de Tielmes, sudeste de Madrid. Solo dieciocho años y apenas una temporada con picadores, pero un expediente tupido. Sumó treinta y tres festejos solo el curso pasado. Muy evidente la experiencia –el sitio, la colocación- pero no suficiente. Una excelente tanda embraguetada en redondo, pero solo una. Cites a la voz con la izquierda, pausas y paseos, parsimonia, figura forzada. Una entera ladeada.

Por supuesta falta de trapío fue protestado de salida un tercero de raras hechuras: alto, sacudido y estrecho, y muy astifino. El más ligero del envío, 467 kilos que movió con prontitud y desigual ritmo –las embestidas a veces culebreras-, mucha entrega, gasolina, descolgado, humillando, protestado cuando enganchaba engaño. Toro de emoción. Y de emoción acorde la faena del talaverano Tomás Rufo, que debutaba en las Ventas, y se probó capaz. Firme, graciosa solemnidad en el toreo a pies juntos, arrojo, buen toreo de brazos aunque sufriera, además, de enganchones sueltos, un desarme. Seguridad y riesgo. Faena caliente. Los paisanos de Talavera, numerosos en tendidos bajos de sombra, le hicieron eco festivo. Una estocada atacando por derecho. Salió de la reunión el toro herido de muerte. El torero, lastimado en el hombro derecho. Una oreja en la mano izquierda, una vuelta feliz y a la enfermería hasta soltarse el sexto.

El segundo de los dos sobreros de Casa de los Toreros, brochito y lindo, bien picado por Juan Charcos, se apagó enseguida. La faena de Silvera, encima, al hilo del pitón y perdiendo pasos, no prosperó. Dos pinchazos, dos descabellos. El quinto, a solo dos meses de cumplir edad, fue el más ofensivo y serio del sexteto. De salida, aire de corrido en el campo –como los dos primeros- y, luego, a toro ya asentado pero revoltoso, un punto defensivo, una faena de Ortiz de muchos latigazos, tirones y visible desconfianza. A las once de la noche se soltó un sexto engatillado y cuajado, el mejor hecho de todos los vistos. El de mejor son de los cuatro de Cruz muertos a espada. Por las dos manos. No redondeó Tomás Rufo, sorprendido en algunos trances –un feo desarme con salida a la carrera-, celoso y valeroso, vertical y firme pero sin la cabeza fría, que es lo que ocasión demandaba.

Postdata para los íntimos.- A un historiador aficionado y devoto del cine le he escuchado contar a la hora del café cosas singulares sobre la época en que la provincia de Madrid sirvió de escenario natural para rodajes cinematográficos de rango. La trilogía de Sergio Leone y sus westerns de secano, por ejemplo. Cuando Clint Eastwood era "un hombre sin nombre" y quién iba a imaginarse su destino estelar. No me he quedado con el nombre del historiador -atento conversador, humilde, preparadísimo- pero buscaré el libro en cuanto remita el calor, dicen que el miércoles que viene.
En "El ciudadano García", el magazine de las 3 de la tarde en Radio Nacional, se suceden los personajes más inesperados. Sin pedantería, sin doctrina. Muy fácil de escuchar, siempre entretenida compañía. Y este regalo de hace un rato, con excursiones por casi toda la provincia, que tiene mucho de bella desconocida. La vega del Tajuña es en verano un implacable horno. En invierno te hielas. Ese punto radical es excelente para algunos cultivos. Los melones de Villaconejos, por ejemplo, que en tiempos se vendían en bastos puestos entoldados dispersos por toda la ciudad. Con derecho a cala y cata: el melonero hendía la navaja en la piel de sapo del melón y cortaba a saque una tajadita mínima con sus pipas y sus dulces rebabas. La dulzura de ese melón del país me parece única.
Un verano ya remoto vendí melones y aprendí a calarlos, y a darles los golpes de rigor para averiguar si son o no pepinos. Pepino se llama al melón amargo o insípido, que suele ser de carne más tersa. No lo tiréis. Hace buenas ensaladas de verano. Y cócteles. En el Rodero de Pamplona lo comí en puré la pasada semana. Puré que acompañaba una sopa de tomate indescriptible. Oh, papilas, papilas...! Oh, Rodero, Rodero...y sus gentiles damas!
Leí en el programa de las Ventas que uno de los novilleros de anoche era natural de Tielmes, uno de los pueblos del Tajuña y las Vegas. No el más rico, ni siquiera en productos de la tierra, pero sí el de más restos romanos. Estuve hace dos inviernos de viajante sin rumbo. El paisaje es duro. Nada que ver con el más ameno de la vecina Carabaña o de Morata, tan arbolada. Tengo entendido que en Tielmes pasaban el invierno las troupes de los circos con sus fieras domadas y de los spectáculos cómico taurinos, vulgo charlotadas. Pasarían mucho frío. No los osos de gitano y pandereta.
En cuanto al agua de Carabaña, embotellada con tapón de émbolo, y no sé si de pozo o de río -el Tajuña-, tal vez siga bebiéndose como purgante. Pero quién va a purgarse en esta época... Lavar el estomago fue remedio mayor de la medicina preventiva, Y, si no, ¿por qué los balnearios románticos de la Europa central? Ni idea.
Aunque suene raro, el Tajuña no rinde aguas al Tajo sino al Jarama y por Titulcia, a dos pasos de los melonares de Villaconejos. El Jarama, nacido en el Guadarrama, es río famoso. El Tajuña, casi nada. Baja desde las heladas serranías donde lindan Guadalajara y Teruel, cruza con pobre caudal la Alcarria -es el río de Brihuega, por ejemplo. y solo anima a los regantes al llegar a la zona purgante. Aquí no llegó tanto el cine como a otros pueblos

 

Última actualización en Viernes, 19 de Julio de 2019 18:29