TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

PAMPLONA. San Fermín. Crónica previa de Barquerito: "San Fermín, feria fiable, balsámica y fiera"

Correo Imprimir PDF

Ocho ganaderías de cuatro encastes distintos, el gancho del debut de Pablo Aguado, el asiento de Roca Rey como indiscutible mandón. Presencia notoria pero dispar de toreros de tres generaciones.

Pamplona, 3 jul. (COLPISA, Barquerito)

EL ABONO DE SAN FERMIN es en rigor una feria abierta: ocho corridas de toros en terna, veintitrés matadores para veinticuatro puestos. La mitad de ellos, para toreros de alternativa anterior a 2007, y siete de esas plazas, un tercio del total, para espadas que ya la habían tomado el año 2000. El relevo, lastrado y sutil. Las ferias abiertas son proclives a cambios y mudanzas, pero en Pamplona rige la ley de la estabilidad. En 2018, por primera vez en la historia de la Feria del Toro se repitió íntegro de un año para otro el elenco de ganaderías.

De aquellas ocho del insólito bienio, siete vuelven ahora al concurso de San Fermín, que mantiene intactas sus dos exigencias indispensables. Primero, un imponente trapío, caras muy ofensivas, cuajo, músculo, promedios fijos en torno a los 580 kilos. Y segundo, resistencia, porque el llamado toro de Pamplona, que se apalabra y ajusta con siete meses de antelación, se contrata para dos funciones: el encierro de las ocho de la mañana y la corrida de las seis y media de la tarde.

 

Carrera y corrida por el mismo precio. Sin contar el manifiesto o exhibición al público de los toros en los corrales del Gas y, durante los ocho días de corrida, el apartado y enchiquerado a mediodía en la plaza, convertidos en una fiesta singular que rinde homenaje al toro, al ganadero y al mayoral de turno.

Los siete hierros de repetición en 2019 corresponden a cinco encastes diferentes: Miura, encaste propio; Puerto de San Lorenzo, procedencia Conde de la Corte-Atanasio Fernández; José Escolar, encaste Albaserrada-Saltillo; Cebada Gago, procedencia Núñez; y Jandilla, Victoriano de Rio y Núñez del Cuvillo, encuadrados en el llamado encaste Domecq. La única novedad en la edición inminente es una ganadería, La Palmosilla, creada a partir de una base matriz de Núñez del Cuvillo. Los toros de línea Domecq, como viene sucediendo indefectiblemente desde el año 2000, son mayoría en una feria con etiqueta y crédito toristas.

El crédito no hace distinción entre encastes, pero los que se ponen delante de los toros, sí. Entrar en los carteles de cualquiera de las cuatro corridas de sangres Domecq se tiene por alivio relativo, según la teoría de la bravura previsible. Figurar en cualquiera de los otros cuatro carteles se toma por operación de riesgo. Graduando de menos a más la dificultad o el riesgo, podría ordenarse en 2019 el cuadro de la siguiente manera: Puerto de San Lorenzo, que dio el año pasado el toro más completo de la feria, Cebada Gago, José Escolar y Miura.

Para sopesar la bolsa de valores, en Pamplona basta un recuento de quienes han toreado el cupo de ganaderías Domecq en los últimos tres años: Al copo, Roca Rey, anunciado en seis bazas, aunque por cogida tuviera que renunciar en 2017 a una de ellas; y, luego, en un mínimo de dos o tres bazas, toreros que solo se han anunciado en sanfermines con toros domecq: Padilla, Ferrera, El Juli, Castella, Perera, Talavante, López Simón y Ginés Marín.

La joven terna de la ganadería debutante, y por tanto incógnita, de La Palmosilla –José Garrido y dos debutantes, Luis David Adame y Javier Marín- se estrena este año en un cartel Domecq. De las nueve plazas de verdad codiciadas en 2019 –las corridas de Jandilla, Victoriano del Río y Núñez del Cuvillo-, dos se las ha reservado y elegido Roca Rey. Diego Urdiales, Ferrera, El Juli, Castella, Perera y Cayetano, todos ellos de la generación de alternativas anteriores a 2007, ocupan seis de las siete restantes. La última se ha destinado a Pablo Aguado, que, de los cuatro debutantes en San Fermín, es el más esperado porque llega a Pamplona con el aura de su consagración de primavera en Sevilla, completa, y no tan completa pero igual de convincente en Madrid.

El trasvase de Domecq a otros aires ha afectado a dos de los llamados toreros emergentes: López Simón y Ginés Marín, que venían siendo fijos en el reparto de premios y han entrado ahora en la corrida de Puerto de San Lorenzo en la tarde del 7 de julio, la telonera pero la más propia y eufórica de la octava entera. Paco Ureña y David de Miranda, triunfadores en San Isidro, renunciaron a San Fermín por no encontrar acomodo en las tres corridas mayores, que se jugarán en miércoles, jueves y viernes, fechas de lujo.

Dos de los toreros que en los últimos sanfermines ganaron fama y prestigio, Emilio de Justo y Octavio Chacón, han cambiado de destino: Chacón ha pasado de Cebada a  Miura; De Justo, de Escolar a Puerto de San Lorenzo. Hay, además, dos trasvases en sentido inverso: Rubén Pinar ha salido de Miura para recalar en Cebada Gago; Pepe Moral ha pasado de Miura  a Escolar. Solo son tres los que, excluidos de Domecq, repiten en Pamplona ganadería: Javier Castaño, con la de Escolar; Juan del Álamo, con la de Cebada Gago; y Rafaelillo, con la de Miura, que viene matando sin temblar hace una década. La repesca de Fernando Robleño y Manuel Escribano, por méritos propios, presta categoría a dos de las corridas que se esperan duras, las de Escolar y Cebada.

De manera que los corrimientos de toreros han sido, comparado con el de ganaderías, un pequeño terremoto. Ajenos a todo eso, los dos festejos del prólogo ya obligado de San Fermín: la novillada nocturna del día 4 –reses de Pincha, encaste Domecq, vacada afincada en Lodosa, ganadería local por tanto- y la de rejones del día del chupinazo, gobernada por la figura de Pablo Hermoso de Mendoza y los toros de la familia Capea.

El abono se ha vendido íntegro, se anuncia una semana calurosa pero no tórrida, los hoteleros lamentan la proliferación del turismo de apartamentos pirata, y el cambio de signo político del Ayuntamiento de Pamplona y el endemoniado laberinto político en torno al nuevo gobierno de la Comunidad Foral presagian alguna tormenta. San Fermín, balsámico, puede con todo.

Postdata para los íntimos.- Ya me pica en las orejas la música del maestro Turrillas, que en gloria esté. Mañana dormiré en Navarra. N sé si podré esta noche conciliar el sueño- Hace mucho calor. Una ola de bochorno. Anteayer se fundieron los plomos de una catenaria en la estación de Olite y tuvieron que trasladar a los viajeros de Madrid a Pamplona en autobuses llenos de calor. Si en Pamplona son 30 grados, en el autobús de Olite, treinta y cinco. Y así sucesivamente. Dan cierzo para un par de tardes de San Fermín, pero quién se fía... Tormentoso Pirineo. La lana, a no ser de Cachemira, aumenta el peso de las maletas. El algodón lo aligera. ¡Un abanico!

 

Última actualización en Sábado, 06 de Julio de 2019 12:50