TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

PAMPLONA. Feria de San Fermín. Crónica de Barquerito: "Diego San Román, revelación y conquista"

Correo Imprimir PDF

Rompe a embestir un excelente novillo domecq de José Antonio Baigorri –hierro de Pincha- y el novillero queretano prueba su valor, su  talento y su capacidad,

Pamplona, 5 jul. (COLPISA, Barquerito)

Viernes, 5 de julio de 2019. Pamplona. 1ª de San Fermín. Nocturna. Bochorno. 7.500 almas. Dos horas y cuarto de función. Seis novillos de Ganadería de Pincha (José Antonio Baigorri). El tercero, Ofuscado, 440 kilos, premiado con la vuelta al ruedo. Francisco de Manuel, ovación y silencio tras un aviso. Antonio Grande, ovación en los dos. Diego San Román, dos orejas y ovación, paseado a hombros. Tito Sandoval cobró con el tercero dos magistrales puyazos. Roberto Jarocho prendió al quinto dos impecables pares. Trabajaron bien Raúl Ruiz, Juan Carlos Rey y Juan José Trujillo.

EN EL PRIMERO DE los dos preámbulos taurinos de San Fermín saltó un novillo muy completo. Tercero de corrida. Pronto, fijo, bravo en el caballo. Alegre y entregado después de picado por Tito Sandoval con acierto y gran estilo. Descolgado, humillado y repetidor. Bravo, por tanto, de principio a fin. A todas esas calidades de fondo se sumaron las de forma, que hicieron bueno el principio de que las hechuras no engañan. O no suelen hacerlo, Este fue el caso.

Un toro astifino, de afilado hocico, remate armónico. Aire de plaza de primera. Se llamaba Ofuscado. Sangre y encaste Domecq –muy visible la línea Juan Pedro vía Gerardo Ortega- y, además, de un ganadero del país, José Antonio Baigorri, de la fértil Lodosa, en la muy torera y torista Ribera navarra del Ebro. Baigorri y su hierro de Pincha, que es su apodo y, de paso, su fama como provisor de vacas y machos de distinta condición para festejos populares.

Hace un año, y en esta misma fecha prólogo, Baigorri debutó en la Feria del Toro con un lote de mucha movilidad, sin el escaparate ni los poderes del de la repetición. No hubo entonces un solo novillo emparentado con este otro tan de premio. Ni entonces ni ahora, pero el promedio de la corrida de regreso fue, no sin sus desigualdades, bastante mejor. Un primero áspero y hasta bronco al descomponerse. Un segundo que barbeó de salida tablas y pegó muchos tornillazos en prueba de genio. El tercero acabó siendo un acontecimiento: vuelta en el arrastre muy celebrada.

Puede que el serio y cuajado cuarto fuera de familia próxima al campeón de la noche, pero no tuvo fortuna en la pelea del caballo ni se empleó con la franqueza del tercero, Codicioso pero justo de fuerzas, noble, vino a poner al ganadero y su corrida en el fiel de la balanza. La gente vivió la novillada a favor de obra, y esos dos toros, tercero y cuarto, fueron razón de peso. El quinto, de buena condición, pareció lesionarse de manos, las perdió en frágiles apoyos unas cuantas veces y, de no ser por eso, habría entrado en el podio del terceto bueno. El sexto salió muy quebrado del caballo después de meter los riñones en dos severas varas. Una faena de Diego San Román muy exigente, al ataque y sin tregua resultó nociva: el toro se acabó frenando y revolviendo, y se puso andarín antes de venirse abajo y pedir la cuenta.

Para entonces, por lo demás, la fiesta llevaba impreso el nombre del mexicano Diego San Román, de Querétaro, el secreto a voces de su escalafón, donde se ha abierto paso a sangre y fuego. Lo llevan muy castigado los toros desde su aparición hace apenas un año en plazas españolas y francesas, pero en todas ha dejado huella. No le ha hecho mella ningún percance, sino todo lo contrario: parecen haberlo forjado, acerado y pulido.

Sin el concurso de Diego cuesta adivinar cuál habría sido el destino del gran tercer novillo, que se arrastró sin las orejas y, sobre todo, se llevó puesta una faena de rotunda seguridad, sentido del temple y del compás, ritmo del bueno, ajuste, dibujo y firmeza raras de ver en toreros noveles, un poder y querer mucho. Y sentido de la escena para no dejar invadir la faena de tiempos muertos ni gestos para la galería. Seriedad, por tanto. Rigor. Lo mismo en el toreo en línea que en el enroscado. Incluso en los alardes del toreo cambiado por la espalda que Diego tuvo el criterio de coser con el natural y el de pecho en versión heterodoxa del tres en uno.

Entre esas dos docenas de muletazos bien cobrados, la guinda fue un molinete floreado, de cartel de Ruano Llopis, engarzado con un natural traído adentro con carísimo dibujo. Y al momento una estocada hasta las péndolas. El triunfo, incontestable, fue sonado. Parecido al de la presentación de Roca Rey en la novillada de los sanfermines de 2015. Trajo, además, la evocación de un novillero paisano, Octavio García, El Payo, que en su única comparecencia en Pamplona dejó gratísimo recuerdo. Y todavía se le espera. Por su calidad. Diego resolvió con el sexto sin apurarse, hasta pretendió torear de frente antes de la igualada, pero ya habían dado las diez de la noche pasadas. La iluminación de la plaza de Pamplona es inmejorable. Pero pesaba la piedra de los asientos, el bochorno castigaba y no era cosa de comparar un trabajo con otro.

Sin la frescura ni la fortuna de hace un año, Francisco de Manuel, que repetía en la novillada de Pamplona –todo un honor- solo pudo guerrear con el primero, que embustió a golpes, cabeceando y rebrincado. A última hora se tragó por la mano izquierda algún lindo muletazo de costado bien tirado. Con el cuarto pecó de torear por fuera y a veces muy encima. Un error de colocación, un hueco mal abierto, le costó una fea voltereta sin consecuencia. Con ninguno de los dos de lote pudo lucir su notable estilo con el capote. A los dos los tumbó de excelentes estocadas. La primera de ellas, al tercer intento.

Con el lote menos propicio –el genio distraído y violento del segundo, que se metía por debajo y por detrás, y la flojera del quinto, que se iba se manos- cumplió con refinada entrega el salmantino Antonio Grande, resuelto y hasta crecido, apuntes buenos de capa, seriedad formal, una primera estocada excelente, una segunda bien cobrada pero caída y una visible gana de ser. Por la forma de pisar plaza y de estar.

Postdata para los íntimos.- En días de bochorno revuelto se dice en la Pamplona rural que sopla "el aire redondo". Si el viento llega de Tafalla, viento solano, que es de castigo y nadie lo quiere. De otros vientos, en días venideros. Tengo un vecino meteorólogo descendiente de agricultores. Sabe de lo que habla. Falta menos de un cuarto de hora para el cohete y la tierra tiembla. Estertor inexplicable. Pasan los años y cada vez lo entiendo menos. Es que soy parte de él.

Otros vecinos de la grada se iban esta mañana a una boda en Calahorra. ¡Con este calor casarse en Calahorra...! "¿Y dónde se  celebra?" En Chez Nino, que me recomiendan. Abundantísimo, más vale que sobre, y no dejan ni que sobre. Los riojanos necesitan saciarse. Será vestigio de los años da la filoxera..Vi esta mañana cómo se ponían de magras con tomate y huevos fritos varias cuadrillas. Y rebañando con pan. Y vino.

Última actualización en Sábado, 06 de Julio de 2019 12:43