TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

SEVILLA. Crónica de Barquerito: "Emilio de Justo entra en Sevilla"

Correo Imprimir PDF

Una faena tan rica en méritos y logros como sembrada de natural torería

El torero cacereño se hace admirar de verdad

Corrida bella, encastada y variada de Victorino

Sevilla, 4 may. (COLPISA, Barquerito)

Sábado, 4 de mayo de 2019. Sevilla. 4ª de feria. Primaveral, algo ventoso. Casi lleno. 12.000 almas. Dos horas y tres cuartos de función. Toros de Víctorino Martín..Antonio Ferrera, saludos y una oreja. Manuel Escribano, aplausos tras un aviso y leve división. Emilio de Justo, gran ovación tras un aviso y saludos tras un aviso. Antonio Prieto picó muy bien al primero. Abraham Neiro hizo a Escribano un quite providencial. Fernando Sánchez prendió un soberbio par al primer toro.

DOCE AÑOS DESPUÉS de la alternativa debutó Emilio de Justo en Sevilla. El runrún previo de la corrida iba una vez más por Victorino pero casi tanto como los toros contaba Emilio. La noticia de su talento había corrido en el boca a boca de taurinos y toreros. El aval de sus dos sonados triunfos del año pasado en Madrid no era gratuito. Su expediente en Francia, todavía menos.

Por si quedaba alguna duda, con el tercer toro de la corrida, tan encastado como el que más de los seis, y uno de los dos por todo complicados, vino a revelarse a lo grande el torero cacereño y a hacerlo con una categoría y unas calidades sobresalientes. Encarecieron una cosa y otra las dificultades del toro, que lo buscó cuando la faena rompió a mayores enseguida y que vino entonces humillando pero renegando también. La apertura de faena con seis doblones de caro dibujo –técnica y sentido también- fue tarjeta de visita que disipó cualquier posible duda.

El toro se había soltado del caballo de pica, y esperado y cortado en banderillas, pero salió siendo otro de esa primera tanda de horma tan lograda, y tan celebrada, porque en el remate de tanda se dejó sentir una virtud mayor: la torería. Torería natural y no impostada, de fondo y no solo de forma, que también. Solo en la primera tanda en redondo, a pesar de habérsele quedado el toro dos veces debajo, ya cuajó tres muletazos formidables. Por el temple, el dibujo y esa solemnidad propia del toreo de altura. A esa primera tanda siguió sin demora una segunda completa, de una despaciosidad singular. Dos arrancas inciertas y dos coladas de acostón que Emilio corrigió sin descomponerse.

A la segunda siguió una tercera no tan brillante porque, conducta muy de la ganadería, de pronto pareció el toro, ya gobernado, menos convencido que el torero. Rápido de ideas, Emilio se cambió de mano. Ya estaba sonando la música. No había tiempo que perder y, aunque el toro le vino andando, con la zurda mejoró todavía el nivel. Una primera tanda ligada a cámara lenta, de cuatro rematados por abajo, y otra al rato todavía mejor. No hubo apenas embestidas sencillas, pero antes de cuadrar, en señal de dominio, todavía Emilio remató con toreo frontal con la izquierda, rematado en la cadera, perfecta la composición. El delirio fue indescriptible. Iba a ser de dos orejas la cosa. Pero no entró la espada entera hasta el tercer intento, sonó un aviso y, arrastrado el toro, Emilio renunció a dar la vuelta al ruedo que no habría estado de más.

Luego de eso, se estuvo esperando la salida del sexto toro con impaciencia. Entre otras razones porque la segunda mitad de corrida estaba saliendo mucho más propicia que la primera. El cuarto, astifino y remangado, geniudo de partida, rompió en son excelente después de banderillas; muy noble y repetidor el quinto, que no terminó de humillar; y, en fin, el sexto, que, casi 600 kilos, cincuenta por encima del promedio de los cinco primeros, hondo, largo y rematado como con cincel, fue sencillamente espectacular.

En el recibo de horma Emilio lanceó genuflexo ganando terreno poco a poco con llamativa calma. Ocho lances y dos medias. Se vino la plaza abajo. Todo el mundo haciéndose lenguas. Hasta que empezaron a torcerse las cosas. En su empeño por lidiar antes de varas Emilio sufrió un desarme muy deslucido, dos duros puyazos demasiado traseros quebraron en exceso al toro que se paró en banderillas y amagó con pararse. Y se paró a las primeras de cambio.

Apoyado en las manos, apalancado, reservón, reculaba el toro, que apretaba en los viajes para dentro y solo con tenazas había que sacarle el billete de ida, no el de vuelta. Parecía echada la suerte, pero todavía antes de cobrar la estocada que habría sido rúbrica perfecta de la primera faena, volvió a empeñarse el torero cacereño con la mano izquierda, y en paralelo a tablas, y en ese terreno, sacó una tanda que se antojaba imposible. Por todo eso, que fue tanto, podría bien decirse de Emilio lo que procede en estos casos: que entró en Sevilla.

Ferrera resolvió como zorro viejo los problemas de un primero tardo y mirón, que punteó por arriba y por abajo, y pecó de precipitado con el gran cuarto. Solo la última tanda con la izquierda llevó el sello de sus otras tardes memorables con victorino en Sevilla. Escirbano, a porta gayola en los dos turnos, pecó de moroso morosisimo. Según costumbre propia. Bien con el capote de salida –lances de rico vuelo-, afanoso en banderillas, libró pelea con un segundo agresivo y listo que no paró de pegar cornadas al aire y lo mató de notable estocada al segundo empeño, y no acabó de entenderse ni acoplarse con el noble quinto. Muchos se pusieron de parte del toro. Con razón o sin ella.

Postata para los íntimos.- La estación de autobuses de Sevilla, la primitiva, la del Prado, es una de las mejores de su género. Mi favorita.  Conozco unas cuantas, y entre ellas la nueva, o no tan nueva, de Plaza de Armas, que absorbió tras la desamortización del ferrocarril de Torneo carácter de estación central. Ni por tamaño ni por volumen de líneas, viajes y viajeros cabe comparar Armas y Prado.

Solo que la del Prado, inaugurada en 1938 o 39, es modélica, y más ahora que se ha reducido a estación regional. De aquí salen los autobuses para Écija, Marchena, Morón y Jerez de la Frontera, Sanlúcar de Barrameda y Conil y Tarifa y Algeciras, y también los de Estepa, que volverán cargados de polvorones. Los polvorones son como la munición de los polvorines, por hacer un estúpido juego de palabras.

La estación ocupa los bajos de un edificio de casa de vecinos que se construyó al mismo tiempo. Convivencia armónica. He sabido por Sevilla-Wikipedia que el arquitecto del invento todo fue un Rodrigo Medina Benjumea. Una obrita maestra. El andén único -"de espina de pez", según la Wikipedia local- se va abriendo a los dos lados para algo así como veinte embarcaderos. No los conté. Es andén techado y con una galería superior cuyo sentido no entiendo. A la galería se accede por una escalera de caracol hecha de forja moruna. Una maravilla. La escalera y ese andén único tan despejado.

En el vestíbulo de la estación lucen frescos con motivos de viajes románticos. De diligencia. Los murales tienen mucha gracias y se conservan, restaurados, muy bien. El pintor, un Juan Miguel Sánchez, dejó su firma visible. El arquitecto, no. Todo está limpio. Colores de corral o patio. El blanco y el albero, que casan de maravilla. La fachada principal es como de cortijo.

En un lateral se instaló el restaurante Ispal, que es de tronío y caro, no sé si sigue abierto, y adjunta una Hostería del Prado con menú del día barato y bueno..La carta del Ispal es un homenaje a los productos del país. Algo exagerado. Lubina del estero de Isla Mayor, setas de la Sierra Norte, cochinillo de Constantina, solomillo de El Pedroso, pan de Alcalá de Guadaira (¡naturalmente!), paté de gallina de Utrera, queso de leche de cabra de Espartinas, jamón de Alanís. Y torrijas.

Última actualización en Sábado, 04 de Mayo de 2019 21:34