TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

CASTELLON. Crónica de Barquerito: "Notable corrida de Adolfo Martín"

Correo Imprimir PDF

Gran ambiente de toros en la apertura del abono de la Magdalena

Tres toreros de la tierra con suerte dispar

Público de mayoría torista, pero muy amable con la terna

Castellón, 24 mar. (COLPISA, Barquerito)

Domingo, 24 de marzo de 2019. Castellón. Corrida de la Provincia. 1ª de feria. Primaveral. 6.500 almas. Dos horas y cuarenta minutos de función. Seis toros de Adolfo Martín. Paco Ramos, una oreja y saludos tras aviso. Abel Valls, silencio y silencio tras aviso. Vicente Soler, saludos y saludos tras aviso. Curro Robles y Domingo Siro hicieron valer con quinto y sexto su oficio de largos peones de brega. Josele Ibáñez lidió bien al primero.

NUNCA HABÍA LIDIADO Adolfo Martín en Castellón. Ni en los años en que el abono de la Magdalena se repartía a medias entre hierros toristas y hierros que no. Tampoco a partir del momento en que los encastes Domecq vinieron al copo excluyente. El retorno de Victorino hace solo un año –homenaje póstumo al ganadero, que estaba muy vinculado con Castellón- se saldó con un desencanto mayúsculo. El encaste Saltillo-Albaserrada, sin embargo, se salvó de la quema y, en la llamada Corrida de la Provincia –patrocinada y sufragada por la Diputación Provincial- se apostó por Adolfo, que tuvo el detalle de corresponder y trajo para la ocasión ocho toros. Una corrida impecable. Entraron en sorteo seis. Un sobrero de propina,

 

La corrida –dos cinqueños jugados de tercero y quinto- fue de espléndidas hechuras. No engañaron las fotos. En tipo y en peso, muy bien rematados –dos negros, dos entrepelados con cincha cárdena y dos cárdenos-, los seis lucieron serias caras. Los dos menos ofensivos, cuarto y quinto, tuvieron cuajo mayor. El más sacudido, segundo de corrida, fue de una particular movilidad a pesar de ser duro de manos y hasta de apoyarse en ellas. Los tres más armados se abrieron en lotes separados. Primero y sexto, nobles y bravos, sacaron antes o después el son privativo que distingue al encaste. El que completaba el terceto de nota, quinto de corrida, se estiró felinamente pero claudicó varias veces. Pese a su agresividad natural, esos tres toros dejaron estar, y aguantaron y resistieron enteros trasteos larguísimos. El más duro de roer fue el listo segundo. El menos lucido, el cuarto, que, mirón, se frenó y acabó pegando topetazos a la defensiva, no aculado en la puerta de toriles, pero a un palmo de la primera raya.

Lo que de partida marcó la fiesta fue no tanto el reclamo del toro como el hecho de que el cartel se compusiera de tres toreros del país. Paco Ramos, de Onda; Abel Valls, de Castellón capital; y Vicente Soler, de Burriana. El ambiente –un festejo matinal de anillas- era, a la hora de comer, de gran tarde de toros. Tres cuartos de plaza, lo que no sucedía en Castellón hacía mucho tiempo. Se sintió el apoyo de los socios, sobre todo en el caso de Soler y su gente de Burriana, que obligó a arrancarse a la Banda Municipal, que suena de maravilla pero no regala pasodobles.

Con Paco Ramos pareció más frío el personal. Probablemente porque le tocó partir plaza y, aunque firmó una faena de hermoso concepto –ni gritos, ni pisotones, engaños bien blandidos, buena colocación-, se pasó de metraje. El toro, que le puso los pitones en el chaleco pero sin hacer por Ramos –y ni afligirse ni inmutarse-, se puso andarín a partir de la quinta tanda.

No hubo toro que se librara de las tandas apiladas en monótona montonera. Ni siquiera las dos de Vicente Soler, que sometió a tercero y sexto a tratamiento severo: muleta al hocico, muleta de tapar, muletazos muy despegados pero poderosos. Tanto Ramos como Soler lidiaron de salida para fijar sus toros a la manera de Octavio Chacón, que ha empezado a hacer escuela. Solo que Chacón se las gasta de ese modo con toros de otro calibre y otra condición. Abel Valls anduvo desbordado en sus dos bazas, pero se empeñó también en faenas de nunca acabar.

El palco perdonó avisos. Árbitro casero. Los tres de terna anduvieron desafortunados con la espada, con la excepción de la estocada tendida pero letal con que Paco Ramos despenó al primero. Paco firmó los dos quites más breves y logrados de la tarde: por mandiles y media. Soler, los más aparatosos. De parte de Soler, además, la firma de dos tercios de banderillas sin mayor fortuna. No es sencillo cuadrar en la cara un toro de Saltillo. Porque corta, espera y persigue.

Postdata para los íntimos.- Consejos doy que para mí no tengo: si venís a Castellón en fiestas, ni se os ocurra hacerlo el sábado previo al tercer domingo de Cuaresma, que es el día de la romería de las palmas hasta la ermita de la Magdalena. Como posesos y ebrios de pólvora, niños, jóvenes y algún mayor también se pasan el día tirando petardos. Hasta la hora del Pregón, que son las cinco y hay una tregua breve. En cuanto acaba el desfile de caballero y damas -protagonistas de una marcha ritual y repetidas- vuelve los petardos y las bombas a sacudirlo todo. Las fiestas más ruidosas de la región son las de Alicante; las que más explotan artefactos, las de Castellón. Valencia parece por comparación un remanso. Bueno, no tanto.
La segunda parte del consejo: venir el domingo de la romería porque la ciudad parece desierta, y entonces se ofrece a la vista su muy heterodoxa configuración, sellada por la convivencia de rascacielos y viviendas rurales en muchas calles de la ciudad. Incluso céntricas. No hay cosa parecida en el mundo. Un urbanismo atrabiliario pero fascinante para ojos de curioso. Año tras año hago visita detenida para comprobar cuántas de las casitas diminutas sobreviven y cuántas se han caído solas. Solas o no. La fiebre de los rascacielos se ha frenado. De momento.
En este viaje me he llevado uno de lus disgustos que solo padecemos los feriantes, los que recorremos ferias. El disgusto: el Taninos, en la calle Joaquín Costa, cerró. O fue traspasado a una aventura nueva. Los arroces de Pepe Sospedra eran insuperables.

 

Última actualización en Domingo, 24 de Marzo de 2019 22:30