TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

Cali, Colombia. Crónica de Jorge Arturo Díaz-Reyes: "Mitad y mitad"

Correo Imprimir PDF

Ante una seria novillada de juego repartido, el sogamoseño Hernández abre la Puerta Señor de los Cristales portando las dos orejas de bravo segundo. Foto: Camilo Díaz.

Arturo Gilio con empaque y aires de su tierra corta una oreja del ovacionado tercero.

Silenciado Gitanillo.

Por Jorge Arturo Díaz Reyes.

FICHA DEL FESTEJO

Miércoles 26 de diciembre de 2018. Cali, Colombia. Plaza de Cañaveralejo. Primer festejo de feria. Novillada con picadores. Sol. Un cuarto del aforo. Utreros de Achury Viejo,  bien presentados y de juego repartido.
Gitanillo de América, ovación con saludos y silencio.
Juan Sebastián Hernández, dos orejas y silencio.

Arturo Gilio, de México, una oreja y silencio.

Los utreros de Achury Viejo, seis negros, parejos, bien presentados en sus 420 kilos promedio, pelearon en dos versiones. Codiciosos y clasudos en todos los tercios; los tres primeros. Aplaudidos todos ellos, aunque más el tercero al cual se le pidió vuelta al ruedo. Tardos, blandos, inciertos y desfondados los tres últimos que tampoco fueron bien estoqueados.

Juan Sebastián Hernández, saludó al segundo, “Mensajero” con dos largas cambiadas de rodillas, dos chicuelinas y un farol encendiendo la plaza. Santana y Morales contribuyen con lujoso tercio banderillero, saludando y luego la muleta, templó y ligo por bajo tanto a izquierdas como a derechas. A todo tren, la banda ponía el fondo musical. Cuando la estocada fulminó, las dos orejas cayeron con justicia, igual que los sombreros de la Sultana. Al extraordinario rocha le pidieron la vuelta y se la negaron ¿Por qué? Con el marmolillo quinto, la cosa fue a otro precio.

El mexicano Arturo Gilio, debutó con un buen tercero cuyo son contribuyó a la lentitud y el temple. Gaoneras, caleserinas y arrucinas fueron un Viva Mexico. Pero quizá la postura y finas maneras fueron lo que marcaron más la faena que terminó con un gran volapié, una oreja y una vuelta muy festiva. No así con el que cerró plaza.

Santiago Fresneda “Gitanillo de América” tuvo buenos momentos de compás y conexión, así como un gran espadazo al primero, pero los otros, los más, de indecisión y desconcierto primaron, silenciando sus dos turnos.

Tarde de sol y poco público. Un cuarto justo de plaza. Pero tarde torera y rica en incidencias. Con trofeos, contento, volteretas y una herida limpia para “El Popis”.

Ver galeria de fotos

Última actualización en Jueves, 27 de Diciembre de 2018 21:03