TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

EL APARTADO. Por Barquerito: "Llevarás luto por mí"

Correo Imprimir PDF

Toros de Garcigrande y Domingo Hernández para Juan José Padilla, El Juli y Manzanares

En febrero murió Domingo Hernández y por eso sus toros se sueltan este año con divisa negra. El luto, seña de dolor en el Mediterráneo, cobra un especial sentido. Solo entre personas se consiente mostrar el luto, que no es del mismo color en los lugares donde se luce. Malva, blanco, negro. Hay una excepción a la regla: la de los toros bravos, que, en el año de duelo, y en el día designado para su propia muerte, lucen divisa negra en recuerdo de su difunto dueño. Es el caso de hoy.

La mayoría no aprecia el detalle, porque no es del todo visible. El arpón que en la manga de toriles prende la divisa antes de soltarse el toro hace sangre. Si no la hiciera, no se prenderían las cintas, dos o tres. La sangre tiñe de negro divisas de todos los colores. El luto, que se lleva por fuera, no es transparente.

Domingo no fue un ganadero de cuna sino cunero. Pero un ganadero de verdad grande. Detrás de él, en la sombra primero y a la clara luz del día después, su hijo primogénito, Justo Hernández Escolar, que es el ganadero de Garcigrande. Las dos casas y los dos hierros, Domingo Hernández y Garcigrande, son una sola cosa y la misma. Es costumbre que en una corrida alternen toros de las dos divisas. Las dos de luto esta vez.

De todas las ganaderías brotadas del bravo manantial de Juan Pedro Domecq Solís -de sus aguas más profundas-, la de Garcigrande, procedencia pura, depurada y multiplicada, es con diferencia la de mayores dimensiones y fondo. La envidia -sana, digamos- de cuantos criadores apostaron, a ciegas o no, por surtirse de esas aguas del bien y del mal.

Todos quieren matarla. Matar la corrida de Domingo y de Garcigrande. Pero en Bilbao esta tarde solo caben en el cartel tres. Padilla, que se despide en un año de adioses y no hasta luegos; El Juli, que es la clave de bóveda de las dos ganaderías en cuestión, tanto da la una como la otra; y Manzanares, que siente debilidad por esas aguas bravas y no mansas.

Última actualización en Martes, 28 de Agosto de 2018 22:22