TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

EL APARTADO. Por Barquerito: "Un viva por Extremadura"

Correo Imprimir PDF

Toros de El Parralejo para Antonio Ferrera, Miguel Ángel Perera y Ginés Marín

Es la primera vez que el hierro de El Parralejo lidia en Bilbao una corrida de toros, pero no será su estreno en Vista Alegre. Constan dos novilladas en 2014 y 2015, y cuenta el festival del Club Taurino de Bilbao del pasado junio. Las tres pruebas, con nota. Solo que al pasar de utrero a cuatreño el toro cambia, crece y pelea de otra manera. Solo dos corridas de toros se llevan lidiadas de El Parralejo. La ganadería -once años de vida- es muy joven. La sangre y el encaste, no. Decir El Parralejo es decir Jandilla, que es su raíz nodriza. En dos exámenes mayores -dos corridas en San Sebastián, una en 2017 y otra hace diez días-, resultados notables. La huella de Jandilla, muy reconocible.

Se acaba de abrir una polémica a propósito de la calidad de un toro de lidia. Que qué es eso, dicen los amantes de la fiereza, sector negacionista. Pues eso, si todo sale como debe, es lo que debería verse y sentirse esta tarde. Un matiz de la bravura. No lidia Jandilla este año en Bilbao -ausencia sensible- pero aquí está su más precoz hierro filial, el benjamín de la familia más larga del campo bravo. La familia de toros Domecq.

Por vez primera también alternan en Bilbao tres toreros extremeños. Dos de ellos -Ferrera y Ginés- no nacieron en Extremadura -el uno, en las Baleares, el otro, en Jerez de la Frontera-, pero los dos se criaron y viven en ella. Perera tiene el pasaporte en regla y lleva tres lustros ejerciendo de abanderado de la revolución. La revolución de los toreros de Extremadura, que han florecido en la última década como setas de otoño, se han multiplicado, no copan las ferias, pero en todas aparecen, rivalizan y son, curiosamente, distintos. Ferrera, pájaro solitario, es ahora mismo el patriarca del gremio regional. Marín, la penúltima esperanza, el penúltimo proyecto de torero, que arrancó sin freno hace un año y ahora ha metido otra marcha. Perera está en el mejor momento de su carrera. Se ha hecho grande, muy grande.