TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

PAMPLONA. Rejones. Crónica de Paco Aguado: "Los tres rejoneadores salen a hombros, pero Hermoso marca las diferencias"

Correo Imprimir PDF

Viernes, 6 julio de 2018. PAMPLONA, 2º festejo de la Feria de San Fermín. Transmitido en directo por toros.tv de movistar televisión. Corrida de rejones. Casi lleno. Cinco toros de "El Capea", el segundo de la tarde, premiado con la vuelta al ruedo, de nombre "Jaquetón", nº 32, negro mulato, de 600 kilos de peso, nacido en marzo/2014; y uno, el 4º, de Carmen Lorenzo, de buen juego en general. Pablo Hermoso de Mendoza, una oreja y dos orejas. Leonardo Hernández, dos orejas y silencio. Roberto Armendáriz, en su primera actuación de la temporada, silencio y dos orejas. Los tres salieron a hombros. Presidente del festejo: Pedro Bañales.

Pamplona, 6 jul (EFE).- Los tres jinetes que actuaron hoy en la corrida de rejones de los Sanfermines salieron a hombros al finalizar el festejo tras repartirse hasta siete orejas de muy diferente valor, aunque, como casi siempre, fue Pablo Hermoso de Mendoza, que paseó tres, quien marcó las diferencias.

Desde que se incluyó en la feria hace ya cinco lustros, este tipo de festejo ecuestre se ha convertido en el prólogo amable de las duras corridas sanfermineras, llena la plaza de un público familiar que, igual que sucede en otras muchas, acude a los tendidos con un talante generoso y receptivo.

De ahí que, en cuanto los toros ponen algo de su parte y los rejoneadores matan a la primera, casi todos los años se corten muchas orejas que, en una indiscriminada tabla rasa, impiden distinguir los verdaderos méritos y matices de cada faena.

Leer mas en La Vanguardia

Pamplona, 6 jul (EFE).- Los tres jinetes que actuaron hoy en la corrida de rejones de los Sanfermines salieron a hombros al finalizar el festejo tras repartirse hasta siete orejas de muy diferente valor, aunque, como casi siempre, fue Pablo Hermoso de Mendoza, que paseó tres, quien marcó las diferencias.
Desde que se incluyó en la feria hace ya cinco lustros, este tipo de festejo ecuestre se ha convertido en el prólogo amable de las duras corridas sanfermineras, llena la plaza de un público familiar que, igual que sucede en otras muchas, acude a los tendidos con un talante generoso y receptivo.
De ahí que, en cuanto los toros ponen algo de su parte y los rejoneadores matan a la primera, casi todos los años se corten muchas orejas que, en una indiscriminada tabla rasa, impiden distinguir los verdaderos méritos y matices de cada faena.
Última actualización en Viernes, 06 de Julio de 2018 21:28