TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

PAMPLONA. Crónica de Barquerito: "Francisco de Manuel, a hombros"

Correo Imprimir PDF

Una estocada extraordinaria le pone en las manos las orejas de un novillo afiladísimo de Ganadería de Pincha. Dispar novillada. Toñete Catalán deja probada su capacidad

Pamplona, 5 jul (COLPISA, Barquerito)

Jueves, 5 de julio de 2018. Pamplona, 1ª de San Fermín. Novillada con picadores. Nocturna. 9.000 almas. Nubes y claros, fresco. Dos horas y cuarto de función. Seis novillos de Ganadería de Pincha (José Antonio Baigorri), de Lodosa (Navarra). Alfonso Cadaval, vuelta y una oreja. Antonio Catalán “Toñete”, una oreja y ovación tras un aviso. Francisco de Manuel, saludos y dos orejas. Siempre templado y oportuno el capote de Sergio Aguilar durante la lidia del sexto.

EN EL PREÁMBULO de los sanfermines, el debut en Pamplona de un ganadero navarro, José Antonio Baigorri, de Lodosa, con su hierro de Ganadería de Pincha y procedencia Marqués de Domecq vía Gerardo Ortega. La compra data de 2002. Y desde entonces el asiento de la vacada en la Ribera navarra del Ebro. Novillada dispar de hechuras -un sexto muy distinto en pinta y traza de los cinco restantes-, pero con notas comunes. La más llamativa, lo fino de las astas, desde la misma cepa hasta la pura punta del pitón. Los tres últimos, bastante más armados que los tres primeros. Y el sexto, colorado, ancho de pechos, el distinto, mucho más ofensivo que los demás. Todos, salvo el sexto, estrechos, altos de cruz y sacudidos, muy finos de cabos o cañas.

Hechuras a un lado, fue novillada de moverse mucho, pero culebreando no poco. No la movilidad propia de la bravura, sino la impropia. Descompuestos los viajes de tercero, cuarto y quinto; mucho más calibrados los del primero y, sobre todo, los del segundo, que fue el mejor de la corrida, el de más brío, pronto al venir y repetir.

Capítulo aparte el sexto: huidizo y espantadizo a la vista del caballo, pero entregado en una primera vara dura, y a la espera en banderillas como en recelo y no de manso, tomó la muleta por la derecha con son muy templado, nobleza y bondad. Se vino abajo antes de tiempo, pero dejó en el estreno de Pincha la marca de una conducta original. Como Francisco de Manuel lo tumbó de una estocada extraordinaria y al cabo de faena meritoria y valerosa, ese sexto se arrastró sin las orejas.

Todos los novillos tomaron dos varas, severa siempre la primera. Solo el segundo galopó de salida. Los demás fueron de vivo correteo y de tardar en fijarse. Primero y segundo descolgaron y humillaron, solo que fue el segundo el que lo hizo con más seriedad. Golpes de viento descubrieron a Alfonso Cadaval en la faena del primero y el toro, demasiado castigado en el caballo, acusó las descubiertas con alguna protesta o flojeando. El buen tono de esos novillos jugados por delante no tuvo continuidad. El tercero, que se soltaba después de solo el segundo muletazo ligado, acabó embistiendo en la querencia de toriles solo a muy última hora; el cuarto tuvo pobre motor; el quinto, violento al rematar viaje, fue el de peor nota. Por su punta de genio.

De los tres novilleros fue Toñete Catalán el que acreditó más oficio, más recursos, más soltura y, además, mejor colocación y sentido del temple. Torero bien enseñado y preparado, capaz de someter el cabeceo inicial del segundo de Pincha, bien sujeto cuando toreó con la izquierda, encajado en los remates de pecho. No se arredró ante las dificultades del quinto y se entregó entonces tanto o más que en la primera baza. Maduro, poderoso, inteligente. Afectado por un exceso de teatralidad, inseguro con la espada, muy suficiente con el capote.

Con la alternativa anunciada para septiembre en Sevilla, Cadaval intentó torear despacio, abusó de cortes, paseos, pausas y desplantes, dejó detalles de la escuela sevillana y, despegadito por sistema, pecó de ligero en una coreografía estudiada pero ajena al gobierno del toro.

Todavía crudo y por hacer, fue Francisco de Manuel no solo el triunfador de la jornada -las orejas del sexto ganadas a ley- sino también el que antes llegó a la gente. Por la firmeza en el recibo de capa del tercero, por su buen aire en banderillas -la sombra de la escuela de Víctor Mendes en las reuniones de dentro afuera, su facilidad- y por su decisión, denuedo y encaje para buscarle las vueltas al huido tercero y, sobre todas las cosas, por su calma y su compasito para torear en redondo al sexto, el de las finísimas guadañas, con aplomo del bueno. De torero resuelto, de valor, muy seguro de sí.

Postdata para los íntimos.- He visto a gente joven cargada de garrafones de calimocho camino de la Plaza del Castillo a las diez y poco de la mañana. Garrafones de plástico. El control en la zona del cohete ha sido exhaustivo. Eso me contaron luego. El autobús de Barañain no iba tan cargado de gente como otras veces. Era día de labor en Villava y Burlada. Pero los Agüero, los ferreteros, ya echaron la persiana ayer y hasta el día 16. Me hubiera gustado comprar un pelador de tomates que vi en el escaparate. Una ganga. El tomate está en julio en su punto. El de Tudela. El auténtico. No admite imitaciones.

La gente que desayuna en cafés de franquicia -la Taberna, el Arrasate- de autoservicio no recoge los servicios -vasos, tazas, platos, cubiertos- ni limpia manchas ni recoge migas de las mesas. Una porquería. Todo el mundo hablando de cómo los futbolistas japoneses del Mundial dejaban el vestuario después de usado, y de rendirse admirados a las costumbres imperiales, pero nada. En Japón no es costumbre desayunar fuera de casa. En cambio, el desayuno en la calle es una de las claves de la economía sumergida en España. Si hay periódico disponible y corre de mano en mano, llega a las tuyas con manchas de aceite y tan arrugado que parece el periódico de ayer. Lo normal en Japón es leer el periódico en el tren. Y en Londres.
El día del cohete conmueve saber que los miles de gentes que acuden al centro de Pamplona respetan las flores de los arriates de Carlos III y las fuentes de Merindades y Príncipe de Viana. Igual que en Japón.
El ascensor de Descalzas subía a las 11 abarrotado. Los dos. Para bajar al Gas éramos solamente cinco. La cola de los corrales, de apenas veinte personas mayores y otros tantos niños. El cuadro de los corrales, con cuarenta y tantos toros ya a la vista tras los ventanos de cristal blindado, es como una alucinación. La corrida del Puerto de San Lorenzo, en la primera sala del museo, corta el hipo. La de Cuvillo, los siete toros reunidos como en una melée protectora, la más bella de ver. Los niños hacen preguntas y comentarios fascinantes.
Y, luego, el plácido paseo por el Parque de la Rochapea. Solo me crucé con cuatro gitanas rumanas, un abuelo con perro y una pareja de mi edad. Las atracciones de la feria -aquí se llaman barracas- y los puestos del ferial estaban en modo silencio. En el tramo junto al puente el Arga pasa remansado. El Soto de las Lavanderas es muy evocador. Casi todos los paneles y casi todas las cartelas de los parques del Arga han sido debidamente vandalizados, como las mesas de desayuno de las franquicias, pero el de las Lavanderas resiste de momento. No des pistas.
Hay una pasarela japonesa. El arbolado está espléndido. Un cortejo de urrracas, mirlos también. El puente de San Pedro, no sé si romano, es una joya escondida. El Monasterio Viejo de San Pedro, donde el Museo de Ciencias Ambientales, cierra el mes de julio completo. Delante de lo que fue pórtico de la iglesia, en la calle Antsoain, hay una glorieta rotonda sembrada de lavanda en flor, un  cerco de lavanda en torno a un tilo solitario. Con las yemas de los dedos me he triturado dos o tres ramitos. Sentado en el patio trasero de San Pedro, en lo que tal vez fuera huerto cercado, me senté a la sombra de las jacarandas a escuchar el cohete.¡Viva San Fermín! Las flores vellosas de la jacaranda, entre malvas y rosadas, ya se caen solas. Son inodoras. Una lectura de la prensa muy somera. Y el crucigrama de Fortuny en La Vanguardia, que es adictivo.
Hasta el puente de la Magdalena llegué. El frontón y el molino de Ayestarán resisten vivos el paso de los años. Se han multiplicado las huertas comunales. Algunas de ellas,  muy floridas. ¿Tomates? Tal vez.
La vuelta a pie dese el río a San Cernin ha sido fatigosa. Abarrotada la ronda, costaba pasar el Portal de Francia y hacerse un hueco hasta el Archivo y Aldapa. Santo Domingo, a tope: el mercado, la cuesta, los garitos, las aceras. Diez minutos por la calle Ansoleaga para navegar desde San Cernin a la plaza de San Francisco, donde una batucada hacía su agosto sonoro. Mas sencillo atravesar San Miguel, pero ya empezaban a pegarse las suelas de los zapatos en la calzada. Vi a gente joven con la camisa blanca teñida de vinazo. La cita, en La Fogoneta. Todas las mesas, reservadas. Qué manteles, qué cubertería, que vajilla. Y antes de bajar a Oricain, un vinito en El rincón de Leo, Paulino Caballero, donde estuvo el taurino Enciso antes de ahora. El rincón, diseño italiano, es un lugar delicioso. Leo es vieja amiga. Su madre guisaba en el Iruek como los ángeles. Aquellos purés de verdura me dieron vida algunos años.
Y al Aguirre. Oricain. Camino de Francia se serena el aire, verdean las lomas de los montes y el sol brilla sin cegar. ..
Última actualización en Viernes, 06 de Julio de 2018 17:45