TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

MADRID. Crónica de Barquerito: "Octavio Chacón se gana la gloria"

Correo Imprimir PDF

El torero de Prado del Rey se convierte en la sorpresa de San Isidro por su talento como lidiador y, con una peligrosa corrida de Saltillo, sale proclamado como torero de Madrid

Madrid, 4 jun. (COLPISA, Barquerito)

Lunes, 4 de junio de 2018. Madrid. 28ª de San Isidro. 11.000 almas. Primaveral, fresquito, algo de viento. Dos horas y veinticinco minutos de función. Seis toros de Saltillo (José Joaquín Moreno de Silva). El primero, Asturdero, número 4, 517 kilos, premiado con la vuelta en el arrastre. Octavio Chacón, vuelta tras un aviso y saludos. Esaú Fernández, silencio y pitos tras dos avisos. Sebastián Ritter, saludos tras un aviso y ovación.

Juan Melgar y Ney Zambrano cobraron puyazos de mérito. Vicente Ruiz le prendió al cuarto dos pares dificilísimos. Quites providenciales de Alberto Carrero y Pascual Mellinas.

CON LA EXCEPCIÓN DE un gigantesco cuarto basto, badanudo y cabezón, 600 kilos mal puestos, hechuras impropias del encaste, la corrida de Saltillo, muy pareja, fue de muy buenas hechuras, bonita de ver. Cárdenos los seis, la piel muy fina. Y las puntas también. Las caras abiertas y ligeramente pasos todos salvo el primero y ese destartalado cuarto que parecía de otra corrida y fue, por cierto, toro predador y de sentido. Como una alimaña fue ese cuarto tan fuera de tipo. Hondo, el sexto fue más toro que los cuatro restantes. Y de esos otros cuatro, el primero ganó en armonía a todos.

Un primero nervioso de salida, pura fibra, que derribó en la primera vara y se enceló con el caballo caído, que guerreó en dos varas más de muy desigual empleo, de enredarse, escupirse o repucharse, pero para volver sin irse del todo nunca. El celo con el caballo se tuvo por fijeza y fue, por tanto, toro de público. No solo eso. Por la mano izquierda fue intratable y en la mayoría de las contadas bazas en que Octavio Chacón pretendió convencerlo -el engaño por delante- el toro se le vino al cuerpo sin más y casi en tromba.

Octavio Chacón. El hombre de la corrida, en cuya historia dejó escrito su nombre e impreso el sello de lidiador fuera de serie. Por saber lidiar, y por hacerlo con la pericia y el talento de que dio muestra insuperable el torero de Prado del Rey, un torero puede convertirse en una sola tarde en lo que se entiende por torero de Madrid. Una consagración inesperada porque, desalojado del circuito español, Chacón se vio obligado a mantenerse en activo firmando corridas en el Perú andino y, sobre todo, en los reclamos de la Francia torista: Vic Fezensac, Ceret, Alés, Orthez, San Martín de Crau. Catorce años de alternativa, discípulo predilecto de José Luis Galloso, experto en tentaderos de su provincia natal de Cádiz, Octavio Chacón no es un torero improvisado, sino casi todo lo contrario.

La prueba no se hizo esperar, pues los doce lances de dentro afuera y marcados con las bambas del capote con que dejó fijado al primer saltillo en los medios fueron de tal primor que se subrayaron con una ovación muy cerrada. No se había visto en toda la feria lidiar de salida con tal calidad ni tanta autoridad. La sobriedad y el acierto con que resolvió la colocación en el tercio de varas fueron modélicas. Y, encima, a tercio cambiado, la guinda de un gracioso quite por delantales abrochado con media. El toro tuvo por la mano derecha son del bueno, Chacón lo toreó muy despacio, le ligó hasta tres tandas en redondo y lo tuvo en la mano casi a su antojo, lo enseñó y lució, y hasta quiso tapar su peligro no sordo sino evidente por la mano izquierda.

Por ella aguantó dos acostones terribles antes de cuadrar con lindos recortes. Una estocada tendida de muerte demorada, el toro en tablas y alerta, tanto que al sentir al puntillero delante se levantó hasta dos veces, y barbeó tablas antes de morir. Un aviso. Hubo pañuelos sobrados para la oreja, ganada tan a pulso, pero el palco interpretó, y mal, que la demanda era de vuelta para el toro. Chacón fue obligado a  dar una vuelta al ruedo de clamor. Al término, se oyó claro uno de los gritos de guerra de Madrid: “¡Fuera del palco!”.

Toda la tarde estuvo Chacón atento a la lidia y juego de una corrida perversa por su clamorosa falta de fijeza, por su falta de celo, pero por sus arreones descompuestos e imprevisibles también, por su peligro. Fue corrida difícil de lidiar, de picar, de banderillear, de muletear o de intentarlo y fue, por ser, corrida muy difícil de apuntillar porque, incluso echados en tablas, se defendieron todos los toros. Todos sin excepción. Chacón solo pudo torear por delante y sobre las piernas al cuarto, que se vino por él unas cuantas veces, le llegó a rasgar el capote de brega en dos, desde la esclavina hasta la bamba más tangente, le partió el estaquillador de la muleta y le hizo regates. Una estocada de gran habilidad liquidó el asunto. Sacaron al torero gaditano a saludar al tercio.

Se celebraron sus discretas apariciones en segundo plano para ayudar y apoyar a Esaú Fernández y Sebastián Ritter en momentos de apuro. Esaú se vino abajo y pareció arrepentido de haber firmado esta corrida. Ritter, en cambio, estuvo valentísimo. Tan valiente como sereno. Entero para superar la adversidad que supuso vérselas con dos toros que no atendieron a engaño, que se iban de suerte, protagonistas de reacciones inexplicables, incontrolables. Pues a pesar de eso acertó a templarse el torero de Medellín con el capote -lances cortos de manos bajas bien tirados, una larga soberbia en un quite al segundo- y con la muleta en dos trasteos frustrantes pero salpicados de compás suelto y aire muy sereno. Y una verdad sin tacha al irse detrás de la espada.

Postdata para los íntimos.- Como era de temer, la huelga de Metro no ha sido a la japonesa sino a la francesa. Este año se celebra y conmemora un aniversario de fecha redonda del establecimiento de las relaciones diplomática entre el Reino de España y el Imperio del Japón. Ni eso ha animado al sindicato de maquinistas de MetroMadrid a imitar el ejemplo japonés. Tampoco la secciòn de Comisiones se ha decidido. Será un logro que la campaña, tan tibia, que trata de enseñar a comportarse a los viajeros se convierta en un logro real. Ojalá. Así que huelga a la francesa. Los maquinistas de la Sociedad Nacional de Ferrocarriles de Francia siguen paralizando el país tres días por semana, pero Macron no se rinde. El metro no paraliza Madrid ni mucho menos. Pero el encanto del viaje desaparece. Los viajeros de trenes subterráneos de Tokyo van meditando. En silencio..
Última actualización en Lunes, 04 de Junio de 2018 22:36