TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

MADRID. Crónica de Barquerito: "Un gesto memorable de Fortes"

Correo Imprimir PDF

Una distinguida faena de sereno arrojo y caro sentido del toreo rematada con excelente estocada. El palco no atiende una petición mayoritaria. Corrida gigante de Pedraza.

Madrid, 11 may. (COLPISA, Barquerito)

Viernes, 11 de mayo de 2018. Madrid. 4ª de San Isidro. 16.000 almas. Primaveral. Dos horas y cuarto de función. Seis toros de Pedraza de Yeltes (Luis Uranga). Manuel Escribano, silencio en los dos. Daniel Luque, silencio tras aviso y silencio. Fortes, silencio y dos vueltas al ruedo tras petición de oreja mayoritaria que no atendió el presidente, generandose una gran bronca con lluvia de almuhadillas al ruedo.

DE LOS SEIS TOROS gigantes de Pedraza de Yeltes, el más ofensivo fue el sexto. De lámina pareja a los otros cinco, pero, acodado y armado por delante, descarado y extraordinariamente astifino, lucia dos puñales de escalofrío. Uno de los tres toros con más trapío de lo que va de feria. Distraído de partida, se vino cruzado después de barbear tablas y se apoyó en las manos al tomar engaño protestando. Fortes corrió a solas con la lidia completa del toro en el primer tercio. Lo fijó, lo puso en suerte para la primera vara, lo quitó del caballo con un lance precioso, lo volvió a poner en suerte con media verónica frontal y volvió a quitarlo del caballo en detalle grande.

Tras el lance del quite vino seguido otro por tafalleras a suerte cargada, ligadas y a compás -y entonces, la suerte parece otra cosa- y remató con media bien trazada e improvisada porque el toro hizo amago de cruzarse. Todo eso, con sus subrayados particulares, se celebró, al cambiarse el tercio, con una ovación sentida y ese runrún aprobatorio tan de las Ventas.

La cosa había sido singular. Solo en banderillas entró en la brega Raúl Ruiz. El toro, altísimo, vino a las reuniones con la cara arriba y enterándose. Los dos palos del segundo par se cayeron nada más prendidos. Fortes pidió el cambio. El palco, en un exceso de rigor, hizo pasar una cuarta vez. Toro de arisco son. Un instinto temperamental que no se había dejado sentir en ninguno de los cinco toros jugados por delante.

La tanda de horma con que Fortes abrió faena -cinco por abajo, cambiados o no, genuflexos, sueltos los brazos- fue primorosa. Y el remate de pecho, caro empaque. De pronto parecía otro el son del toro. Falsas apariencias. O pasajeras. Pues solo quiso sin reservas en una primera tanda en redondo compuesta en vertical y abriendo Fortes al toro lo justo. En una segunda serie ya se frenó, probó, dejó de querer y empezó a desparramar la mirada al salir de suerte. Entonces se cambió de mano Fortes, tragó en un viaje incierto y en un segundo, que fue colada del toro a querencia, salió prendido por la pernera, volteado sobre el lomo y luego al suelo.

Llegó al quite su gente en un instante. Fortes esperó inerme el quite en la arena, se levantó sin dolerse y volvió sin duelo al toro. La reacción tuvo algo memorable. En ese mismo punto de la plaza le atravesó un toro la boca hace ahora tres años. Pues la misma entereza de entonces, pero muy distinto el sino, porque toda la sangre que llevaba Fortes en la cara y la taleguilla era sangre del toro y no propia. Después del percance, la cara por las nubes, el toro siguió distrayéndose y enterándose, pero le plantó en serio cara el torero malagueño. Cruzado al pitón contrario, en desmayo natural, escondiendo un poco la muleta, pero jugándola a tiempo, Fortes se pasó el toro muy cerquita, sacó los brazos y vació embestidas muy difíciles, Ese final de faena fue un clamor. Los muletazos de igualada tuvieron sabor. La estocada, en la suerte contraria, impecable, Hubo petición sensiblemente mayoritaria de oreja. Se enrocó el palco en una decisión inexplicable. Y hubo amago de motín por eso.

Con este final tan singular de festejo no se contaba. Impuso el volumen de la corrida -un promedio de 620 kilos y eso que no estaba atacado de carnes ni un solo toro-, impusieron por abiertos de cuerna y astifinos tercero y quinto en particular y, por la falta primera de fijeza, no se permitieron confianzas. Hubo un toro de muy buena nota, el cuarto de la tarde, que, elástico y noble, metió la cara por las dos manos, fue pronto, poderoso y noble y hasta hizo el surco por el pitón izquierdo. No se inspiró Escribano con él. Tal vez por el exceso de descarga de adrenalina en su espera de rodillas frente a la porta gayola o el gasto de un tercio de banderillas de logros muy desiguales. Al primero de la tarde, tapándole mucho y en los medios, le había pegado Escribano dos tandas templadas. Estaba la gente todavía fría.

El primero de lote de Luque, 660 kilos, fue campeón de los pesos pesados. Descabalgó pero no derribó en una primera vara, metió los riñones después. Pareció claro -Fortes le había hecho un vistoso quite de costadillo rematado con verónica y media- y Luque se fue a la distancia para cite de largo y reunión en la suerte natural. No interesó el gesto. No prosperó la deriva de la faena, en el tercio, y por la mano buena del toro, la izquierda, repeticiones humilladas. Menos aire tuvo el trabajo con el quinto, que fue el que más veces se desentendió de engaño y más veces se salió suelto, y buscando luego. No menos que el quinto se había ya soltado distraído el tercero, con el que Fortes abrió faena con una hermosa tanda de tres por alto cosidos con tres por abajo y el de pecho. Fórmula antigua, pero receta de provecho si el toro no hubiera sido tan pegajoso, tan mirón y tan poco de fiar que estuvo a punto de descomponerse. Una tanda de naturales frontales fue aviso del Fortes que iba a verse después.

Postdata para los íntimos.- De vuelta a la calle (de) Colomer querría decir que el edificio vaciado y no enladrillado con el sistema antiokupas no es uno de los dos nobles de la calle sino todo lo contrario. Uno de los dos nobles lo es mucho más que el otro. En la terraza del ático hay un jardín que se ve desde la calle. Tengo entendido que ahí se instaló una dama enamorada de la plaza de las Ventas. No es calle precisamente graciosa, pero llega, cruzando (la avenida de los) Toreros hasta el talud norte de las Ventas, con su pino soberbio, que es el árbol de  mejor porte de todo el entorno. Los pinos solitarios son gente aparte. En el callejeo previo he vuelto a pasar por (la calle de) Biarrittz, y a tomarla por la entrada de (la calle de) Brescia. En el entrante de la esquina hay un pequeño jardín de setos de boj y tres parterres donde todavía sobreviven las rosas de abril. El aroma de las rosas se siente en ese tramo. Parece mentira. La cafetería Biarritz es my recomendable de 5 a 6. Suelen poner partidos de tenis en un pequeño televisor. En el hotel de enfrente se hospedaba uno de los toreros de esta tarde. Uno de los dos de Gerena. Fortes es malagueño, o sea que... Tengo dicho y escrito muchas veces que no conozco ni un solo caso de torero hospedado -es decir, vestido- en el hotel que haya cortado en las Ventas una oreja. Ni una vuelta al ruedo. Como antes era itinerario obligado, doy fe. Al ver la etiqueta de la furgoneta, me he dicho: otro de la estadística. Y en efecto.

Finlandia es un país maravilloso. No conozco la Laponia ni muchas otras regiones del país, que es inmenso. Tuve la ventura de ser invitado por el Turismo de Finlandia a una ruta de reconocimiento hace veintitantos años. Agotada la estancia, me quedé por mi cuenta en Helsinki una semana más. Y venga barcos por el Báltico, y venga tranvías, y venga a comer lo que se podía. Porque en el país de la felicidad cuecen el pescado hasta dejarlo incomestible y tienen el vicio de servir el reno con crema de leche. O lo cocían o lo tenían. Una razón de la felicidad de los finlandeses, capaces de aguantar tres meses del año sin apenas ver el sol y otros tres sin apenas ver la noche, es su escuela. Las escuelas finesas, donde se prohíbe a los niños comer pipas. En Finlandia, donde tantos y tantos lagos, y tantos y tantos bosques, no encontraréis girasoles. Las pipas serán carísimas. Se venden peladas porque lo que no se puede hacer con las cáscaras es escupirlas ni tirarlas al suelo. Y así que tendría que ser en todas las plazas de toros. No solo en las de Finlandia o Japón, donde las reglas del protocolo prohíben las pipas. En las plazas españolas también.
De vuelta a la calle (de) Colomer querría decir que el edificio vaciado y no enladrillado con el sistema antiokupas no es uno de los dos nobles de la calle sino todo lo contrario. Uno de los dos nobles lo es mucho más que el otro. En la terraza del ático hay un jardín que se ve desde la calle. Tengo entendido que ahí se instaló una dama enamorada de la plaza de las Ventas. No es calle precisamente graciosa, pero llega, cruzando (la avenida de los) Toreros hasta el talud norte de las Ventas, con su pino soberbio, que es el árbol de  mejor porte de todo el entorno. Los pinos solitarios son gente aparte. En el callejeo previo he vuelto a pasar por (la calle de) Biarrittz, y a tomarla por la entrada de (la calle de) Brescia. En el entrante de la esquina hay un pequeño jardín de setos de boj y tres parterres donde todavía sobreviven las rosas de abril. El aroma de las rosas se siente en ese tramo. Parece mentira. La cafetería Biarritz es my recomendable de 5 a 6. Suelen poner partidos de tenis en un pequeño televisor. En el hotel de enfrente se hospedaba uno de los toreros de esta tarde. Uno de los dos de Gerena. Fortes es malagueño, o sea que... Tengo dicho y escrito muchas veces que no conozco ni un solo caso de torero hospedado -es decir, vestido- en el hotel que haya cortado en las Ventas una oreja. Ni una vuelta al ruedo. Como antes era itinerario obligado, doy fe. Al ver la etiqueta de la furgoneta, me he dicho: otro de la estadística. Y en efecto.
Finlandia es un país maravilloso. No conozco la Laponia ni muchas otras regiones del país, que es inmenso. Tuve la ventura de ser invitado por el Turismo de Finlandia a una ruta de reconocimiento hace veintitantos años. Agotada la estancia, me quedé por mi cuenta en Helsinki una semana más. Y venga barcos por el Báltico, y venga tranvías, y venga a comer lo que se podía. Porque en el país de la felicidad cuecen el pescado hasta dejarlo incomestible y tienen el vicio de servir el reno con crema de leche. O lo cocían o lo tenían. Una razón de la felicidad de los finlandeses, capaces de aguantar tres meses del año sin apenas ver el sol y otros tres sin apenas ver la noche, es su escuela. Las escuelas finesas, donde se prohíbe a los niños comer pipas. En Finlandia, donde tantos y tantos lagos, y tantos y tantos bosques, no encontraréis girasoles. Las pipas serán carísimas. Se venden peladas porque lo que no se puede hacer con las cáscaras es escupirlas ni tirarlas al suelo. Y así que tendría que ser en todas las plazas de toros. No solo en las de Finlandia o Japón, donde las reglas del protocolo prohíben las pipas. En las plazas españolas también.
Última actualización en Viernes, 11 de Mayo de 2018 22:44