TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

MADRID. Crónica de Barquerito: "Tres aspirantes valientes"

Correo Imprimir PDF

El zaragozano Isiegas, el lusitano Juanito y el nimeño Salenc. Firmes, resueltos, afanosos. Un notable novillo de sangre Murube de Castillejo de Huebra.

Madrid, 6 may. (COLPISA, Barquerito)

Domingo, 6 de mayo de 2018. Madrid. Fuera de abono. 4.800 almas. Nubes y claros, ventoso. Dos horas y cuarto de función. Dos novillos -2º y 4º- de Castillejo de Huebra, tres -3º, 5º y 6º- de José Manuel Sánchez y un sobrero -1º bis- de Hermanos Sánchez Herrero. Jorge Isiegas, división al saludar y saludos tras un aviso. Juanito, silencio tras un aviso y vuelta. Adrien Salenc, saludos y aplausos tras un aviso. Corruco de Algeciras, notable rehiletero, prendió al segundo dos buenos pares.

DE HIERROS HERMANOS y procedencia en teoría idéntica, los tres novillos de Castillejo de Huebra y los tres de José Manuel Sánchez no tuvieron en común demasiadas cosas. Más cuajo y cara, más ofensivos los tres de José Manuel Sánchez, y dos de ellos, tercero y sexto, reunidos en el lote del francés Adrien Salenc. Más en Murube los tres de Castillejo, y de aire pastueño los tres. El cuarto de la tarde fue, con diferencia, el de mejor nota. El que partió plaza, el más acarnerado de todos, fue devuelto por flojear claudicante. El segundo, en fin, sacó el tranquito propio del encaste, se abrió mucho, tuvo bondad. El sobrero de Sánchez Herrero, tocado y astifino, barbeó las tablas de salida, hizo varios amagos de saltar y, andarín y pegajoso, aire de corraleado, se acabó aplomando. Era la última novillada previa al ciclo de treinta y cuatro festejos de San Isidro, que se abre el martes con una novillada precisamente.

 

Muy afanoso los tres espadas. Los tres inician su tercera temporada con picadores. El zaragozano Jorge Isiegas, recriado en Madrid y formado en su Escuela Taurina. Oficio, recursos, valor, ganas de ser, apuntes de muletero poderoso. El portugués Joao da Silva que se anuncia Juanito, hijo de uno de los banderilleros del gran Joao Moura. Valor de ley, firmeza, ajuste. Y el francés Adrien Salenc, de Nimes pero alumno de la escuela de Paquito Leal en Arles, y formado en firme en la escuela de Arganda de la Fundación El Juli. Salenc es torero de buena cabeza, valiente sin aspavientos, grave, de excelente colocación. El de más sangre fría de los tres de esta baza. Sereno a pesar de pelear con el viento en contra. Suyos fueron, con la mano izquierda y ante el difícil sexto, los muletazos de más mérito de la corrida, y los mejor tirados. Suya también la faena mejor pensada, planteada y resuelta en un solo terreno, y pudiendo sin arrugarse con las embestidas punteadas, rebrincadas, protestadas y hasta frenadas del complicado sexto, que pegó cabezazos. Trabajo notable pero sordo.

Los dos novillos buenos de Castillejo se abrieron en lotes separados. Para Isiegas, el notable cuarto, que descolgó con estilo y nobleza, quiso siempre y fue toro a más. Para Juanito, el segundo, más a su aire pero no menos nobles. Más ajustado que templado, Juanito le pegó a ese toro una importante tanda con la zurda enganchada por delante. Y remató faena con bernadinas más o menos fieles al modelo original: frontales, de pasarse los pitones muy cerca.

Isiegas firmó con el cuarto la faena más abundante. Un exceso de cites a la voz, pero arrojo sin engaño cuando tocó templar embestidas caudalosas, y ligarlas sin irse ni rectificar. Cierto desorden en ese trabajo de tanto bullir, que tuvo por la mano izquierda una guinda final. Hubo conjunción. Lo celebró la gente. No entró la espada. El sobrero de Sánchez Herrero, bien sujetado por Raúl Ruiz en la brega, se vino abajo. Solo muletazos sueltos de Isiegas. Juanito estuvo bravo y atrevido, encajado pero machacón con un agrio quinto. Faena abierta con el cambiado por la espalda desde los medios pero disuelta luego por falta de hilván. Una estocada atracándose de toro. Salenc pecó de torear demasiado encima a un tercero distraído y revoltoso, desganado, listo. Faena de firmeza. Y la firma de dos capotazos de remate de añejo estilo.

Postdata para los íntimos.- Ya llevan las grúas montadas más de dos años en Pitis y trabajando, Y dentro de nada habrá el barrio nuevo. Donde antes acampaban mendigos de la Rumanya, que van saltando de una parte de la ciudad a otra. Enfrente de las Ventas, en el que fue barrio del Carmen, en un jardín paralelo de la M-30, descubrí hace unos días un pequeño campamento. Lavan la ropa y la tienden en las copas de arbustos tupidos de no se qué familia. El paseo hasta el puente es muy hermoso. Como una alameda. En Pitis se había pensado sembrar hoyos de golf. Al otro lado de la estación, que es muy graciosa, sí se divisan lomitas verdes de las que gustan a los jugadores. Las bolas de golf suenan como saetas. El silbido de las cerbatanas. El pitón que rasga seda.

La primavera: ya estás los músicos de lances en los vagones del metro a todas horas. Cerrado por obras el metro Sevilla.

 

 

Última actualización en Jueves, 10 de Mayo de 2018 12:55