TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

Desde Bilbao los "Timbales" de Paco Cerezo: "Domingo de Resurrección en La Maestranza"

Correo Imprimir PDF

Se abrió el telón de la fiesta, en el incomparable Coliseo de la Real Maestranza de caballería.

Domingo de resurrección, donde todos los toreros quieren echar el paseíllo en Sevilla.
Pero sólo caben tres de la extensa grey de matadores de toros, por ello los actuantes se sienten privilegiados y lo son.
Extraño en este festejo la ausencia de un sevillano en el cartel,aunque sea uno.

Por méritos propios y ganado a ley en ese mismo escenario estaban Antonio Ferrera, José María Manzanares y el novel y arrollador Roca Rey.
Día de gran fiesta en la capital hispalense.
Las gentes de punta en blanco, la fiesta del clavel, todo animación en las calles y aledaños del coso del Baratillo.
Los toros a lidiar tampoco eran de ganadería andaluza. De la Serranía de Madrid, de Guadalix de la Sierra.

Los pupilos de Victoriano del Río fueron bastos y desiguales, acusando de sus distintas procedencias, aunque ahora forman un sólo encante.
Nada del toro sevillano, ese toro fino que gusta en la Maestranza.
Más de este gusto el tercero, que dio por ende excelente juego y un buen cuarto pero de otras hechuras.
El cartel de no hay billetes de abanderado.

Buenos detalles de Antonio Ferrera en el que abrió, que fue 1 bis, en lo que le permitió su antagonista.
Faena bien labrada, muy torera, algunos naturales extraordinarios y de pecho, tras haber comenzado por abajo, genuflexo sacándose al toro.
Dio una vuelta al ruedo calurosa, pero al que no hace la cruz, se lo lleva el diablo, y al matar de un sartenazo voló una oreja que tenía ganada.

El peor lote para Manzanares, con un volteretón impresionante en su primero.
No obstante Manzanares dio la cara y sacó el poco partido que le proporcionaron "los del Río".
Derechazos con acierto , algún natural y eficacísimo con el sable, como siempre.

A Roca Rey le tocó en premio el cobardito tercero, muy del gusto de la afición. Toreó con pureza a la verónica y se lució en quites.
Con la muleta y en ese terreno que todos los toros embisten, toreó Roca con más pausa y enjundia que nunca.
Extraordinarios naturales y de pecho, redondos con un mando inusitado y airosos recortes.
Dejó una entera de la que el toro tardó en doblar y lo que iba por dos orejas , se quedó en un apéndice.
Cumplió correctamente en el que cerró plaza, que apenas le dio opciones.
Muy bien Roca Rey y consensuando  el cartel es un torero muy de Sevilla.

La única pega que puedo sacar como aficionado, es la longitud de las faenas.
Toreando les cae el primer aviso, que quieras que no, desluce la faena.
Belmonte decía que en la cara del toro hay que estar lo justo.
Estos toreros de ahora, casi se meten en la cama con él.

 

Última actualización en Martes, 03 de Abril de 2018 21:16