TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

GUADALAJARA. MÉXICO. Siguiendo a Pablo muy de cerca: "Indulto"

Correo Imprimir PDF

Domingo, 11 de Marzo de 2018. Plaza de toros Nuevo Progreso, Guadalajara, Jalisco, México. Dos tercios de entrada. Dos toros de La Estancia (1 y 4) uno de Fernándo de la Mora (7), que fue indultado para rejones, En lidia a pie 5 de Marrón (2, 3, 5, 6 y 8) y otro de Garfias (9). Pablo Hermoso de Mendoza (silencio, silencio y vuelta al ruedo tras indulto); Jerónimo (palmas, silencio y silencio); y Leo Valadez (silencio, silencio y palmas).

CABALLOS UTILIZADOS:

Primer toro de la Ganadería de La Estancia, número 19, 540 kilos, de nombre Mexicano: De salida ALQUIMISTA (dos rejones de castigo); en banderillas BRINDIS (dos banderillas) e ICARO (dos banderillas); y para el último tercio JABUGO (tres rosas, dos rejones de muerte y dos golpes de descabello).

Segundo toro de la Ganadería de La Estancia, número 23, 570 kilos, de nombre Comino: De salida AGORA II (dos rejones de castigo); en banderillas DISPARATE (tres banderillas) y DONATELLI (dos banderillas); y para el último tercio BACANO (tres cortas, tres rejones de muerte y dos golpes de descabello).

Tercer toro de la Ganadería de Fernando de la Mora, número 167, 515 kilos, de nombre Tapatío: De salida ALQUIMISTA (un rejón de castigo); en banderillas BERLIN (tres banderillas) y DECO (dos banderillas); y para el último tercio BACANO (tres cortas, una rosa y un par de banderillas a dos manos).

La tarde se había puesto cuesta arriba y la afición que pobló en buen número los tendidos de la Nuevo Progreso veía con desencanto que los esfuerzos del centauro navarro no tenían el resultado esperado tanto por las complicaciones del lote que enfrentó como por las fallas con el rejón de muerte. Pablo valoró todo ello y antes de que doblase su segundo anunció el regalo del sobrero, decisión que cambió por completo la historia de esta tarde ya que el estellés le realizó una obra cumbre al astado con el hierro de Fernando de la Mora que se corrió en el séptimo lugar de este festejo que finalmente fue de nueve toros y más de cuatro horas de duración.

 

Desde que salió por chiqueros “TAPATÍO” llenó la plaza con su presencia y llamativa pinta, berrendo en cárdeno. Tuvo una salida fría, enterándose, pero en cuanto Pablo se hizo con su atención a lomos de ALQUIMISTA fue una máquina de embestir y cuya bravura y acometividad fue lucida a la perfección por la maestría del navarro. Viendo sus condiciones el estellés optó por dejarlo con un solo rejón de castigo, reuniéndose de frente con él, dejando entrever ya la emotividad del burel, misma que se corroboró en una pasada realizada con la bandera, simulando la suerte, que fue toda una pintura. Fue entonces el turno de BERLIN y lo que se vivió con el luso-hannoveriano es difícil de describir, simplemente un éxtasis de toreo con caballo y burel conjuntados y embelesados en una lucha que por momentos llegó a ser coreografía, prodigándose los galopes de costado, con el toro metido en la barriga de BERLIN y a la mínima distancia, con la particular interpretación de las hermosinas que hace este gran caballo y con sus insuperables remates por los adentros, todo ante un mar de bravura que iba a más. Fueron tres banderillas sublimes que pusieron literalmente boca abajo a la afición, Pablo abrazó el cuello de su caballo que fue despedido bajo una atronadora ovación y con la gente ya de pie. Su lugar lo tomó DECO para realizar un toreo más frontal y de cercanías aprovechando las embestidas incansables del de Fernando de la Mora, firmando dos palitroques que mantuvieron el nivel de la lidia y el delirio en los tendidos. Para el final Pablo trajo a BACANO con el que dejó primero tres cortas rítmicas y desplantes en momentos en que la plaza se había llenado ya de pañuelos pidiendo el indulto si bien la autoridad no parecía atender la aclamación popular, Hermoso de Mendoza optó entonces por colocar una rosa y el toro se arrancó de largo, con el mismo ritmo, como si no hubieran transcurrido los más de 20 minutos que llevaba su lidia, lo que provocó que la exigencia del público se incrementara increpando al palco que se mantenía firme en no concederlo, enseguida vino un extraordinario par de banderillas a dos manos, con el toro metido en el estribo de BACANO y este aguantando y toreando con la flexibilidad de su cuerpo, en un pasaje que terminó por volver un manicomio a la Nuevo Progreso, no quedándole más remedio a la autoridad que conceder el indulto, el primero para un toro de rejones que se da en esta plaza, considerada por muchos la más seria y exigente de América.

“TAPATÍO” embistió todavía con alegría a los subalternos que lo regresaron a los corrales, donde será curado, esperando que pronto su clase y su bravura sean un revulsivo en la dehesa que lo vio nacer. Entretanto Pablo dio una apoteósica vuelta al ruedo, en la más clara muestra de haber reconquistado a esta afición que por años y diversas circunstancias se le había resistido.

Abriendo plaza Pablo se enfrentó a un burel sumamente distraído que salió al ruedo desparramando la vista e interesándose en todo menos en el caballo, a pesar de ello el estellés lo metió en vereda y pudo inventarse una faena y sacar agua de un pozo que parecía seco. ALQUIMISTA se reunió con limpieza y pureza en dos oportunidades. BRINDIS firmó dos banderillas técnicamente perfectas, recreándose en las suertes y dando el pecho en cada reunión. Cuando el de La Estancia ya regateaba las embestidas ICARO hizo su toreo arrimista, provocando al burel con el hocico para obligarlo a seguirlo y prolongar así sus embestidas. JABUGO tuvo llamado a escena para participar en tres rosas que resultaron impecables de ejecución y colocación, y cuando se esperaba que Pablo obtuviese cuando menos una oreja las espadas jugaron a la contra y todo quedó en silencio

Su segundo de inicio hizo albergar algunas esperanzas cuando se enganchó en la cola de AGORA II y así en los medios ambos fueron describiendo círculos cada vez más pequeños, para después hacerle sangre en un par de ocasiones y hasta aquí llegó el espejismo, lo que vino enseguida fue una lucha con un burel que traía la cabeza por las nubes y que o se desentendía de los caballos o iba en pos de ellos pegando violentos arreones. El jinete en plaza hizo lo imposible por agradar al respetable pero no había lucimiento ni transmisión, así DISPARATE y DONATELLI lo intentaron todo, cada uno en su estilo, destacando algún galope del castaño aprovechando el viaje del burel a la querencia y los cites y reuniones del tordo pero sin poder ajustar las piruetas ya que el de La Estancia o se frenaba o se venía al paso. BACANO también hizo su aporte en las cortas ante un astado que no daba ya un paso y por tanto complicó la suerte suprema; decidiendo en ese momento Pablo que regalaría al sobrero como una forma de compensar la ilusión del público que al conjuro de su nombre mayoritariamente hizo una excelente entrada en el coso de la Calzada Independencia.

 

Última actualización en Lunes, 12 de Marzo de 2018 22:31