TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

CASTELLÓN. CUADERNO DE BÍTACORA DE BARQUERITO: "Sin brújula pero con rumbo y destino"

Correo Imprimir PDF

CdB. 09032108. Castellón de la Plana

En la Avenida -la del Rey Jaime, frontera del penúltimo ensanche de Castellón- me encontré con los Moseley. Ivan -se pronuncia “áivan”- llevaba en la solapa la insignia blanca del Club Taurino de Londres, que presidió durante una época dorada. Mary venía cansada de pasar frío en Olivenza, donde se cayeron todas las corridas. Los dos, encantados con Talavante. El Talavante de Olivenza, parece que mejor que nunca. Proféticos. El Talavante de Castellón ha estado espléndido. Volaba, volaba. El toreo que en Sevilla llaman “eterno” sin mayor razón - ¡ojalá lo fuera!- se sostiene sobre la idea de que el torero levita y parece suspenderse. El vuelo de Talavante es distinto. La plaza estaba llena. Un viernes, que no es un sábado. Mañana -por el sábado 10- se llenará más todavía. Bajarán los de los pueblos. Los pueblos de Castellón, que son unos cuantos.

El perfil de la provincia de Castellón es casi rectangular. Por el oeste, los dientes obligados de las sierras del Alto Maestrazgo, el Alto Mijares y el Alto Palancia. Mijares y Palancia son topónimos de río. El Palancia desemboca en Sagunto, en la playa primera de Canet. El Mijares, represado varias veces, baja hasta Villarreal y Burriana, pero ya como cauce de rambla seca. Esos ríos emboscados se están nutriendo de las nieves de esas sierras del Castellón montañero. Sierras de nombres sonoros.

 

Tomo los topónimos del mapa provincial de Instituto Geográfico Nacional. Se vende por 6 euros cada provincia. Los colecciono. Te compras una lupa de filatelia y puedes dar la vuelta al mundo por el Castellón de las nieves perpetuas. De norte a sur, esta es la relación de sierras del país: Sant Cristòfol (Cristóbal), Les Albardes (Albardas), Manadella y els Mollons (las Manadas -de lobos, se entiende- y los Mojones, o hitos de cordillera), la Muntanya del Bovalar, la Serra Negra -con capital en Villafranca del Cid, porque por ella cruzó el famoso Rodrigo Díaz de Vivar de ida y vuelta tras la campaña de Valencia-, la Serra Vella (Vieja), la Serra del Bou (el Toro), la de la Batalla, la de Montordí entre el Alcalatén -donde las tierras que sirvieron para la cerámica de Alcora- y el parque de Penyagolosa. La cumbre de Penyagolosa es la montaña sagrada del país. El Parque Natural, el primero de su género en esta provincia bendecida por sus suelos de monte y castigada por el abuso de los suelos llanos y de playa.

Y, sin embargo, las alcachofas de Benicarló, capital del Bajo Maestrazgo, son uno de los tesoros patrios. Están todavía en temporada. Miles de kilos de alcachofas. Más que de naranjas. Parece mentira. De la alcachofa de Benicarló, que hace un suculento arroz mezclado con un fondo de caldo de morralla, se apura todo. Hay en el Mercado Central un puesto amplio y lucido de productos del país. Sol de Sierra. Se llama así. Se vende una pasta o paté de alcachofa artesanal que sacia y llena la boca. Por tres euros el frasco. Es mi cena. Tentado de tomarme el segundo frasco. Y de postres, los flaons de Morella rellenos de pasta de naranja dulce. Creo que los dos inventos son de raíz árabe. Un flaó es una empanadilla de pasta muy fina. El relleno de naranja empastada es una delicia. La capital de todas las sierras norteñas es Morella, y para distinguir su capitalidad la comarca toma el nombre de Els Ports (Los Puertos). Morella fue la capital oriental de la España carlista en las guerras civiles del XIX. El célebre general Cabrera, famoso por su crueldad sanguinaria, era hijo de Morella. El ejército liberal fusiló a la madre de Cabrera sin juicio previo. Una represalia. Ejemplo tomado de la tradición militar manchú. Si no estás tú, tu madre. Si no está tu madre, tus hijos. El arte de exterminar.

A medida que la frontera serrana entre Castellón y Teruel va suavizándose, una vez pasado el Parque de Penyagolosa, el paisaje pierde agresividad, pero no fuerza. Aquí está el balneario de Montanejos, donde se cura casi todo. El paso de Barracas, en el Alto Palancia, suele nevarse diez o quince veces al año. Y se corta la carretera porque ni los quitanieves pasan. La primera vez que Iván Fandiño toreó en Castellón, la cuadrilla, que vino por Teruel, se quedó atrapada en Barracas, ruta temida por los camioneros. Pero llegaron a tiempo.

Iván estaba esperando el ascensor del Doña Lola con cara de sueño y frío. Ojeras y una melena de varios días. “Te cortarás el pelo, ¿no?” A la hora de los toros, se había dejado el pelo como un maniquí. Con su fijador de rizos que le daban aire gitano. La cuadrilla apareció con el gesto descompuesto a la hora del sorteo. No recuerdo de quién fue la corrida. Sí que muy grande. Porque en Castellón los toros del primer domingo de la feria abultan el doble que los de la segunda.

Hay en la comarca del Palancia pueblos elegantes, nobles, de importancia, como Viver, de patrocinio real, y la episcopal Segorbe, cuya catedral, no exenta, parece un edificio más del pueblo. Entre la cuenca alta del Palancia y el Alto Mijares se extiende una sierra sinuosa y dulce, la Sierra de Espadán. Cuando el amigo Julio Franch me llevaba en mañanas de feria a recorrer pueblos serranos, sentí por Espadán especial apego. Por las higueras y los nísperos, por los aromas de las plantas silvestres que entraban por las ventanillas de aquella furgoneta donde Julio llevaba cajas de naranjas de su cosecha propia.

Las naranjas de Bechí, que aprendí a beber como los niños moros. Se arrastra un poco por el suelo, se le hace a navaja un agujero y el zumo viene a la boca prensado de tu mano. Sin colorantes. Las naranjas dulces de Bechí que tantas veces he visto encajadas en las naves fruteras que exportan las de calibre mayor. Por amor a las naranjas, siento lástima cuando veo en el suelo naranjas perdidas y caídas. Ni siquiera los pájaros. Los pájaros son, por cierto, el regalo acústico de todas esas sierras encadenadas. Por eso conviene viajar por la mañana temprano. Cuando los pájaros, despiertos desde el alba, ya están comidos y a punto para el cortejo y el loor de Dios.


 

Última actualización en Sábado, 10 de Marzo de 2018 22:32