TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

ZARAGOZA. Feria del Pilar. Crónica de Barquerito: "Cayetano, herido de gravedad"

Correo Imprimir PDF

En un cite de largo, cogido y corneado en el muslo

Dos orejas de recompensa

Corrida seria pero sin fuelle

Ponce, aclamado

Ginés, sin suerte

Zaragoza, 11 oct. (COLPISA, Barquerito)

Miércoles, 11 de octubre de 2017. Zaragoza. 5ª del Pilar. Veraniego. Plegada la capota de la corona de cubierta. Casi lleno. 10.000 almas. Dos horas y veinticinco minutos de función. Herido de gravedad Cayetano por el segundo toro. Cornada de tres trayectorias de 10 y 20 cms. en el muslo izquierdo, cara interna, tercio superior, con orificio de entrada de 6 cms. y destrozo de aductores. Tres toros -1º, 2º y 3º bis, sexto del sorteo- de Parladé (Juan Pedro Domecq Morenés) y tres -4º, 5º (sobrero jugado a turno corrido) y 6º de Juan Pedro Domecq. Enrique Ponce, silencio, oreja tras un aviso y vuelta tras un aviso. Cayetano, dos orejas, que blandió desde la boca del burladero Alberto Zayas, tercero de cuadrilla. Ginés Marín, que sustituyó a Jesús Enrique Colombo, saludos y silencio. Pares notables de Joselito Rus, Iván García, el Fini Diaz y Manuel Izquierdo.

EL TORO DE LA corrida de Juan Pedro Domecq y de cuanto va de feria fue el segundo. Del hierro de Parladé, negro zaino, casi 600 kilos, las borlas del rabo barriendo la arena, bello galope, estirado sin demora. Bravo y pronto de salida, briosos viajes al tomar engaño -lances acompasados y de acompañar de Cayetano, bien sujeto-, cumplidor en un primer puyazo tomado por dentro, suelto de un segundo apenas señalado, vivo en un quite de Ginés Marín por chicuelinas despegaditas, pies en banderillas, fijeza.

Cayetano se acopló sin pruebas, sencilla y llanamente, desde el primer muletazo de una primera tanda bien compuesta y resuelta, en redondo y el remate de una trincherilla cosida a un cambio de mano, molinete de dibujo agitanado -el giro frontal a pies juntos, la muleta por debajo de las rodillas- y el de pecho, ampuloso, bien tirado. No hicieron falta las pruebas en la que fue segunda tanda, tomado entonces el toro en distancia. Cuatro y el de pecho. Muy fácil pero bien contado: mecido más que gobernado el toro en los vuelos, de donde no se soltó hasta un rato después.

Vuelo tuvo la faena. Por la manera de encajarse Cayetano, por su apuesta y su descaro de rayas afuera. Vuelo, sí, pero no final feliz. Una tanda de naturales dejando al toro venir de largo nuevamente, pero sin meterlo Cayetano en la muleta. En una segunda tanda y solo en el segundo viaje, el toro, a su aire entonces, prendió a Cayetano por el muslo izquierdo. La sensación de cornada fue inmediata porque manó mucha sangre y, además de la del toro que Cayetano llevaba en cuello y rostro, se tiñó de rojo la taleguilla de seda azul cobalto. Sin gestos de más, ni siquiera dolerse, en renuncio de la épica postiza, Cayetano se negó a pasar a la enfermería. Cojeando, volvió calmoso a la cara del toro, le pegó tres redondos, un cuarto todavía y el cambiado de pecho y, cuadrado el toro, lo despenó de certera estocada. La gente estaba impresionada, se hizo un clamor de respeto. Dos orejas. Una cornada grave.

Ovacionaron en el arrastre al toro, que no solo fue el mejor de los siete que asomaron -corridos los turnos, se jugó de quinto un feo sobrero zancudo con la cara por las nubes y sin la menor fijeza- sino el único que hizo los honores al hierro y su encaste. Una corrida de Juan Pedro Domecq, con cualquiera de los dos hierros históricos de la casa, reclama la atención de muchos ganaderos derivados.

Manso, sumiso y sin celo, algo descaderado, el primero de los seis -con el hierro de Parladé también- no tuvo fuerza ninguna. Ponce vendió humo al peso. Ni así se animó el toro. El tercero, 605 kilos pero muy bien hecho, metió una mano en uno de los muchos hoyos del ruedo, se partió la mano derecha por el brazuelo y la llevó colgando. La devolución fue a tercio cambiado después de banderillas. Ginés Marín, sustituto del herido Jesús Enrique Colombo, hizo correr turno y salió de tercero bis el tercero de los tres parladés del envío, de infalibles hechuras -pechugón, la papadita de la casa- pero pobre condición y justas fuerzas, la cara entre las manos, pereza incurable. De abajo arriba el trazo de muletazos sueltos al hilo. Se paró el toro.

En la segunda mitad de festejo se jugaron los tres del hierro de Veragua. El sobrero fue deslucidísimo y la faena de Ginés Marín, alargada sin razón, solamente justificatoria. El toro que se dejó Cayetano en toriles, quinto de sorteo, y soltado en sexto lugar, muy ofensivo, fue un gran mozo. Solo el escaparate. Se vino abajo a las primeras de cambio. Escarbador, rebrincado, la cara entre las manos, una desgana infinita. Ponce había brindado a la cuadrilla porque era su última corrida del curso -y la enésima de Juan Pedro que mataba- y se empeñó en faena hueca y postural, de las de nunca acabar. Le dieron dos vueltas al pasodoble: el Manolete, de Orozco, tan solemne.

Y, en fin, como argumento de la corrida, ya al margen de la cornada, un cuarto toro de frágiles apoyos, astifino, mansurrón, distraído y protestante. Con él se empeñó Ponce en una faena abierta con fe y resuelta casi a pico y pala porque el toro dejó de emplearse enseguida, y al dejar de hacerlo echaba la cara arriba, y al poco se rajó sin remedio. A toro rajado insistió Ponce en medios muletazos o tres cuartos, por las dos manos, en la vertical o en la genuflexa a compás abierto lo indecible. La mayoría lo celebró como lo que no era: Cayetano, herido de gravedad

En sus manos el mejor toro de la corrida de los dos hierros de Juan Pedro Domecq. Descubierto enun acontecimiento. Un trabajo interminable. Un chorro de ceremonias y reverencias. Una oreja.

Postata para los íntimos.- Plegaria de un fariseo:
Espero, Señor, que al alcanzar la edad provecta no consintáis que yo sea como esos ancianos aficionados de la andanada de La Misericordia que, a la salida de los toros y en la cola del 22, en la parada de María Agustín delante de de la Jefatura Superior de Policía, no respetan el orden tácito de la fila, sino que entre ellos mismos -tres o cuatro de un golpe- porfían por entrar antes que nadie para encontrar asiento que los lleve hasta el final de Duquesa de Villahermosa o hasta las casas obreras de La Bombarda. También quisiera, Señor, que no me falte una ducha siquiera somera de agua caliente y jabón para esos duros momentos, si es que llegan y en Zaragoza me encuentran en esa parada del 22 a las ocho y media de la noche de una tarde de toros o dentro del ambiente irrespirable del coche. Yo no llego a la Bombarda, Señor, que en la primera parada de la calle de Santander pongo pie a tierra y siento que he salido de una pesadilla o huido a escape de una zahurda. A una muchacha boliviana que llevaba tiempo esperando ayer la llegada del autobús estuvieron a punto de atropellarla los tres reyes de bastos y de la edad tercera, que es la mía, Señor, pero todavía no calzo bastón ni garrote. Garrote baturro, Señor, como en esa pelea de Goya que tanto duele contemplar casi a diario. Con la mirada me dio sus gracias la dulce boliviana. Y eso me basta. Más no pido ni quiero.
Última actualización en Jueves, 12 de Octubre de 2017 10:45