TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

BILBAO. EL APARTADO por Barquerito para El Correo: "Víctorino, un romance"

Correo Imprimir PDF

5ª de las Corridas Generales. Toros de Victorino Martín para Diego Urdiales, Manuel Escribano y Paco Ureña

Los tres de terna tienen con Victorino una relación sentimental. Una corrida de Victorino en Logroño rescató a Diego Urdiales del abismo. El quinto toro, septiembre de 2007, fue indultado. Lo toreó con fría pasión Diego. La pasión fría propia de los toreros sentimentales. Los que torean con sentimiento.

Indulto trascendente. No para el toro, que vivió solo tres años más, sino para Diego, otro torero a partir de entonces. La misma sensibilidad de sus años de novillero, cuando se anunciaba como Diego de Arnedo -porque Arnedo es su pueblo- pero el indulto atizó el fuego de un espíritu que estaba para apagarse como llama de palmatoria.

Con toros de Victorino ha cumplido Diego faenas caras. Con los ásperos y arteros. Y con otros que no. La calidad del bravo y noble de sangre Saltillo es distintiva, única y singular. Del árbol del bien y del mal, que es Victorino, han salido toreros estrellados y también toreros con estrella. Que es el caso de Diego. Y el caso de Escribano, y el de Paco Ureña, y ha estado a punto de serlo y lo acabará siendo de Noé Gómez del Pilar, y de un parece que renacido Daniel Luque. Como lo fue de un largo etcétera ya pasado. Un éxito con un victorino puede ser también una condena. Pero esa es otra historia.

Uno de los más completos victorinos nunca vistos fue, en Sevilla y en abril de 2016, un  Cobradiezmos que, en manos de Escribano, se templó como los toros de época. Indultado por bravo y no por dócil. Solo dos meses después del indulto se le cruzó el destino a Escribano en Alicante. Lo hirió muy gravemente un toro de Adolfo Martín. Los otros victorinos, digamos. Cobradiezmos metió a Escribano en las ferias. Se anunció en Bilbao hace un año con la de Victorino. No pudo ser. Hoy será. La de Paco Ureña a un fiero victorino fue la más candente de todas las faenas del San Isidro pasado. La misma tarde del Cobradiezmos de Sevilla, Ureña cuajó una faena de consagración.