TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

VENEZUELA. Hugo Domingo Molina toma las riendas de La Feria de San Cristóbal.

Correo Imprimir PDF

Por los próximos cinco años




Tras poco más de tres lustros, vuelve a tomar las riendas de la Plaza de Toros de San Cristóbal. Foto: RDV


RUBÉN DARÍO VILLAFRAZ

@rubenvillafraz


Se estaba colocando en jaque una parte de gran importancia en la historia taurina venezolana. Es la plaza que hizo grandes las ferias en el país. Y solo un hombre en las actuales circunstancias que se encuentra el país en materia taurina tiene el aval y crédito para recuperar lo que tres gestiones empresariales han ido paulatinamente enmasillando.


Es la vuelta al mando y dirección general de los destinos de la Plaza de Toros Monumental de Pueblo Nuevo en San Cristóbal del Lic. Hugo Domingo Molina. lo hace bajo la Presidencia de la C.A. Plaza de Toros de San Cristóbal, tras este jueves la Cámara Municipal de la capital tachirense dar el visto bueno a lo que será la gestión por cinco años que se ha estipulado para de esta manera recuperar el listón que en su momento tuvo la cita taurina sancristobalense.

 

Es el propio Hugo Domingo quien se coloca en contacto con esta redacción, para confirmar lo que es la gran apuesta por uno de los artífices de lo que en su momento fue un acontecimiento internacional, la gran Feria de San Sebastián. Para tal efecto Don Hugo estará acompañado en este ansiado regreso a los despachos empresariales de Pueblo Nuevo por Manolo Ordóñez, conocido por su faceta en la dirección y defensa de la Escuela Taurina “César Faraco”, así como por el reconocido aficionado Pablo Duque, al igual que reconocido Arquitecto Eduardo Santos, sin dejar a un lado la presencia del conocido ganadero Astolfo Núñez, a quienes se les endilga la importantísima responsabilidad de apostar por el éxito y recuperación de uno de los bastiones de máxima importancia para el toreo, que debe de permanecer incólume, muy por encima de las circunstancias que aquejan en lo social y político a un estado tan golpeado como ha sido el Táchira.


Por los momentos queda manos a la obra, como dirían, a la espera de lo que pudiera ser el reencuentro de la fiesta brava con el gran aficionado tachirense, ese que se había alejado de los escaños del gran escenario taurino como es la arena de Pueblo Nuevo.


 

Última actualización en Viernes, 18 de Agosto de 2017 10:02