TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

BAYONA, FRANCIA. Siguiendo a Pablo muy de cerca: "Mucho calor"

Correo Imprimir PDF

Sábado, 29 de julio de 2017. Plaza de toros de BAYONA (FRANCIA). Casi lleno. Toros de Herederos de José Rosa Rodríguez, de Portugal. Pablo Hermoso de Mendoza (palmas y oreja); Joao Moura Jr (palmas y dos orejas); y Lea Vicens (silencio tras aviso y vuelta).

CABALLOS UTILIZADOS:

Primer toro de la Ganadería de Herederos de José Rosa Rodríguez, número 265, 540 Kg, de nombre Diabinho: De salida BARRABAS (2 rejones de castigo); en banderillas BRINDIS (2 banderillas) y JANUCA (2 banderillas); y para el último tercio NEVADO (tres cortas y un rejón de muerte tras dos pinchazos).

Segundo toro de la Ganadería de Herederos de José Rosa Rodríguez, número 274, 580 Kg, de nombre Silvestre: De salida ALQUIMISTA (1 rejón de castigo); en banderillas DISPARATE (2 banderillas) y DONATELLI (2 banderillas); y para el último tercio NEVADO (dos cortas y un rejón de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS: BACO, BACANO y LUSO.

Pablo Hermoso de Mendoza cumplía su paseíllo número veinte en la plaza vasco francesa de Bayona en una tarde de bochorno y mucho calor en la que los aceros marcaron el resultado final del festejo, sobre todo en la primera parte del mismo.

La mayoría de los toros tuvieron un comportamiento un tanto complicado de salida, muy abantos y querenciosos y sobre todo con mucha movilidad descontrolada. Esa fue la característica principal del primer astado de Pablo al que lidió montando a BARRABAS y al que costaba mucho cuadrarlo para ejecutar las suertes. Tampoco era fácil de encelar con la bandera porque salía suelto de la suerte y además de derrotar arriba siempre después de la suerte. Complicado el toro en este tercio pero que afortunadamente fue mejorando su comportamiento a medida que avanzaba la lidia y después de dos banderillas dejándolo llegar mucho por parte de BRINDIS, comenzó este mismo caballo a llevarlo templado toreado al hilo de las tablas y el toro se fue rompiendo para bien y templando sus embestidas. Fue con JANUCA donde sacó lo mejor y donde el caballo aprovechó esa buena embestida para transmitir a los tendidos ese toreo circular, cercano y cadencioso que el caballo mide cuando el toro se templa. Llegaban los momentos más brillantes de la lidia sobre todo cada ves que JANUCA se pasaba los pitones del toro cerca de su cuerpo en desplantes de toreo caro. Con la faena ya crecida, Pablo colocó tres cortas sobre NEVADO, justas y precisas aprovechando la querencia del toro y descolgándose con desplantes telefónicos. Pinchó dos veces al ya parado toro ante de dejar un rejón entero que hizo doblar a este primero de la tarde.

La oreja llegó en el cuarto, un astado cuajado en peso que tuvo el mismo comportamiento de salida que sus hermanos, pero que se encontró enfrente con un inconmensurable ALQUIMISTA ante el que no le quedó otra que embestir. Cada vez que quería huir, se encontraba con el caballo o en su defecto con la bandera, cada vez que pretendía rajarse ahí estaba ALQUIMISTA para encelarlo y enseñarle el camino. Cuando Pablo salió a cambiar de caballo se le oyó exclamar “buen toro” y salió con DISPARATE. Fue buen toro, pero no quiso embestir y que apenas aguantó una carrera al castaño y cuando pasó por primera vez por la puerta de chiqueros, el astado pareció acordarse de donde había salido y ahí se rajó ya para toda la lidia. DISPARATE tiró de recursos, banderillas al sesgo, algún cambio de grupa pero sin intensidad. Todo era luchar contra un imposible y ni atisbo de su esperada hermosina. Lo mismo sucedió con DONATELLI que tuvo que poner él el esfuerzo máximo para arrancar ovaciones del tendido mientras el toro se preocupaba más de su querencia a tablas que del caballo. Pablo realizó un enorme esfuerzo para que DISPARATE y DONATELLI lucieran y consiguió en muchos momentos que la faena no decayera por los derroteros que el toro marcaba. Abrevió con solo dos banderillas cortas por los únicos terrenos libres de los adentros y anduvo acertado para finiquitar al toro de un rejón de muerte en lo alto y así, por petición mayoritaria, obtener la que era primera oreja de la tarde y la número cuarenta y tres que obtiene en esta plaza.