TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

Colombo anunciado como matador de toros en Lima

Correo Imprimir PDF

Se especula que sea el doctorado en Nimes

 


 

Jesús Enrique Colombo, viviendo el momento más dulce de su aún corta pero prometedora carrera. Foto: Jesús “Cucú” Rincones

 

 

RUBÉN DARÍO VILLAFRAZ

@rubenvillafraz


A falta qué depare el país en los próximos días, en especial este 16 y próximo 30, donde literalmente todos nos jugamos la última carta de cambio para bien o para mal, el toreo en el país también anda en las mismas. Ferias que antaño para estas fechas ya se veían perfiladas en el panorama, a día de hoy, poco o escasamente se sabe. A buena de Dios ver que pasa es lo que se escucha en cada una, e incluso en otras, ni rastro de un cronograma o bases de interés para por lo menos especular de ellas.

Lo cierto es que fuera de nuestras fronteras un joven torero ha estado revolucionando el escalafón novilleril español. Es el caso de Jesús Enrique Colombo, quien tras sus triunfos incontestables en Pamplona y Madrid la pasada semana, ve redituar sus logros, con una vasta agenda de contratos en ruedos españoles y galos, todas en ferias de primer nivel, así como el hecho de anunciársele este próximo 26 de noviembre confirmar y estrenar alternativa en América como matador de toros en la pomposa Feria del Señor de los Milagros en Lima, de manos de Sebastián Castella y Ginés Marín, ante toros de procedencia española por definir, tras los carteles conocidos este jueves en la capital peruana, en la persona de los empresarios mexicanos Pablo Moreno Valenzuela y Luis Sayeg Pérez, socios de Casa Toreros, el representante de la Municipalidad del Rímac, José Alonso Chirinos y Martín Bustamante, Presidente de Directorio de la Sociedad de Beneficencia de Lima.


Es un hecho que Jesús Enrique esté alcanzando el añorado doctorado a finales de esta campaña española, posiblemente en el Coliseo de Nimes, a mediados de septiembre, razón por la que la meticulosa administración de la Casa Ruiz Palomares, la que le apodera, le lleve como la figura novilleril que se convertido tras su arrollador paso, le asegure una alternativa de relumbrón (padrino y testigo además de ganadería de postín) y comience a capitalizar su novedad en los principales cosos donde ha dejado gran ambiente desde su precoz irrupción en los ruedos.


Llama poderosamente la atención, que en momentos tan difíciles para el toreo en Venezuela, se vislumbre en el panorama una dupla tan interesante de toreros como hacía años no se tenía, me refiero Manolo Vanegas-Jesús Colombo, quienes al socaire de su interés serían capaces de discutirles las ovaciones a cualquier torero en esas plazas que necesitan un revitalizante urgente. Sería la única manera de salvar de las garras toricidas de la ignorancia quienes ostentan el poder político y económico actualmente.