TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

La mujer torera en el Dia Internacional de la Mujer

Correo Imprimir PDF

Permitidme que os hable, esta vez (otra vez) del Especial Toros Fallas 2017 que pongo en antena todos los días a partir de las 14:45 horas en CVRadio (94.5 FM). Porque ayer el programa fue dedicado a la mujer, a la mujer torero o mujer torera. Las dos acepciones entran para la ocasión, aunque algunas mujeres prefieren que se les denomine por el género masculino en este caso: TO RE RO. No es el caso de una de las invitadas de ayer, la murciana Conchi Rios, que prefiere ser llamada matadora de toros o torera. Vale!

El caso es que ayer fue en la CVRadio el día de la mujer torera/torero. Estuvieron la citada Conchi Rios y dos alumnas de L'Escola de Tauromaquia, Alba Navarro y Paula Medina. Junto a estas tres mujeres toreras, la pintora valenciana Susana Zaragoza.
Lo de Conchi Rios es como el argumento de una novela, su vida me refiero. Con un guión drámatico, pero que Conchi lleva con una sonrisa que no se le despega de la boca. Acostumbrado a verla vestida de luces y peinada de otra manera, de calle parece cualquier cosa menos torera. Alta, rubia, pintada, maquillada, tacones de aguja...sorprendente, la verdad, para quienes solo la conocíamos vestida de torera. Digo que su vida es como una novela en donde el drama está siempre presente. No es lugar, ni me apetece, desvelar alguna de las cosas que me contó. Incluso ahora mismo pasa por una situación familiar muy preocupante. Pero ahí está ella. La sonrisa no se le aparta de la cara y las ganas de vivir y de triunfar en el toreo, tampoco. Ahora, hace unos días, se quedó sin apoderado y está a la espera de acordar un nuevo compromiso. Su espina es la plaza de Murcia, donde ya triunfó de novillera pero como matadora no parece que le tengan mucho cariño. Porque Conchi tomó la alternativa el pasado año en Cehegín, de manos de Manuel Díaz "El Cordobés". Y triunfó. Como aquella noche de verano en Las Ventas de Madrid, donde fue la primera mujer en la historia de esa plaza en cortar dos orejas a un novillo y salir por la puerta que da a la calle de Alcalá, la Puerta Grande. Atrás quedan las medallas que surcan su cuerpo, en forma de cornadas. Lleva 11, nada menos. Y una, que fueron tres en una, la sufrió en una plaza francesa donde dice que vio la muerte de cerca. La tuvieron que evacuar en helicóptero hasta el hospital de Toulouse, donde al fin descubrieron que era una cornada, sí, pero con tres trayectorias. Dicen que fue muy parecida a la que segó la vida a Paquirri en Pozoblanco. Conchi superó el trance y solo 13 días después, con los puntos tiernos sobre la herida, toreó en Madrid aquella noche de verano. Y la sacaron a hombros. Suerte!!!

Y Susana Zaragoza. Pintora ella. No al uso tradicional de los pintores taurinos. La suya es una pintura surealista, digo yo. Pero muy atractiva. De gran colorido. Combina toros, toreros y caballos, a los que personaliza a veces. Pero llaman la atención sus cuadros. Acaba de regresar de Dubai, en los Emiratos, donde todavía mantiene una exposición taurina y equina. Han gustado muchos sus cuadros, aunque dice que los jeques no son muy de comprar obras de arte. Que son más de anillos, relojes, coches...de lo de ponerse encima, vamos. Aún así, ha logrado vender algunos cuadros. Otra luchadora, como Conchi. Las dos merecen sitio y triunfar en sus profesiones.

No me olvido de Alba y Paula. Dos jovencitas que ven en Conchi un referente. La admiran. Hacen bien. Ellas también han decidido seguir el camino de toreras. Suerte!!!
Fue el Día de la Mujer. Y fue un placer.

Por cierto, la doña de los buñuelos del otro día no ha vuelto a la plaza. Igual está haciendo acopio de harina, calabaza y aceite para cualquier día de estos. Ah! y me dice Ricard Triviño, que fue uno de los que tuvieron la suerte de pescar algún buñuelo, que eran de higo. Y alguno de calabaza también habría...