TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

VALENCIA. 4ª de la Feria de Fallas. Crónica de Barquerito: "Gran novillada de jandillas de José Vázquez"

Correo Imprimir PDF

Con dos utreros, cuarto y quinto, de excelente nota. Dieron juego los seis.

A hombros el arlesiano Younes, descarado, firme y ambicioso.

Detalles de calidad del reaparecido Marcos

Valencia, 14 mar. (COLPISA, Barquerito)

Martes, 14 de marzo de 2017. Valencia. 4ª de Fallas. Soleado, templado. 3.500 almas. Dos horas y treinta y cinco minutos de función. Seis novillos de José Vázquez. Cristian Climent, silencio tras aviso y saludos tras aviso. Andy Younes, una oreja en cada toro. Lo sacaron a hombros. Marcos Pérez “Marcos”, saludos y una oreja. Buenos puyazos de Jaime Soro y Puchano a cuarto y quinto. Notables banderillas de Iván García.

UNA SOBRESALIENTE novillada de jandillas de José Vázquez, el ganadero gallego afincado en Colmenar Viejo que hace treinta años compró el hierro histórico de Aleas, se pasó a la cría de bravo y no solo la de manso de carne, y, constante y bien aconsejado, supo en su momento abrir lo bravo en dos líneas: una primera temperamental de Santa Coloma, que tuvo en la mano tres lustros y luego abandonó, y otra de Zalduendo, que lleva cuidando casi un cuarto de siglo.

Jandillas de pata negra. Compra de primera mano, previa a particiones, multiplicaciones y mestizajes. Sangre bien decantada, pureza de origen. Visibles y sensibles una y otra en las hechuras. Remate armónico, seriedad. Una novillada de Madrid. Gacho y brochito el segundo de los seis, pero muy astifino. Cornicorto pero igual de astifino el tercero. Impecables los otros cuatro. Y, en fin, la calidad.

La bravura de sello Domecq original que se dejó sentir desde la misma salida. Galoparon los seis novillos. Los seis se estiraron en cuanto tomaron engaño. Matices distintos, los propios de una selección rigurosa abierta de líneas dentro de una común estirpe. No todos los novillos se emplearon de la misma manera en el caballo, pero se emplearon los seis. Tampoco la manera de atacar, pelear, moverse, embestir y darse en banderillas y muleta fue la misma. Los hubo de son brillante, como tercero, cuarto y quinto; de nobleza radiante pero no sumisa, como segundo y sexto; y un primero de mucha correa, de apretar y  distraerse, pero de irse en viajes largos por una y otra mano. El quinto, el más completo, Honroso, número 17,  fue muy ovacionado en el arrastre. Con toda justicia. El cuarto, extraordinario, no le fue a la zaga.

Éxito redondo del ganadero. De José Vázquez fue la ya célebre corrida del pasado sábado en Illescas, la del regreso por un día de Pepe Luis hijo, la de la apoteosis de Morante, la del indulto de Manzanares, la del No hay billetes y sí pasiones cordiales desatadas. Y ahora toca hacer recuento de algunos toros más, sobreros o sueltos, de esos aleas de nuevo cuño que se han venido viendo en plazas diversas –Madrid, entre ellas- y empezaban a ser secreto a voces. No tan secreto ya.

Le vino grande la novillada al torero del país, Cristian Climent, de la villa real y monástica de El Puig. Un puro afán. Pies ligeros en el toreo de capa, pero una honrosa réplica por tafalleras en el cuarto a un quite de Andy Younes a verónicas vueltas con bella larga de remate. Más facultades que acierto en banderillas. Un brindis sentimental a Vicente Ruiz El Soro, que lo apodera y anima, y a quien trata de emular: larga cambiada de rodillas en el recibo del cuarto, el circular cambiado ligado con el de pecho, algún guiño cómplice al tendido. Y, en fin, una espada mal afilada.

Luego, dos novilleros muy distintos. De un lado, el arlesiano Younes –se pronuncia “yunés”-, vocacional como todos los toreros de la Provenza, muy valiente, inspirado en un modelo muy reconocible –el de Sebastián Castella- solo que más cómodo en las corta distancias que en las largas, templado en los medios muletazos y en los enganches. Sueltos los brazos, olvidado el codilleo de sus primeros pasos, todavía la tensión propia del torero en agraz. No se le va un pie. Figura erguida. Facilidad para llegar a la gente: no solo con el toreo cambiado de artificio, sino también con el de riesgo mayor. Decisión con la espada, un botín de dos orejas, igual que hace un año y en esta misma plaza y casi a la misma hora. Con dos novillos no tan encastados como los de esta baza.

De otra parte, el madrileño Marcos Pérez, que se anuncia Marcos a secas y tiene el don de torear despacio. Raro don. Más despacio que ajustado, pero decir despacio es decir compás. Caso insólito  en un novel que solo lleva toreadas cuatro novilladas en toda su vida, y que decidió retirarse precipitadamente pero para venir a Valencia a reaparecer y dejar la estela de su buen gusto y su elegante compostura. El vicio de torear por fuera, propio de toreros nuevos. Pero una cadencia singular: en lances de manos bajas, en el ramillete de muletazos genuflexos de horna con que, de partida, dejó fijado al sexto de la tarde. En el toreo de redondo bien rematado. En dos o tres pases de pecho perfectos.

Postdata para los íntimos.- Las cuatro estaciones se han vivido en Valencia en apenas un mes. Dicen los de sangre caliente que la semana pasada -35 grados a la sombra- se iba por la calle en mangas de camisa. El domingo por la noche, viento del norte, tormentas eléctricas. Un lunes de invierno. Hoy ha vuelto la primavera. Los almendros florecieron hace tiempo, pero el almendro no es en Valencia árbol de ciudad. Sí las glicinias o los árboles del amor con sus flores malvas. Las izquierdas municipales que gobiernan hace dos años han decidido ajardinar el bulevar de la Gran Vía que va desde el Pont d'Aragó hasta el cruce de Ruzafa. El bulevar es una obra maestra de la jardinería urbana. Los monumentos del bulevar -el del Labrador Valenciano, el de Teodoro Llorente o el del Marqués de Campo están casi ocultos por frondas fantásticas como de selva. Las palmeras son esplendidas. El día en que se concluya la obra habrá que volver. La razón del ensanche de Valencia es la Gran Via, ahora consumida por el tráfico. Y ya veremos...

Se ha elaborado un catálogo de árboles singulares en los jardines céntricos. Y mañana, al Botánico. ¿A ver gatos? Muchos gatos. A ver lo demás.

Última actualización en Martes, 14 de Marzo de 2017 20:49