TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

Desde Bilbao, "Los Timbales" de Paco Cerezo: "El futuro de Vista Alegre"

Correo Imprimir PDF

Tras el decepcionante resultado de las Corridas Generales del pasado ejercicio, el aficionado, y el menos aficionado, ha comenzado a inquietarse por el futuro de Vista Alegre.

Pero esto viene de atrás.

De un lustro a esta parte ha ido menguando el personal asistente de forma ostensible, y los que estamos acostumbrados a ver repletos los graderíos, sufrimos una gran desilusión.

Y no vamos a cargar el muerto a la socorrida crisis a la que nos estan acostumbrando.
Rotundamente, no.

Para que la demanda sea buena, la oferta debe ser excelente.

Y no ha sido así, dándose de baja muchos abonados.

El toro, al que tanta importancia se le da en Bilbao, se ha descuidado mucho.

Se ha ido empequeñeciendo, las corridas no han sido parejas y con defectos que han ido in crecendo, a la par que disminuia su tamaño y su trapío.

Sin ir más lejos, la pasada edición, en la que metieron unas "anchoas" impresentables, que el público tragó a regañadientes.

No vamos a señalar, por que está muy feo, pero hubo corridas que cabían en una lata de sardinas...

La cartelería, importantísima, no gustó un pimiento, y cayó en el tópico: Ni son todos los que están...

En un ejercicio de funambulismo taurino, se entregó el ciclo ferial a toreros de nuevo cuño, haciendo de los mismos base de la cartelería.

Y vino la torta.

Por fas o por nefas, fracasó el experimento.

Por contra, las figuras que vinieron metieron tres cuartos del aforo.

Dos figuras y uno nuevo hubiera sido la terna perfecta.

La clase extra sigue metiendo personal a la plaza, al revés que la fiél infantería que viene a corridas de relleno, cuando en Bilbao debieran ser todas del máximo interés por la brevedad de su ciclo y por la categoría de su plaza.

Una feria no se puede montar con cuatro perras, y menos en Bilbao, reñido siempre con la austeridad...

¡El toreo es grandeza!

Todas estas circunstancias moquea y retraen al público.

Primeras figuras y cabezas de camada y se acaba la crisis taurina.

Si la ocasión es buena, no hay crisis que valga.

A las pruebas me remito. La gente se la pone por montera.

Así que volvamos por nuestros fueros, como en los viejos tiempos.

Cabeza de manada de acreditadas ganaderías y figuras..

Nada de toretes a cambio de toros-toros y nada de emergentes por figuras.

Así va mejor, pues ciclo tan chico no da para más.