TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

MADRID. FERIA DE TOÑO. "Los Timbales" de Paco Cerezo.

Correo Imprimir PDF

 

TIMBALES

Que si tal, que si cual, que si esto, que si lo otro...

Me da igual que me da lo mismo.

Madrid tiene una afición fantástica.

Como lo ha demostrado en su modestísima Feria de Otoño.

Pues en Madrid, parece primavera.

Con tres cuartos de entrada en la novillada inaugural, aquello ha ido in crescendo hasta aproximarse a los llenos en la corrida que cerró feria.

No se ha notado la habitual "espantá" de las figuras y figurantes.

Y se han visto muchas cosas.

La sazón novilleríl del venezolano Manolo Vanegas, el buen corte y sentido artístico del sevillano Pablo Aguado, que se llevó un palizón, para volver a la cara y demostrar que es un torero enterizo.

Rafa Serna, para mostrarnos que ya está perfectamente tras su horrible cornadó en junio.

En la primera corrida, un corridón de Fuente Ymbro con un sexto toro con dos púas alucinantes. Exigentes y con trapío, salió un buen primero para despistar y mostrar el buen oficio de Eugenio de Mora, toreando de salón, pero con toro. Está de vuelta.

Juan del Alamo se vió sobrepasado por su lote.

Voluntad en muchas probaturas para nada. Bueno, si: un revolcón de órdago.

...Y se dejó ir otro buen toro, pese a ser el torero que lleva ocho orejas cortadas.

Pero no fue su tarde.

Román puso la frescura y el descaro.

Sustrasteos llenos de emoción y no exentos de arte, dentro de un valor espartano.

Cortó la oreja en su primero y plantó cara arrimandose de veras a un sexto nada fácil.

El chiquet es todo un mozo con agallas para regalar.

La segunda corrida fue un desfile de trenes sobrepasando los 600 kgs. en el gran esqueleto del encaste Atanasio-Lisardo, que manchó el ganadero del Puerto de San Lorenzo.

Mansos, difíciles, broncos y prestos para hacer carne cuando se les presentaba la ocasión.

Tras la excelente corrida que echó en Bilbao hace bien poco el Puerto, esta visto que no siempre se pueden llevar las cosas a buen puerto, valga el chiste fácil.

Fue una corrida dramática, a sangre y fuego.

Curro Díaz demostró de una vez por todas que los toreros artístas tienen tanto valor como el que más.

Suyos fueron los únicos y muchos auntes del más puro buen gusto.

El duende de la torería. El arte, en una palabra.

Con la espada, sobre todo en el quinto, una escabechina.

Pudo salir en hombros y no salió en camilla de milagro.

Dos volteretones, dramáticos, espeluznantes, eternos. Dios...

Todo lo cual le valió el reconocimiento de un cónclave entregado a la pureza y torería de Curro Díaz.

De la mano de Joxin Iriarte, su actual apoderado, un nuevo Curro Díaz.

El de siempre.

José Garrido, que era el otro torero del mano a mano, se la jugó constantemente y se ganó el respeto del público de la Monumental.

Como Curro, sufrió otras dos cogidas espeluznantes, quedando largo rato a merced del toro. Horrible.

Salió peor parado, pero con arrestos para liquidar al sexto, tras tener que pasar por "recauchutado".

Si los aficionados nos quejamos de falta de emoción, en esta corrida acabamos con el corazón en un puño.

Al final respiramos todos.

La tercera "otoñal" deparó, además de un casi lleno, una buena dosis de aburrimiento.

Un descanso casi necesario tras los sobresaltos de la vispera.

Bien presentados los toros de Adolfo Martín, muy en el encaste original, cárdenos y grises, como su juego.

Blanda y sin fuerza.

El bueno de la corrida, el primero, se lió con Rafaelillo y se lo dejó ir.

Mejor estuvo en el cuarto, que era peor.

El Cid le pegó al primero unas tandas marca de la casa.

Se superó en el dócil quinto, al que toreó con ambas manos con el arte y buen gusto comunes en el torero de Salteras, que fué ovacionado y mantiene su crédito en las Ventas del Espíritu Santo.

Morenito de Aranda, vestido de corinto y azabache, terno muy indicado para enfrentarse a un lote que fue una penitencia.

El pobre Morenito se marchó aburrido.

Y nosotros también.

El único torero que abrió la puerta grande de las Ventas fue Francisco de Manuel, el más modesto. Cortó una oreja en cada novillo en la matinal.Un novillero sin picadores.

 

Última actualización en Jueves, 06 de Octubre de 2016 12:05