TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

Recordando la Feria de Bilbao. Los "Timbales" de Paco Cerezo.

Correo Imprimir PDF

Las últimas Corridas Generales han hecho satar las alarmas. La cuesta abajo iniciada hace un lustro continúa de manera alarmante. Tanto, que la Junta se reunió de urgencia para tomar las primeras decisiones.


Se apostó por las jóvenes promesas con fundamento, y fracasó el proyecto.

El envite fue arriesgado, pero la forma de innovar, de dar empuje, de oxigenar la Fiesta, necesaria.

No resultó el experimento, pero tengamos en cuenta que quien no se arriesga, no pasa la mar.

Faltaron dos figuras que podían haber salvado el taquillaje, Manzanares y Talavante, en gran momento.

La prensa del corazón influye más de lo que parece, por si fuera poco.

No cabe duda que la ausencia de estas figuras ha restado afluencia.

Ambos toreros no debieron faltar y hubieran apuntalado un ciclo de jóvenes espadas, sin restarles actuaciones.

Sin embargo, es digno de elogio el nuevo proyecto, buscando la novedad, el atractivo en los carteles.

...Pero Bilbao, y no es bilbainada, es el escaparate de las figuras. Está a la vista.
Podría haber funcionado igualmente un "plan B", que se dice tontamente. José Tomás, que la ausencia de Vista Alegre proporcionó a San Sebastián.

Dicen que no quiere venir a Bilbao. No me lo creo.

¿Qué cobra José Tomás? ¿400.000 euros? ¡Ahí van 500.000, que estamos en Bilbao!

El gancho podría traerlo él, lo que no es ninguna excepción, pues las figuras lo hacen.

"Es que José Tomás se queda con toda la recaudación de la corrida..."

¡Pues que se la quede!

Vende la totalidad del abono y resto de taquillaje y te deja siete corridas para ganar dinero.

Además, pone en marcha la ciudad y todos sus servicios.

Ahora, la siempre odiosa y ruin comparación

¿Por qué lo que aquí pudo ser "plan B", bien cerquita ha sido plan A?

Me lo expliquen, que decimos los de pueblo...

Total, que nos hemos pegado el tortazo...

Lo que ha aprovechado un pequeño nucleo para protestar airadamente antes de arrastrarse el último toro de las Corridas Generales, para tener la seguridad de hacerse oir por el resto del cónclave.

Siempre tienen que haber elementos conflictivos y discordantes, con su historial, y viejos conocidos, con refuerzos y todo.

La protesta pareció más orquestada que espontanea, y que el resto del personal no secundó, contempló extrañado por lo inhabitual de estos insignificantes "conatos de incendio" en Vista Alegre.
El triunfalismo del que siempre hicimos gala, ha debido de pasarnos factura.

Desastre ganadero y entradas penosas.

Tan solo Ponce, El Juli y Morante consiguieron meter tres cuartos de plaza. Algunas tardes, la entrada fue desoladora.

Daba pena ver los tendidos, otrora rebosantes de espectadores.

En cuanto a ganaderías, con una excepción, se ha traído a lo mejor de la cabaña ganadera y, sin embargo, han resultado en conjunto un petardo.

Sabemos que los primeros en lamentarlo son los ganaderos, interesadísimos en que su producto se mueva, que dé espectáculo y colabore con el torero. A Bilbao le han llegado sus vacas flacas.

Pero el hombre dispone...

Con todo y con eso, han habido buenos toros, diría que hasta alguno importante.

Del Puerto fue un bravísimo primer toro.

De Alcurrucén, "Atrevido", bravo como él solo, al que desorejó por partida doble Diego Urdiales.

Fuente Ymbro, con un bravo sexto, no pudo tapar un encierro "horribilis"...

Jandilla, con un gran sexto toro...

Lastimoso lo demás, con fracaso rotundo de Garci-Grande, cuyo ganadero el año pasado enfatizó: "A algunos sitios no se debiera venir"...

El tiempo le ha dado la razón: ni se debe, ni se puede, ni se tiene que venir.

Se han protestado demasiados toros por poca presencia, por chicos... Y con razón.

Sin embargo, la báscula siempre da alrededor de 545 kg.

Se nota que, sigilosamente, año tras año, va disminuyendo el tamaño de los astados, en una imposición soterrada de quienes opinan que el toro chico embiste mejor, que es más armónico, que se mueve más.

Y lo están logrando.

De los toreros destacar su disposición, pero todo tiene un límite.

Si no hay toro...

Enrique Ponce se mostró como todo un científico de esta inexacta ciencia que es el toro.

Oreja para Ponce que la muestra en plan emperador.

La torería y la profundidad de Diego Urdiales, puro clasicismo, con salida a hombros.

Dos orejas e igual salida a aupas de un impetuoso José Garrido, imponiendo su tauromaquia maciza y profunda.

El día anterior también había arrancado una oreja.

Fue el triunfador de este año en Vista Alegre, imponiéndose por la mínima en el cómputo orejíl frente a Urdiales, lo que viene al bravo torero extremeño como pedrada en ojo de boticario.

Joselito Adame cortó una oreja a un gran toro, y otra le dieron a Padilla, quien se dejó ir a un excelente primero...

Iván Fandiño estuvo a punto de cercenar otro trofeo, pero nosotros, el público de Bilbao, siempre hemos sido escasamente amables con los matadores de la tierra y si hubiera habido el mismo follón al no concederla que a la hora de pedirla, Iván hubiera obtenido una oreja.
Morante es punto y aparte.

Echó el paseillo y su espíritu se marchó a dar una vuelta por el Botxo.

No estuvo, o vino a cenar, lo cuial tampoco está nada mal en este país...

...Pero le volveremos a traer el año que viene. Nos mete tres cuartos de plaza. Lo uno por lo otro.

A López-Simón le pudo la responsabilidad.

Muy afectado, y en completa inferioridad, tras acabar con dos oponentes tuvo que ingresar en la enfermería para ser atendido.

Espeso Juan del Alamo.

Ginés Marín, nuevecito él, ovacionado en uno y vuelta en el segundo, dejó muy grata impresión.

Curro Díaz dejó detalles de su gran clase, y pudo cortar una oreja, que el público pidió apenas, porque le pareció corta la faena del linarense.

Lo bueno, si breve...
Paco Ureña dejó detalles, de mal gusto también, con su número estrella de descalzarse en público, sin más ni qué...

Apropiado para las carmelitas descalzas, pero cada cosa...

Poco pudieron hacer Castella y Perera con unos cuasi imposibles Fuente-Ymbro...

David Mora, ovacionado en su lote.

Y una despedida a la antigüa: Aquí se termita el sainete, perdonad sus muchas faltas...

 

Última actualización en Domingo, 25 de Septiembre de 2016 12:15