TOROSDOS

Se torea como se és. Juan Belmonte

  • Incrementar tamaño de la fuente
  • Tamaño de la fuente predeterminado
  • Decrementar tamaño de la fuente

PACHUCA, MÉXICO. Siguiendo a Pablo muy de cerca: "Tarde negra en el ruedo"

Correo Imprimir PDF

Domingo, 24 de abril de 2016. Plaza de toros Vicente Segura de PACHUCA (HIDALGO). Lleno. Toros de Fernando de la Mora (1 y 4) y Torreón de Cañas (2, 3, 5, 6, 7 y 8). Pablo Hermoso de Mendoza (silencio tras aviso y silencio); Joselito Adame (silencio, vuelta y dos orejas en el de regalo); y Andrés Roca Rey (vuelta, silencio y oreja en el de regalo).

CABALLOS UTILIZADOS:

Primer toro de la Ganadería de Fernando de la Mora, número 53, 500 Kg, de nombre Álito: De salida AGORA (2 rejones de castigo); en banderillas JANUCA (2 banderillas) y DONATELLI (2 banderillas); y para el último tercio BOTERO (tres cortas y cuatro rejones de muerte y cuatro pinchazos).

Segundo toro de la Ganadería de Fernando de la Mora, número 7, 550 Kg, de nombre Huichapense: De salida  MANIZALES (2 rejones de castigo); en banderillas DUENDE (2 banderillas) y DONATELLI (2 banderillas); y para el último tercio BARRABAS (tres cortas y dos rejones de muerte).

OTROS CABALLOS DESPLAZADOS: ZELADOR y DALI.

Lleno hasta la bandera para conmemorar los treinta y ocho años de la Plaza de Toros Vicente Segura de Pachuca, en el estado de Hidalgo, tierra de charros que lucieron tras el paseíllo sus mejore equinos en el propio ruedo.

De cualquier forma, tarde de fiesta en el tendido, pero tarde negra para el rejoneador navarro donde ya comenzó mal con su caballo DALI aquejado de un cólico y causando baja en la misma hora del festejo. Se recuperó, pero no pudo actuar.

Dando paso a lo taurino, Pablo volvió a sufrir una tarde muy cuesta arriba, ya que enfrentó en primer lugar a un toro muy parado que llegó a desesperarle en el último tercio y que en los primeros compases de la lidia se frenaba en el momento de la reunión, haciendo que Pablo fallase con dos banderillas y otra cayese delantera. Banderillas a toro parado y un quiero y no puedo ante semejante marmolillo. Llegarle para matar era algo sumamente complicado y así fue, llegando a escuchar un aviso de la presidencia.

Y si había alguna esperanza en el “mulo” que hizo cuarto, un toro rondando los seiscientos kilos, pronto se diluyeron y se comprobó que era carne de carnicería por que bravura poca. Solo algún golpe de rabia como el que asestó a DUENDE provocándole una dura cornada en el anca derecha. Dura por lo aparatosa, si bien fue limpia y no afectó a ningún zona comprometida. Hasta ahí el caballo había estado sobrado de valor, mostrando su entereza a pesar del pésimo juego de su oponente, y fue ya al final, en la última pasada cuando el astado no le perdonó y le asestó el duro golpe. A partir de ahí, DONATELLI y BARRABAS, dos caballos casi de la misma alzada que el toro, se echaron la lidia a los lomos y consiguieron lucir en banderillas largas y cortas, estando el primero especialmente ajustado en piruetas, ante un toro que a medida que la lidia avanzaba se mostraba todavía más reservón.